jflores@diariolasamericas.com
@FloresJudith7

El régimen de Daniel Ortega y Rosario Murillo se ha enseñado contra Jaime Enrique Navarrete Blandón. 45 días después de ser excarcelado a través de una amnistía fue recapturado en su residencia por paramilitares, afines a la dictadura.

Te puede interesar

La denuncia fue expuesta por Margine Blandon, madre del ex prisionero, quien asegura, su hijo fue pateado en la calle cuando era secuestrado por segunda vez, el pasado 24 de julio.

Según el testimonio, tiene fracturada tres costillas, la nariz, y lesiones en una pierna lo cual le dificulta caminar producto de la golpiza. Actualmente se encuentra detenido en las celdas de la Dirección de Auxilio Judicial de la Policía, identificado como uno de los centros de torturas del régimen.

La primera vez que Jaime Navarrete fue capturado fue el 15 de junio de 2018, a pocos días de cumplir un año preso, fue excarcelado el 10 de junio de 2019, tras una amnistía aprobada por el régimen sandinista para evitar responder por la muerte de 325 personas asesinadas en el contexto de las protestas a las que el gobierno respondió de forma violenta. Las manifestaciones populares se iniciaron el 18 de abril de 2018.

Margine Blandón denunció las torturas que su hijo sufrió a manos de la dictadura durante la primera detención, algo que calificó como muy difícil de describir, tanto para ella como para su hijo que fue sometido a crueles torturas, entre ellas, haber sido sodomizado y violado sexualmente con un fusil AK-47. Este tipo de tortura empleada por la dictadura ha sido denunciada en reiteradas ocasiones por otros presos políticos.

“Lo amarraron, le dieron con la cacha [el cabo] de la pistola en la cabeza, le ocasionaron heridas en la frente, lo quemaron con cigarro, le agarraron de las orejas dos de los paramilitares con cuchillos en sus manos, amenazándole con que si no decía que el financiamiento (para las protestas) provenía de Estados Unidos, le cortarían las orejas. Le echaron químicos en su cuerpo y en sus partes íntimas, le dieron con el AK-47 en su ano, es difícil para él hablar de eso; lo bañaron con gasolina y lo amenazaron con que si no decía quién lo financiaba y quién lo envió a Nicaragua, le prenderían fuego”, relató la madre del preso político.

Jaime Navarrete 2019-08-07 at 2.04.00 PM.jpg
<p>Jaime Navarrete fotografió a los Policías que le asediaban todos los días frente a su vivienda tras ser excarcelado por el régimen de Daniel Ortega.</p> <p> </p>

Jaime Navarrete fotografió a los Policías que le asediaban todos los días frente a su vivienda tras ser excarcelado por el régimen de Daniel Ortega.

“Fue un milagro de Dios que no lo quemaran, llegó un oficial (de la Policía) y les preguntó qué estaban haciendo y mandó a mi hijo a bañar, pero ya lo habían causado mucho daño”, dijo Blandón.

Navarrete creció en Estados Unidos, pero decidió regresar y establecerse en Nicaragua junto a su esposa, la estadounidense Ivonne Navarrete.

La esposa de Navarrete, denunció fue víctima de abuso sexual, la madrugada del 15 de junio del 2018, cuando su esposo fue secuestrado por paramilitares. La denuncia la hizo Navarrete ante la jueza sandinista Rosario Peralta, describió los vejámenes a los que fue sometida, pero la magistrada ignoró la denuncia.

Tiempo después Ivonne Navarrete denunció fue deportada por el régimen a Estados Unidos.

Presos políticos

El comité Pro Liberación de presos políticos informó que actualmente existen 120 presos políticos en las cárceles. De ellos dos son excarcelados, Jaime Enrique Navarrete Blandón y Wilfredo Antonio Orozco Urbina quien fue excarcelado el 15 de marzo 2019.

Más de 600 personas fueron liberadas por la dictadura, pero quedan 120, sin que se conozcan mayores detalles de sus condiciones en las cárceles.

“Esta alarmante situación nos lleva a denunciar que continúa la represión estatal, que consiste en detenciones arbitrarias y asedio a excarcelados y sus familias, nuevas capturas de ciudadanas y ciudadanos, así como torturas y malos tratos a las personas que siguen dentro de las cárceles del régimen”, informa en su página de internet el comité Pro Liberación de Presos Políticos.

El día del secuestro

Margine Blandón, relató que su hijo estaba en el interior de la vivienda cuando se percató de la presencia de paramilitares a bordo de un vehículo marca Toyota Yaris, color blanco.

“El salió y al abrir el portón el vehículo partió. Le hizo fotos a la placa del vehículo con la cámara de su celular. Otros motorizados lo encañonan, el corre para meterse a la casa, pero sus chinelas (sandalias) se rompieron y cayó al piso.

“El carro con los paramilitares regresó a la casa y se sumaron a la golpiza contra mi hijo, lo patearon y se lo llevaron preso”, describió Blandón.

Según sus declaraciones, los paramilitares invadieron el inmueble causando destrucción en la vivienda.

A Navarrete Blandón, el régimen Ortega-Murillo, le acusa de tenencia de armas y de poseer 21 gramos de cocaína. “Es una acusación falsa, él no tiene armas y tampoco es consumidor de cocaína”.

Margine Blandón dijo que su hijo no pudo salir de Nicaragua debido a que el régimen le retiene su pasaporte.

Blandón exigió al régimen respetar los derechos de su hijo.

FUENTE: REDACCIÓN

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas