MIAMI.-LUIS LEONEL LEÓN
@luisleonelleon

Rick Sánchez, uno de los presentadores hispanos de más fama y que a la par ha generado polémica en la televisión estadounidense, estrena este lunes en AméricaTevé un nuevo show, Rick Sánchez a 90 millas.

Según Sánchez, el nombre del programa ofrece dos posibles lecturas, las 90 millas que le separan de su natal Cuba y una buena velocidad con la que un pitcher hace sus lanzamientos.

“Voy a lanzar los hechos por el centro, hablar de lo que pasa hoy día, lo que de verdad importa y tiene incidencia en nuestras vidas”, dijo el cubanoamericano en entrevista con DIARIO LAS AMÉRICAS.

Ricardo León Sánchez de Reinaldo, tal como lo nombraron sus padres, nació en 1958 en la villa de Guanabacoa, situada al este de La Habana, pero desde pequeño lo trajeron a vivir a Hialeah y ahí creció.

Se ganó una Beca en Minnesota donde se formó como periodista. Como comunicador, creó su propio estilo, considerado único, con una manera de enfrentar las noticias marcada por el desenfado, la irreverencia, la improvisación, la opinión sin tapujos, en la que cruza libremente las fronteras de lo “políticamente incorrecto”.

“Eso es lo que soy porque es lo que me importa a mí y a la mayoría de la gente. No queremos las noticias frías, calculadas, tan perfectamente leídas que no parecen hechos reales sino ficciones. Buscamos la verdad”, expresó.

Rick Sánchez a 90 millas se emitirá de lunes a viernes entre 4 p.m. y 5 p.m. por la estación televisiva local AméricaTevé. Repasará los hechos con debates, análisis, opiniones divergentes. Habrá denuncias ciudadanas, seguimiento de escándalos, de actos delictivos, de crímenes, de hechos de corrupción, sobre asuntos polémicos de interés público ocurridos en cualquier parte, pero sobre todo en Florida.

En este nuevo programa, según Sánchez, las imágenes serán protagonistas de las historias, y no sólo se nutrirá de testimonios y grabaciones generadas por su equipo y por los tradicionales servicios noticiosos, también se alimentará de redes sociales, de materiales de video de Youtube y de diversos colaboradores. 

“En CNN fui el primero en llevar las redes sociales a la TV y ahora quiero democratizar más el proceso con mecanismos para que la gente use Facebook, Twitter, Instagram, todas las plataformas, y nos compartan pensamientos, en vivo, en el momento que ocurren las cosas”, destacó.

Sánchez para su proyecto cuenta con varios periodistas y un amplio espectro de invitados con los que se propone “un diálogo inteligente, pero bien suelto. Tengo un menú de especialistas que hablarán sin hipocresía y sin pelos en la lengua”, precisó.

Asegura que busca ser sencillo y directo: “Es la forma más transparente y menos manipulada que hay. Los reportajes más preparados de la cuenta dicen a la audiencia que son empaquetados. No me gustan las cosas sobreeditadas, sólo ponme los hechos y luego los analizamos y vemos cómo pueden cambiar o no nuestras vidas”.

Sánchez ganó un Emmy por su serie When I left Cuba (Cuando salí de Cuba). Su carrera comenzó en Minnesota mientras estudiaba en la universidad, pero fue en la WSVN de Miami donde alcanzó gran fama en 1982. Ha trabajado para KHOU en Houston, Miami/Ft. Lauderdale TV, MSNBC y CNN, donde presentó el súper exitoso Rick's List y fue colaborador de Anderson Cooper 360° y CNN Internacional. Su trabajo como comunicador se ha desplazado entre el público anglo y el de idioma español.

En 2010, durante un show radial, la comparación que hizo Sánchez entre la población judía estadounidense y los presentadores hispanos en cuanto a nivel de aceptación social, desató una gran polémica que tuvo por resultado el despido de Sánchez de la CNN.

“Se dice que me expulsaron por ser políticamente incorrecto, lo cual es cierto, pero si vamos a la raíz del fenómeno, en realidad me botaron por decir la verdad, una verdad que molestó. Y si ahora me haces la pregunta, vuelvo a decirte lo mismo, porque es verdad. De eso han hablado varios intelectuales judío norteamericano, pero como no soy judío no podía decirlo, pareció como un crimen. Eso es hipocresía. Y es una verdad que los latinos en EEUU no tenemos la representación que debemos tener. Pon CNN, NBC, ABC o FOX y dime cuánto tienes que esperar para ver una cara latina. ¿Si somos el 18% de EEUU, cómo es posible que tengamos menos de la mitad de 1% de la representación en las cadenas nacionales? Quiere decir que nos ignoran. Lo que en esencia dije fue ¿por qué nos están ignorando? Esa fue la verdadera razón por la que me botaron. Según CNN yo no podía criticar su sistema de diversidad, pero lo que critiqué es verdad, y los periodistas debemos decir la verdad”.

Sánchez asegura que seguirá siendo irreverente, pues es su naturaleza. “Si no soy así, como le dije a mi colega Juan Manuel Cao en su programa, no me puedo mirar en el espejo. Lo bueno es que puedo dormir tranquilo y mirar de frente a mis hijos. Y lo malo es que el mundo a veces no es capaz de aceptar esa verdad, o no ha llegado el momento de decirla y uno se adelanta. Quizás abrí el camino a otros hispanos. Me botaron de CNN por ser sincero, pero otros harán como yo, hasta que se den cuenta de que los hispanos tenemos fuerza y capacidad intelectual para tener nuestros propios shows en las grandes cadenas. Aún no ha llegado, pero llegará ese momento. Si mis peleas ayudan a que así sea, será una victoria y me alegrará haber abierto ese sendero”.

LEA TAMBIÉN:

 

Deja tu comentario