Iraida Mendez Cartaya
Superintendente Asociado

La educación de nuestros estudiantes es un deber y obligación de todos los que integramos nuestra comunidad. Ya sea padre de familia, líder empresarial o funcionario del gobierno, o un empleado regular, todos tenemos que compartir y sacrificarnos si es necesario en la participación de lleno en la educación de nuestros jóvenes. Su educación impactará a la sociedad significativamente, ahora y en el futuro.

La Oficina de Participación Comunitaria (Office of Community Engagement) de las Escuelas Públicas de Miami-Dade patrocina el programa de Director por un Día todos los años en nuestra comunidad, desde 1996. Este año, el evento tuvo lugar el pasado viernes 3 de noviembre y, como en años pasados, tuvimos una gran participación de todos los segmentos y rangos de la comunidad que dijeron presentes en esta noble gestión.

Alrededor de 350 voluntarios comunitarios comprometidos con la educación sirvieron como Director por un Día. La lista consiste de líderes empresariales del sector privado, administradores y oficiales electos del sector público, como también una diversa fuerza de voluntarios de diferentes organizaciones. Todos se unieron a la gestión, prestando sus valiosos servicios, sirviendo de directores en escuelas tan diversas como lo es nuestra propia comunidad.

Es recomendable que en ese día el director voluntario acuda a la cafetería de la escuela, donde se estarán sirviendo desayunos gratis ofrecidos a todo estudiante. Esta visita a la cafetería le proporciona una buena oportunidad para conocer a los estudiantes y al personal de alimentación y nutrición. Al comienzo del día escolar, el director oficial del plantel usualmente presenta al director voluntario al cuerpo administrativo del plantel y su personal de apoyo, a los maestros, los padres y voluntarios de las escuelas y por supuesto, a los estudiantes.

El director voluntario debe de familiarizarse con los reglamentos y las directivas de la escuela para así poder evaluar donde sus experiencias y capacidades pudieran ser parte de sus recomendaciones organizativas para beneficio de la escuela y de su personal. Después de todo, el objetivo del programa es que cada participante traduzca su experiencia de un día en una relación a largo plazo que mejore el entorno del aprendizaje y funcionamiento de su escuela asociada y respalde el rendimiento del plantel y de sus alumnos con sus recursos personales y profesionales y los de las organizaciones que ellos representan.

Por medio de su participación, el director voluntario involucra e insta al sector privado a que asuma un papel de liderazgo en la educación pública. La relación puede resultar en la creación de pasantías privadas para estudiantes, mentores de jóvenes y solicitación de fondos privados para actividades especiales de las escuelas.

Después de la visita a la escuela del como voluntario, alentamos a que cada Director por un Día trabaje con el director oficial de la escuela durante el año escolar para identificar posibles áreas de colaboración y desarrollar iniciativas para ayudar y apoyar a nuestras escuelas en su misión de proporcionarle a nuestros jóvenes un efectivo plan de enseñanza.

Los recursos, la experiencia y los talentos desarrollados a través de esta asociación pueden proporcionar mejoras curriculares y desarrollo profesional para los administradores y el personal, así como también crear un ambiente escolar positivo que impacte el rendimiento académico en nuestra comunidad.

Como resultado de la asociación establecida a largo plazo entre la escuela y la comunidad, nuestros planteles escolares siempre podrán contar con el apoyo del público.

Invitamos a los líderes empresariales y comunitarios a unirse a nosotros el año próximo para ayudar a revitalizar y fortalecer la educación pública en nuestra comunidad y nación. Para información adicional, visite el sitio en el web: www.engagemiamidade.net

 

Deja tu comentario