La decisión de vivir en Miami puede afectar no sólo a la calidad de vida y el potencial precio de un hogar para la familia, influye grandemente en la posibilidad de obtener un préstamo hipotecario.

Un reciente estudio identifica a Miami como la ciudad con más rechazos de solicitudes de hipotecas entre las 20 urbes más grandes de los Estados Unidos.

Te puede interesar

Los bancos y entidades financiaras de la Ciudad Mágica rechazaron 3.086 solicitudes de las 15.887 presentadas en el 2015, un 19.4% del total. El análisis revela que 19 % de las hipotecas aprobadas son abandonadas casi inmediatamente después del cierre.

Este estudio se basó en los datos proporcionados por los bancos y entidades financieras que, por ley, deben reportar las hipotecas abiertas a sus clientes.

Por otro lado, Miami tampoco resulta ser una buena ciudad para buscar un alquiler. En un reciente sondeo de WalletHub sobre asequibilidad de la renta efectuado en las 150 ciudades más pobladas de los EEUU Miami se ubicó en el lugar 106. Más de la mitad de las familias de esta urbe sureña se gastan cerca del 50% de sus ingresos en alquilar una vivienda.

En Hialeah, por ejemplo, con un ingreso promedio por hogar de 29.959 al año, el alquiler de una vivienda de dos habitaciones sobrepasa los 1.300 dólares. En otra lista comparativa de WalletHub sobre asequibilidad de rentas en referencia a los ingresos, Hialeah y Miami comparten los últimos lugares. Para los resultados de este análisis se tuvieron en cuenta varios aspectos entre los que se destacan, la fluctuación en el empleo, precios de los alquileres, costo de la vida.

La gran afluencia de residentes extranjeros y jubilados, de todo el país, al sur de la Florida mantiene alta la demanda en el mercado inmobiliario e influye en los precios de las residencias del área. Esta situación obliga a residentes locales intentar comprar propiedades por encima de sus posibilidades económicas. Así se crea un círculo vicioso que gira alrededor de los bajos salarios, altas rentas, e hipotecas inasequibles.

Pero la tendencia alcista de los precios que experimenta el mercado inmobiliario de Miami puede estar dando sus primeros síntomas de agotamiento. El aumento del inventario de propiedades en venta es un indicador que señala en esa dirección. El parque inmobiliario de Miami ha crecido un 33,1 % con respecto al mismo trimestre del año anterior. Existe una oferta que no puede ser absorbida por la demanda o lo que es lo mismo existe una demanda que no es satisfecha por una oferta para muchos inalcanzable.

El futuro cercano pasa por un reacomodo del mercado donde se armonicen la oferta y la demanda. Y puede venir de la mano del propio mercado o del estímulo de los agentes políticos a empresas que desarrollen proyectos que brinden posibilidad de comprar viviendas a poblaciones con ingresos medios y bajos.

Los empleados que cobran el salario mínimo de la Florida, 8.05 dólares la hora, aunque trabajen cuarenta horas semanales, están condenados a vivir en la pobreza. Incluso, si cuentan los 0.5 céntimos la hora a incrementarse en el 2017, según anunció recientemente del Departamento de Oportunidad Económica de la Florida. A estos trabajadores tendrán que estar dirigidas las políticas que estimulen las ventas y alquiler de viviendas a bajos precios.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la decisión de Trump de imponer aranceles al aluminio y al acero provenientes de Brasil y Argentina?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas