Además, fue galardonado con el Balón de bronce, metal de la medalla olímpica que ganaría diez años después como técnico de Corea del Sur, en Londres 2012. Y en el primer Mundial que organizó Asia, Hong se convirtió en el verdugo de España, en el partido de cuartos de final que concluyó con empate sin goles y en el que su selección obtuvo el pase a semifinales tras eliminar al equipo que dirigía José Antonio Camacho en la tanda de penaltis.
El central, capitán de su equipo, convirtió el quinto y definitivo lanzamiento, el que les otorgó el pase -en un choque no exento de polémica- a la semifinal, en la que Corea perdió ante Alemania (1-0) antes de caer en el partido por el tercer puesto con Turquía (3-2).
Nacido en Seúl el 12 de febrero de 1969, Hong siguió la estela que había iniciado años antes su compatriota Cha Bum-Kun (Bum-Kun Cha, como se le conocía en España), el primer coreano en destacar en el plano internacional.
Cha completó toda su carrera en Alemania y ganó dos veces la Copa de la UEFA, en 1980 -con el Eintracht Fráncfort- y en 1988, con el Bayer Leverkusen, que le dio la vuelta a un 3-0 en el partido de ida para ganarle la final al Español en la tanda de penaltis a la que se llegó en el segundo encuentro. Fue 135 veces internacional, pero sólo disputó un Mundial, el de México 1986, en el que Corea del Sur quedó eliminada en la primera fase, en la que se encuadró en el grupo de Argentina -que resultaría campeona-, Italia y Bulgaria.
Hong jugó un partido más que él (136) con la selección coreana, a la que representó en cuatro Mundiales: los de Italia'90, Estados Unidos'94, Francia'98 y Corea y Japón 2002. En los que se cruzó tres veces con España.
En los Mundiales de Italia, EEUU y Francia, Corea -que en Rusia 2018 se medirá en el grupo F a Alemania, México y Suecia- quedó eliminada en la primera fase, antes de lograr su mejor resultado en el único que organizó Asia, en el que alcanzó las semifinales.
En el de Italia coincidió en el mismo grupo de España (que la venció por 3-1, con tres goles de Míchel) y Uruguay (que, gracias a un gol de Fonseca, la derrotó por 1-0), que sí pasaron ronda.
En Estados Unidos, el central comenzó a destacar y fue clave en el partido que, tras ir perdiendo por 2-0 (Salinas y Goikoetxea), Corea le empató a España en los últimos 5 minutos: Hong acortó distancias en el 85 y le dio la asistencia a Seo en el 2-2, poco antes del final. También marcó uno de los tantos en la derrota ante Alemania (3-2), que pasó primera de grupo, por delante de la Roja.
En Francia, Corea perdió con México -por 3-1, con tantos de Ricardo Peláez y Luis Hernández- y Holanda (5-0), que pasaron ronda. Y cuatro años después, llegaría su eclosión definitiva, con Hong como capitán y en su propio país, donde pasó como primera del grupo D -derrotó a Polonia (2-0) y Portugal (1-0); y empató con EEUU (1-1) antes de eliminar a Italia (2-1) en una polémica prórroga de octavos, para entrar en los cuartos de final, en los que se cruzó con España.
Un partido que remite a la afición española indisolublemente a la figura del árbitro egipcio Gamal Al-Ghandour, que anuló dos goles a la selección de Camacho. Uno en propia meta, supuestamente por una falta, y otro de Morientes, al considerar de forma errónea que el balón centrado por Joaquín sobre la misma línea de fondo la había traspasado.
El encuentro acabó sin goles tras la prórroga y se decidió en los penaltis. En los que el capitán coreano marcó el quinto y decisivo, después de que para España anotasen Hierro, Baraja y Xavi; y fallase Joaquín.
Corea, que caería en la semifinal ante Alemania (1-0), perdió el partido por el tercer puesto ante Turquía (3-2), pero logró el mejor resultado de toda su historia. Y Hong fue galardonado con el Balón de bronce, en un torneo en el que el de Oro fue para el brasileño Ronaldo y el de plata para el alemán Oliver Kahn.
Tras su retirada -en Los Ángeles Galaxy (EEUU)-, acudió a un quinto Mundial, como segundo del holandés Dick Advocaat, técnico de Corea en el de Alemania 2006. También fue ayudante de Pim Verbeek en la Copa Asia 2007 y, tras pasar unos meses como seleccionador sub-20, en octubre 2009 se hizo cargo de la sub-23 y logró otro éxito: la medalla de bronce en los Juegos de Londres 2012, al ganar en el partido por el tercer puesto a Japón.
Fue segundo de Guus Hiddink -su técnico en el Mundial 2002- en el Anzhi y acabó sustituyendo a Choi Kang-Hee como seleccionador de Corea en junio de 2013 para afrontar la fase de clasificación para el Mundial de 2014. No ganó un sólo partido y acabó dimitiendo en julio de 2014.
FUENTE: Agencia EFE
 

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Cree que la economía en EEUU ha mejorado con el Gobierno de Donald Trump?

No
No hay mayor cambio
ver resultados

Las Más Leídas