Embed

El confinamiento no puede detener a la creación. Así lo ha demostrado el guitarrista y compositor Daniel Martínez Martín (Torre del Mar, Málaga) con su obra “Sería Terrible”.

Cuando llegó la pandemia, el músico preparaba el espectáculo “Infártico”, basado en la obra literaria del poeta, pintor y dramaturgo Joaquín Lobato y organizado por el Ayuntamiento de Vélez-Málaga, España, con música de su autoría.

Te puede interesar

Como dijo Martínez Martín a DIARIO LAS AMÉRICAS, esta pieza “es una de las nueve obras que conforman este espectáculo, que se ha aplazado a noviembre debido al estado de alarma”. Pero con ayuda de las redes sociales convocó a músicos de diferentes estilos y varios países, y la respuesta fue abrumadora. Así nació esta pieza, que cuenta con la participación de unas 110 personas, entre músicos, técnicos, pintores y actores de doblaje.

“Hay músicos de jazz como la pianista Lucía Rey, músicos de rock como el guitarrista Nuno Monteiro (Portugal), el director de orquesta Michael Thomas (Reino Unido) o la cantante María Villalón de España. Los actores de doblaje como Neri Hualde o Luis Mas trabajan en series como Perdidos 'Lost', Modern Family, Juego de Tronos…”, agregó el artista.

Como es lógico, una obra de esa envergadura lleva mucho trabajo, y dirigir a los músicos a través de una pantalla fue otro reto que enfrentó Martínez Martín. “Hacer toda la logística/organización fue un trabajo de muchas horas delante del ordenador”, constató.

Sin embargo, agradeció haber “conocido bastante gente nueva. A los primeros 20 músicos los conocía y cada vez se iban incorporando amigos de amigos, alumnos, profesores… También extrañaba tocar con algunos de ellos aunque sea de esta forma”.

“Sería terrible saber que lloras por las noches / y que nadie sepa que estás despierto”, se lee en el poema de Lobato, versos que junto a la música del malagueño hacen aún más sublime la pieza.

Para estos días de confinamiento, el artista reconoce que la música tiene un enorme poder. “La música ayuda siempre. Tanto escuchándola, como estudiándola o tocándola”, enfatizó. Por eso, animó “a los que no tocan ningún instrumento a que lo hagan. Que experimenten en primera persona las sensaciones que produce tocar o estudiar música”.

“Y a los que tocan o componen, que sirvan estos días para experimentar, permitirte el lujo de hacer cosas que antes por la rutina de conciertos/ensayos no se puede y sobre todo en estudiar a los maestros”, puntualizó.

Martínez Martín ha realizado estudios en Historia del Arte por la Universidad de Málaga y Guitarra moderna en la Escuela de Música Moderna de Madrid. Tiene varios discos y ha presentado su trabajo en la Fundación Antonio Gala (donde fue residente con una beca de creación artística) y el Museo Carmen Thyssen de Málaga, entre otros escenarios. Le apasiona indagar en ritmos y sonoridades de otras culturas. De ahí sus acercamientos al tres cubano y al oud árabe, entre otros.

DANIEL MARTINEZ con un Bouzouki Griego.JPG
El compositor Daniel Martínez con un Bouzouki Griego.

El compositor Daniel Martínez con un Bouzouki Griego.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

El anuncio de la inminente reapertura de las escuelas públicas en Miami-Dade pone a muchos a pensar. ¿Y Usted?

Creo que es una decisión bien pensada y necesaria
Deberíamos seguir con las clases a distancia un poco más
Hay que volver a la normalidad y que cada uno se cuide y cuide a los suyos
Estoy altamente preocupado(a) por la reapertura y el riesgo de contagios
ver resultados

Las Más Leídas