Por Pelegrin Castillo*

Responde a una imperiosa y urgente necesidad, la creación de una Comisión Internacional de la Verdad para determinar lo que, efectivamente, sucedió entre finales de septiembre del 2019 y enero del 2020 en la ciudad china de Wuhan, la cual constituyó el epicentro de la pandemia del COVID-19 que ha terminado por desestabilizar al orden internacional.

Te puede interesar

Tanto o más importante que esperar vacunas, curas o tratamientos, todos los pueblos de la tierra necesitan saber, de parte del gobierno chino, de la Organización Mundial de la Salud y de los demás gobiernos de las potencias mayores de la tierra, la verdad sobre lo acontecido, puesto que ha impactado terriblemente a todo el mundo. Tengamos presente que, sin una búsqueda sincera de la verdad y de la credibilidad que de ella se deriva, no pueden construirse ni preservarse relaciones internacionales respetables y duraderas.

En la reciente cumbre de China con las naciones de la CELAC, el gobierno comunista chino ofreció créditos de hasta 1000 millones de dólares para financiar dosis de vacunas elaboradas en China para ser usadas en América Latina. Al mismo tiempo, ese régimen sigue haciendo propaganda política sobre su forma de gestión autoritaria de la crisis y de las tecnologías de control social que se están aplicando. Eso sucede cuando ese gobierno debe al mundo una explicación satisfactoria de lo que sucedió.

Por eso abogamos por la formación de un movimiento mundial de ciudadanos, de todos los pueblos de la tierra, que reclamen la constitución de una Comisión Internacional de la Verdad, con independencia y solvencia suficientes para aclarar las causas de esta tragedia y determinar las responsabilidades correspondientes. Y, sin dudas, sería de gran valor que las autoridades de China aceptasen esa investigación. Propiamente, deberían ser las más interesadas en que la misma se llevase a cabo.

Hoy por hoy, China ha perdido la confianza de una gran mayoría de los pueblos de la tierra por las evidencias crecientes y consistentes de que manipuló la crisis con fines inconfesables. En el menos grave de los casos, hay sospechas fundadas de que actuó de forma irresponsable de cara al mundo con resultados catastróficos, por lo que sería una vergüenza mayor y un serio peligro a futuro si se renunciase a reclamar una aclaración de lo ocurrido por parte de esa Comisión Internacional de la Verdad que proponemos.

Sabemos de antemano que la naturaleza totalitaria del poderoso régimen del Partido Comunista Chino es un enorme obstáculo, ya que engendra comportamientos cargados de secretismo y manipulación, tal y como sucedió en la antigua Unión Soviética en ocasión del estallido del reactor cuatro de la planta nuclear de Chernóbil, que puso en peligro muchos pueblos a partir de abril de 1986, y que fue un evento que contribuyó al derrumbe de ese imperio.

Además, no debemos olvidar que ya China tiene antecedentes: a finales de los ochenta, provocó brotes de fiebres hemorrágicas por prácticas poco transparentes en un laboratorio militar de biotecnología, que fueron denunciados por el jefe de la unidad de combate contra las armas biológicas de régimen soviético, el coronel Alibet.

¿Resistirán los dirigentes del Partido Comunista Chino esa prueba de verdad y transparencia (Glásnost)? ¿Puede el mundo pasar por alto esa actuación china, renunciar a las reservas justificadas frente a esa potencia que no oculta ni siquiera en estas dramáticas circunstancias su designio de ejercer la hegemonía en el mundo? ¿Podrá China seguir controlando las cadenas de suministros globales en tantas áreas estratégicas sin resolver la profunda contradicción que supone el engendro del Capicomunismo, el cual evoluciona rápidamente hacia una nueva y ominosa forma de imperialismo?

*Ex-Legislador (1994-2014), Ex-Ministro Energía y Minas (2014–2015). VP de Fuerza Nacional Progresista. Asesor Political Network for Values. Fundador ProNacion.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Miami-Dade podría iniciar el 30 de septiembre el regreso escalonado a las clases presenciales. Así lo recomienda el superintendente Alberto Carvalho. Para Usted...

Es una muy buena noticia para los estudiantes y sus familias. Ya era hora
Es importante que las escuelas cumplan todos los protocolos para evitar contagios
Creo que es apresurado. Los padres deben ser quienes decidan si envían o no a sus hijos
Debemos esperar un poco más. Que la escuela se aliste, ok, pero que la realidad decida
ver resultados

Las Más Leídas