jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- Tras un escabroso proceso investigativo en el Congreso de la nación, la Cámara de Representantes se apresta a presentar una acusación formal contra el presidente Donald Trump, por un supuesto acto de abuso de poder, cuando la decisión final está en manos del Senado, donde más de la mitad de los legisladores son republicanos.

Te puede interesar

En efecto, la presidenta de la Cámara Baja, Nancy Pelosi, convocó al Comité de Justicia a redactar formalmente la acusación, luego de que el cuerpo legislativo, donde la mayoría es demócrata, votó seguir adelante con el juicio.

“Estamos a punto de presenciar un peculiar encontronazo entre ambas ramas del poder legislativo”, anticipó Mario Tavares, profesor de ciencias políticas de Fordham University, en Nueva York.

Y el juicio comenzará aun cuando la inmensa mayoría de los senadores republicanos se opone a remover al mandatario que simboliza al partido que representan y porque no creen que haya abusado del poder.

“Veremos que cada partido apostará por defender su posición, aunque aún no ha trascendido cuál será la posición de miembros claves del poder republicano”, señaló el académico.

Imputación

La acusación está centrada en una conversación telefónica, que tuvo lugar en julio, en la cual Trump parece haber presionado al presidente de Ucrania para que investigara el desarrollo de las funciones del hijo de Joe Biden, Hunter, cuando fue miembro de la junta de una importante proveedora de gas, así como los lazos de Biden con el país europeo.

Según los demócratas y declaraciones de funcionarios diplomáticos ante el Comité Judicial, la supuesta presión “estaba destinada a dañar la imagen de Biden” (probable adversario de Trump en las elecciones 2020) y estaba condicionada “al otorgamiento de ayudas a Ucrania”.

“Sería una acusación muy seria, pero al mismo tiempo difícil de sacarla adelante, porque los demócratas necesitarían al menos 20 otros senadores, entre republicanos e independientes”, anticipó el académico.

De hecho, el Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes publicó un informe de 300 páginas que detalla los supuestos hallazgos de la investigación, mientras que el panel judicial investigó las acusaciones sobre obstrucción de la justicia a la investigación del fiscal especial Robert Mueller. Esto sugiere que la supuesta obstrucción podría incluirse en los artículos de juicio que se presentarán contra el Presidente.

En lugar de evitar el juicio, el Presidente da la bienvenida a un proceso que sea rápido, para luego contraatacar en el juicio final en el Senado, donde podría salir airoso.

Poco antes del anuncio de Pelosi, Trump tuiteó: "Si me van a acusar, hágalo ahora, rápido".

En una clara señal de las tensiones existentes en el poder político de la nación, Pelosi reaccionó con enojo a la pregunta si odia al Presidente, que le gritaron en una conferencia de prensa.

"Como católica, me molesta la palabra 'odio' en una pregunta que dirige a mí. No odio a nadie ", respondió Pelosi, y agregó:" Así que no te metas conmigo cuando se trata de palabras como esa"

Proceso

Según plantea la Constitución, “el Senado tiene el poder exclusivo para juzgar todas las acusaciones”, quienes actuando como jurado tienen que estudiar las acusaciones, analizar las evidencias y dictaminar un veredicto por medio del voto.

La Cámara de Representantes propone, tal como hizo en 1998 contra el presidente Bill Clinton, cuando fue acusado de perjurio y obstrucción a la justicia, en el caso Monica Lewisky.

Entonces, la Cámara Baja estaba en manos republicana y el mandatario era demócrata. Incluso el Senado era dominado entonces por republicanos, 55 a 45, pero aun así la moción necesitaba 15 o 20 votos más.

Entretanto, los republicanos alegan que el proceso judicial es un juicio político como resultado de las elecciones de 2016, y sus ataques contra los demócratas solo aumentarán un voto de juicio político más cercano a la realidad.

"Presidenta Pelosi", tuiteó uno de los líderes principales de la minoría republicana en la Cámara Baja, Steve Scalise, "demostró lo que ya sabíamos: no le importan los hechos o la verdad".

Por otra parte, Trump hizo un llamado a citar a declarar al exvicepresidente Joe Biden, su hijo Hunter Biden e incluso Pelosi y el congresista demócrata Adam Schiff, una de las voces principales del proceso judicial.

"Tendremos testimonio de Schiff, los Bidens, Pelosi y muchos más, y revelaremos, por primera vez, cuán corrupto es realmente nuestro sistema. ¡Fui elegido para 'Limpiar el pantano', y eso es lo que estoy haciendo!" subrayó.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la propuesta del gobernador de Florida de aplicar una verificación de estatus migratorio como requisito para acceder a un empleo?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas