MIAMI.- Un inmigrante que espera respuesta a una solicitud de asilo político, que fue arrestado hace más de un mes por un delito común y se encuentra aislado por el coronavirus en un centro de detención del estado de Nueva Jersey, estaría recibiendo un “trato inhumano” a pesar de su “delicado estado de salud”, denunció la abogada de inmigración Kristy Figueroa-Contreras.

La letrada señaló que se trata del exmilitar colombiano Adinael Arias Jiménez, de 35 años, padre de una niña de 19 meses, quien a raíz de esa enfermedad se encuentra “en una celda de aislamiento, con diarrea, dificultad para respirar, escalofríos y sin ropa limpia”, en el Hudson County Correctional Facility, en Nueva Jersey.

Te puede interesar

De acuerdo con la abogada, al hombre se le debe trasladar a un centro hospitalario debido al cuadro de salud que presenta desde hace unos 10 días. “Aquí se está violando la Enmienda 14 de la Constitución, que confiere el derecho de una protección igualitaria ante las leyes”, afirmó.

Por intermediación de la jurista, DIARIO LAS AMÉRICAS logró tener comunicación con el colombiano, que estuvo vinculado durante 14 años a las fuerzas militares de su país, quien narró los momentos más difíciles que ha tenido que vivir como portador del virus, que dijo haber contraído en prisión.

Arias Jiménez aseguró que después de “insistir muchas veces”, primero fue “revisado por una enfermera” hasta que finalmente lo pudo auscultar un médico. “Tenía fiebre, dolor en el pecho, vómitos y diarrea, y el doctor dijo que esos eran los síntomas del coronavirus y me hizo la prueba”, aseveró.

Acto seguido, el galeno le dijo “que estaría aislado unos cinco días” y después de cumplido ese tiempo “llegó un sargento que me dijo que había dado positivo en la prueba”. No recibió ningún documento que dé constancia del resultado, “todo fue de palabra”, según la abogada y el reo.

La celda de aislamiento fue descrita por el inmigrante como un pequeño espacio de “cuatro paredes, con una puerta automática”, en donde solo tiene un “colchón y una cobija”.

Embed

Agregó que en estos momentos se encuentran cuatro personas en la celda y que al principio solo eran dos. “Viene alguien en la mañana y vuelve hasta la noche; a veces no vienen en la mañana. Esto es injusto, es inhumano. Siempre nos dicen que nos van a traer un médico, pedimos una pastilla y no nos la dan”, relató.

Para este colombiano, que llegó a Estados Unidos en 2015, “huyendo de la violencia en mi país”, después de sortear varios “intentos de ser asesinado”, es “increíble” que le digan tanto a él como a sus compañeros de celda, que si se sienten “muy mal, golpeemos la puerta duro”.

Y se preguntó: “Si uno está enfermo en una cama, ¿cómo vamos a tener fuerza para golpear la puerta?”

La abogada explicó que Arias Jiménez fue detenido “por una discusión que hubo en el barrio con otras personas”, “pasó la Policía” y al ver que “no tiene documentos”, se lo llevaron detenido. “El caso criminal ya lo van a desestimar y estamos pendiente del asilo político”, añadió.

En opinión de Figueroa-Contreras, a su cliente “no lo aislaron desde el principio” y en estos momentos “muchos de sus compañeros” también están afectados por el coronavirus. Tampoco le habrían hecho una placa en el pecho, denunció.

Además, la letrada estima que esa situación transgrede la Quinta Enmienda constitucional, “que nos da el derecho al debido proceso antes de que nos quiten la libertad”. Asimismo, asocia los hechos que afronta su cliente con una supuesta “discriminación” por tratarse de “un inmigrante”.

Adinael Arias Jiménez
El colombiano Adinael Arias Jiménez (centro).

El colombiano Adinael Arias Jiménez (centro).

El primer caso de un reo con coronavirus en Estados Unidos fue reportado en una prisión federal en la ciudad de Nueva York, en la cuarta semana del mes de marzo pasado. Desde entonces, las autoridades carcelarias anunciaron que serían extremadas las medidas de prevención en las prisiones de todo el país.

DIARIO LAS AMÉRICAS también logró comunicarse con María Vega, madre de la hija de Arias Jiménez. Según sus palabras, el colombiano “sufre de estrés postraumático, ansiedad severa y ataques de epilepsia”.

Por una situación que se abstuvo de comentar, la mujer de origen centroamericano relató que quien habla con Arias Jiménez es su hermana Norma Vega. “Ella está muy preocupada porque [él] se siente muy deprimido, no le dan atención médica. [Ella] sabe que [él] ha estado varias veces en hospitales psiquiátricos”, dijo.

“Lo tienen descalzo, con ropa sucia, él no tiene buena salud”, acotó Vega, quien también pidió que “hagan algo” porque su hermana siente que la vida del inmigrante “corre peligro”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas