El Gobierno cubano acusó este martes de "negligencia criminal" a EEUU porque considera que el ataque a su Embajada en Washington pudo ser evitado y pidió que se investiguen los vínculos de Alexander Alazo Baró, el presunto atacante, con "grupos anticastristas" del Estado de Florida.

Como indica Diario de Cuba, doce días después del ataque, el Departamento de Estado "guarda un silencio cómplice" y sigue sin condenar públicamente el incidente, denunció Bruno Rodríguez en una conferencia de prensa para abordar el tema.

Te puede interesar

"Habría que ver qué circunstancias tendrían que darse para que hoy no se considere terrorista un ataque con un fusil de asalto con el ánimo confesado por el atacante de matar", dijo Rodríguez, quien ha insistido, al igual que Miguel Díaz-Canel, en que el tiroteo contra la sede diplomática es un "acto terrorista".

"El Departamento de Estado y el Gobierno de los EEUU lamentablemente han optado por silenciar este grave ataque terrorista. Hasta este mismo instante no se ha producido ninguna declaración pública de condena a este hecho, ni de rechazo al acto terrorista", afirmó, según el reporte del sitio oficial Cubadebate.

El canciller aprobó el rápido actuar de la fuerza policial local y del Servicio Secreto en el momento del ataque, sin embargo "el Departamento de Estado demoró casi cinco días para ponerse en comunicación con las autoridades cubanas y emitir alguna información de carácter oficial sobre este grave suceso", dijo.

Embajada de los Estados Unidos en Cuba on Twitter

Este martes, la Embajada de EEUU en Cuba hizo pública en Twitter una declaración de su encargada de negocios, Mara Tekach, sobre los hechos: "El Servicio de Seguridad Diplomática del Departamento de Estado trabaja en estrecha colaboración con los organismos encargados de hacer cumplir la ley para proteger y mantener la seguridad de las misiones extranjeras en los Estados Unidos".

"En cuanto a los eventos en la Embajada de Cuba en Washington DC del 30 de abril de 2020, esta es una investigación conjunta del Servicio de Seguridad Diplomática (DSS), el Servicio Secreto de los Estados Unidos (USSS), la Oficina de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos (ATF) y el Departamento de Policía Metropolitana del Distrito de Columbia (MPDC)."

"El proceso de aplicación de la ley en los Estados Unidos es transparente, con una estricta jurisprudencia y muchos registros sobre los casos y los procedimientos judiciales a disposición del público", señaló la representante diplomática.

No obstante, Bruno Rodríguez pidió durante su intervención que se investiguen "en profundidad" las conexiones del presunto autor del ataque con una iglesia de Miami que citó como Doral Jesus Worship Center, a la que habría acudido semanas atrás el vicepresidente estadounidense, Mike Pence, para pronunciar "un discurso de enorme hostilidad llamando a actuar contra Cuba".

Según el canciller, a ese templo además "concurre frecuentemente el senador (republicano) Marco Rubio", de origen cubanoamericano y conocido por sus fuertes críticas contra el Gobierno cubano.

El ministro apuntó también a la posible relación de Alazo con personas que promueven en las redes sociales los ataques contra objetivos del régimen cubano.

Rodríguez aseguró que "si hubo odio en la actuación de Alazo Baró, puede afirmarse que es un odio inducido por el discurso agresivo del Gobierno de EEUU, de los políticos y agrupaciones que viven de la hostilidad contra Cuba y resultado de la acción de promoción de la violencia que se realiza por diferentes grupos, en particular en Miami."

El canciller mostró fotos, realizadas presuntamente pocas horas después del ataque, de dos individuos fotografiando el frente de la Embajada, y mencionó que se trata de personas de "reconocida conducta agresiva" contra la sede diplomática: Yoaxis Marcheco Suárez y Mario Félix Leonard, de quienes dijo que son "asiduos participantes de actos de hostigamiento contra diplomáticos cubanos".

Acerca de las alegaciones de la familia de Alazo Baró y del detenido, quien habría asegurado que recibió hostigamiento por "grupos del crimen organizado" de la Isla y por la Seguridad del Estado cubana, respondió que este "tuvo una vida totalmente normal en Cuba, una infancia y una juventud normal, estudió normalmente, cumplió el Servicio Militar como un muchacho más, mostró gran religiosidad y fue pastor de una iglesia" en Cuba.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas