El equipo de las Américas, con doblete de Ibargüen, recupera el trono
09 de septiembre de 2018 - 12:09
El equipo de las Américas acabó con 262 puntos para obtener un triunfo incontestable. El de Europa fue segundo con 233, el de Asia-Pacífico tercero con 188 y el de África cuarto y último con 142.

OSTRAVA.- El equipo de las Américas, en el que la colombiana Caterine Ibargüen completó su doblete particular al vencer este domingo en longitud, recuperó el trono y se impuso en la Copa Continental, disputada en Ostrava (República Checa).

Tras su triunfo hace ocho años en Split, los atletas americanos volvieron a dominar en esta competición por equipos continentales después de que en 2014 los europeos ganaran en Marraquech (Marruecos).

El equipo de las Américas acabó con 262 puntos para obtener un triunfo incontestable. El de Europa fue segundo con 233, el de Asia-Pacífico tercero con 188 y el de África cuarto y último con 142.

Ibargüen, que el sábado había ganado el triple salto, repitió triunfo este domingo en la longitud. Llegó a semifinales con el segundo registro (6,76 m.) tras la alemana Malaika Mihambo (6,86).

Embed

Mejoró su registro en ese penúltimo salto con 6,85 y en la final se fue hasta 6,93, lo que le permitió superar a la australiana Brooke Stratton (6,52) y otorgar ocho puntos al conjunto americano.

Embed

El dominicano Luquelín Santos fue sexto en los 400 metros (45.81), prueba en la que ganó el catarí Abdalelah Haroun (44.72) y luego contribuyó a la victoria en la última prueba, el relevo mixto 4x400 junto a Christian Taylor, Stephenie Ann McPherson y Shaunae Miller-Uibo (3:13.01).

El estadounidense Taylor, doble campeón olímpico y tres veces mundial de triple, en su primer intento se marchó hasta los 17,59 metros y en el salto definitivo, con 17,31, superó al burundés Hugues Fabrice Zango.

La bahameña Miller-Uibo se impuso en el doble hectómetro con un crono de 22.16, con el que superó a la holandesa Dafne Schippers (22.28) y a la marfileña Marie Josee Ta Lou (22.61).

El mexicano Diego del Real alcanzó las semifinales del lanzamiento de martillo con su mejor registro de la temporada (75,86), pero luego se quedó en 73.04 y no pudo progresar en un concurso en el que se impuso Dilshod Nazarov, de Tayikistán, con 77,34.

El equipo de las Américas completó su magnífica actuación con las victorias de los estadounidenses Noah Lyles en 100 metros (10.01), Sam Kendricks en pértiga (5,85 y tres nulos sobre 6,01), que venció al francés Renaud Lavillenie (5,80), y Paul Chelimo en 3.000 obstáculos (7:57.13).

Los rusos Mariya Lasitskene (2,00) y Sergey Shubenkov (13.03) confirmaron su dominio en el salto de altura y los 110 vallas, al igual que la sudafricana Caster Semenya, que dio otra exhibición en los 100 metros (1:54.77)

La keniana Beatrice Chepkoech, plusmarquista universal, estableció un nuevo récord de la competición en los 3.000 obstáculos con 9:07.92 y su compatriota Elijah Motonei Manangoi, campeón mundial, ganó los 1.500 con 3:40.00, justo por delante del polaco Marcin Lewandowski (3:40.42) y el noruego Jakob Ingebrigtsen (3:40.80).

El alemán Thomas Rohler, campeón olímpico y europeo de jabalina, no falló, porque pese a llegar a la final con peor registro que el taiwanés Chao-Tsun Cheng, en la final fue mejor (87,07) que el asiático (81,81). El colombiano Arley Ibargüen fue octavo con 71,08.