MIAMI.- Hace exactamente un año, el 6 de enero de 2021, una turba de ciudadanos que se manifestaron inconformes con los resultados preliminares de los comicios presidenciales, irrumpió en el Capitolio de la nación, en Washington DC, con el objetivo de interrumpir la sesión conjunta del Congreso que atendía el conteo de votos electorales para formalizar la elección de Joe Biden como presidente de Estados Unidos.

El Capitolio y prácticamente media ciudad fueron acordonados, mientras congresistas, senadores y personal adjunto fueron evacuados al sótano del edificio.

Te puede interesar

En principio, la Policía del recinto legislativo hizo frente a la irrupción, pero los asaltantes finalmente entraron al lugar y ocuparon el edificio durante varias horas.

Cinco personas murieron durante o después del asalto, 138 agentes de policía recibieron heridas y cuatro agentes del orden, que hicieron frente al ataque, murieron por suicidio más tarde.

Unas 725 personas fueron detenidas en los días sucesivos. De ellos, más de 30 miembros de grupos extremistas, como Oath Keepers, Proud Boys y Three Percenters, fueron acusados de conspiración por presuntamente planificar un ataque al Capitolio.

El largo proceso investigativo, dirigido en parte por el Departamento de Justicia y el Congreso, continúa.

“Seguimos comprometidos a procesar a todos los perpetradores del asalto del 6 de enero, en cualquier nivel, acorde a la ley, ya sea que estuvieran presentes ese día o fueran responsables penalmente del asalto a nuestra democracia. Seguiremos los hechos dondequiera que nos lleven”, aseguró el fiscal general de la nación, Merrick B. Garland.

El episodio de hace un año dio la vuelta al mundo. Muchos hablaron de un fuerte golpe al pluralismo de la sociedad estadounidense, pero al final prevaleció la buena salud de la democracia.

Pence

Las imágenes captadas por la prensa e incluso algunos asaltantes recogen los gritos de “¿Dónde está Pence?”, el entonces vicepresidente Mike Pence que, como tal ocupaba el cargo de presidente del Senado y por ende portaba la responsabilidad constitucional de certificar el conteo de votos electorales.

"Escuché al menos a tres de los amotinados en el Capitolio decir que esperaban encontrar al vicepresidente Mike Pence y ejecutarlo colgándolo de un árbol del Capitolio como un traidor”, relató en su cuenta de Twitter el fotógrafo Jim Bourg, de la agencia Reuters, quien estuvo presente en el lugar.

Unas horas antes, Pence habría enviado una carta al Congreso en la que planteó: "Mi juicio razonado es que mi juramento de apoyar y defender la Constitución me impide reivindicar una autoridad unilateral para determinar cuáles votos electorales deben ser contados y cuáles no".

Testigo

Entre los periodistas acreditados para cubrir la formalización de los votos electorales en el Capitolio, estaba Jim Lo Scalzo, fotógrafo de la agencia europea EPA, quien suma 25 años cubriendo la actividad política de la capital del país.

“Hubo una pausa en el procedimiento y los fotógrafos escuchamos un alboroto fuera de la cámara del Senado. Fuimos hacia allí y nos encontramos los primeros insurrectos que entraron en el edificio”, recordó el fotógrafo al diario español ABC.

Scalzo aseguró a ver visto al ‘chamán’, el tipo que llevaba cuernos, piel de oso y una bandera de Estados Unidos pintada en su rostro, que más tarde fue detenido, enjuiciado y condenado a tres años de cárcel por los hechos.

“Estaban gritándole a la Policía y causando escándalo, y mis compañeros y yo no podíamos creer lo que estábamos viendo. No entendíamos cómo habían logrado entrar y no entendíamos por qué no estaban siendo arrestados. Era una zona del Capitolio muy restringida y parecía una escena sacada de (la película surrealista) Mad Max”.

Después, “la gente comenzó a destrozar las ventanas y las puertas, y se abrieron paso por los pasillos”, afirmó.

Unas horas después, cuando los asaltantes fueron desalojados o detenidos y los periodistas se fueron a casa, Scalzo aseguró haberse sentido “avergonzado” de que “Estados Unidos hubiera pasado por esto y de que esas imágenes se transmitieran por todo el mundo”.

A la pregunta ¿Qué cree que significó el asalto para Estados Unidos?, el periodista contestó: “Todos decían que ‘esto no es Estados Unidos’, pero esto es lo que somos. Desgraciadamente, somos un país de teorías de la conspiración. Esa es la triste realidad. No creo que esta sea la última vez que suceda. Estoy muy preocupado de que esto vuelva a suceder”.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.84%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.71%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.46%
13241 votos

Las Más Leídas