En realidad, las reglas son las mismas para cualquier edad: si uno es de beber muchos refrescos o de comer chocolates muy a menudo y, además, se mueve poco, el sobrepeso no tardará en aparecer.

De todos modos, entre los niños y los adultos hay una diferencia fundamental. Los adultos son responsables de lo que hagan o dejen de hacer, pero el estilo de vida de los menores depende en gran medida de sus padres. ¿Qué hacer entonces si uno nota que su hijo tiene una tendencia al sobrepeso?

Te puede interesar

6 sobrepeso.jpg

Hay hábitos que se crean ya en fases muy tempranas. Por ejemplo, un bebé que llora no necesariamente es un bebé con hambre. Es importante intentar buscar las causas del llanto. ¿Será por sueño? ¿Será que necesita un mimo?

En las etapas posteriores los padres seguirán siendo un determinante fundamental. Hay asociaciones que recomiendan integrar a los niños a la hora de decidir qué habrá de comer, y también en los preparativos. Para los pequeños es muy interesante tocar los alimentos, olerlos y probarlos.

2 sobrepeso.jpg

Desde ya, no todo depende de los padres. Puede que algunos niños presenten una predisposición genética.

Si no está seguro si el peso del niño es preocupante, lo mejor es consultar a un especialista, justamente porque los motivos pueden ser muy diversos.

1 sobrepeso.jpg

Pero, por supuesto, a la hora de diagramar una estrategia en casa, las reglas son las mismas que se aplican a la vida adulta. Lo mejor es preparar comidas con mucha verdura y fruta, con hidratos como el pan, el arroz o las patatas y con una parte menor de carne, pescado y productos lácteos. Lo mejor es no exagerar con los alimentos muy grasosos o muy dulces.

Los padres hasta pueden hacer que sea divertido preparar un programa de comida sana. Por ejemplo, se les puede decir a los niños que cierren los ojos y que prueben alguna verdura cruda y adivinen qué es.

4 sobrepeso.jpg

No sólo lo que se come, sino cómo se come es fundamental para las costumbres que tendrán los niños cuando sean mayores. Es muy importante que hagan varias comidas al día y, en lo posible, que sean a la misma hora. Es fundamental que comer sea una actividad "exclusiva", es decir, que excluya a todas las demás. Comer mirando la tele no es compatible con un modo de alimentación sano. ¿Por qué? Porque los niños no sienten cuándo están satisfechos si están concentrados en la televisión.

Además, el movimiento es crucial. Los niños deberían hacer al menos 90 minutos de algún ejercicio por día, ya sea un deporte que practiquen como hobby o algún otro juego. Muchos clubes de barrio ofrecen cursos de prueba en distintos deportes para que los pequeños puedan elegir el que más les guste.

3 sobrepeso.jpg

Eso sí: la alimentación y el movimiento no deberían ocupar demasiado las conversaciones cotidianas. Sobre todo, cuando los niños entran en la pubertad y comienzan a guiarse por los estereotipos estéticos de los medios, es importante encontrar la manera justa de encarar una alimentación sana sin exagerar para evitar que pase a ser algo sometido a un control compulsivo.

FUENTE: dpa

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 40.78%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 32.32%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 26.91%
13290 votos

Las Más Leídas