Especial

@luisfsanchez6

Te puede interesar

Al García, un miamense hijo de padres cubanos, ha hecho de todo en el automovilismo y no oculta su enorme entusiasmo para hacer mucho más ahora que esa pasión de más de 35 años de su vida lo ha catapultado a la presidencia del Autódromo de Homestead-Miami, un escenario que genera más de 318 millones de dólares y miles de puestos de trabajo al año para el sur de la Florida.

El 25 de junio pasado, García asumió este gran desafío en reemplazo de Matthew Becherer, promovido a vicepresidente de ventas de International Speedway Corporation, la empresa con sede en Daytona Beach propietaria del autódromo del sur de la Florida. El nombramiento tiene para García un especialísimo significado. La pasión por el automovilismo la adquirió de su padre Adalberto, quien era piloto amateur. Ese entusiasmo por los motores fue estimulado luego gracias a su amistad con Ralph Sánchez, quien en su niñez había quedado prendado con las carreras automovilísticas en Varadero y de Fórmula Uno en La Habana con la participación del quíntuple campeón mundial, el argentino Juan Manuel Fangio.

García ayudó a Sánchez con el Grand Prix de Miami en 1985. “Entonces las carreras eran enfrente de la Torre de la Libertad”, recordó García. “Todo eso era descampado, no había ningún edificio y Ralph pensaba que montar el escenario para cada competencia era muy costoso y a la larga esa zona iba a ser urbanizada, por lo tanto para mantener vivo el automovilismo en el sur de la Florida era vital tener una ubicación permanente”. De esta manera, García ayudó a Sánchez a hacer realidad el sueño de construir un autódromo para el área de Miami.

Luego que en 1992 el Huracán Andrew arrasara con la zona de Homestead, se hicieron muchos esfuerzos para revitalizarla y la construcción del autódromo fue parte de esa estrategia. En 1993 empezó la construcción, García trabajó mano a mano con Sánchez y dos años después se bajaba la bandera de largada de este gran templo del automovilismo con las carreras de la Serie NASCAR. García integró el staff original del nuevo escenario y desde entonces ha subido todos los escalones hasta llegar al nivel más alto.

Usted toma las riendas en un momento crucial para el autódromo, este año será la última vez que se dispute la final de las tres principales series de NASCAR en Homestead-Miami en noviembre y a partir del 2020 se correrán en marzo, ¿cuál será el efecto de este cambio?

-Marzo es mejor fecha porque recién empieza la temporada, los presupuestos de las escuderías están más frescos, 40 pilotos se fajan por el premio y las emociones son diferentes porque en noviembre solo cuatro pilotos tienen opción al título en cada una de las tres series y los restantes piensan más en la próxima temporada. Vamos evolucionando, cambian las circunstancias y hay que adaptarse.

En febrero del 2020 será el Super Bowl en Miami, ¿eso no le quitará protagonismo a las carreras de NASCAR al mes siguiente en Homestead-Miami?

-Todo lo contrario. Es una seguidilla de opciones en el primer trimestre del año para los locales y turistas en el sur de la Florida: Super Bowl, Maratón de Miami, Boat Show, el Festival de Arte de Coconut Grove, el Carnaval de la Calle 8 y NASCAR.

¿Cómo piensa atraer a la gente en noviembre y marzo, con apenas cuatro meses de separación?

-Preparamos espectáculos inolvidables, con música y comida latina, ambiente para toda la familia y unos 600 lugares de venta. Muchos piensan que NASCAR es solo para americanos, pero en realidad es una fiesta internacional. La gente podrá acampar en zonas designadas en el autódromo, podrá divertirse y disfrutar con la garantía que los recibimos con los brazos abiertos y les ofrecemos un auténtico carnaval con tema automovilístico.

Además podrán ver a grandes conductores como el cubanoamericano Aric Almirola y el mexicano Daniel Suárez.

¿Cómo se las arreglan para atender bien a tanta gente?

-Trabajamos muchas horas en la organización del tránsito y parqueo, tanto en la entrada como en la salida, para que los aficionados puedan llegar y volver a sus hogares con una experiencia grata.

¿Solo las carreras de NASCAR mantienen el Autódromo de Homestead-Miami?

-Este autódromo se usa más de 300 días al año. Hace una semana estuvo ocupado por un equipo de alrededor de 100 personas que filmaron un comercial de la bebida Pony Malta para Colombia con Juan Pablo Montoya y su hijo, Sebastián. Lamborghini contrató la pista 21 semanas para celebrar sus 50 años. Ford y General Motors suelen reunir a sus mecánicos y vendedores aquí para una serie de pruebas y entrenamientos y se pasan semanas, Suziki estuvo aquí 21 días probando sus nuevas motos. Ferrari ofrece la experiencia de montar en esta pista a sus caballitos rojos.

¿Cuál es el impacto que genera todo este en el sur de la Florida?

-El Washington Economic Group considera las carreras de NASCAR como el evento de mayor impacto anual en el sur de Florida con 318 millones de dólares. Tenemos un staff de alrededor de 60 personas en el día a día, pero los días de carrera trabajamos más de 6,000 personas. García comentó que es sobrino nieto de Carlos Prío Socarrás, el último presidente electo de Cuba, pero jamás ha ido a la isla. Confesó que le gustó mucho el video de Fox sobre la visita que hizo Almirola, nacido en Florida, y que viajó por primera vez a la Mayor de las Antillas en busca de sus trazos familiares. “Fue muy emocionante verlo”, afirmó García. “Yo no he tenido la suerte de conocer Cuba”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas