gdelgado@diariolasamericas.com

@GrethelDelgadoA

Te puede interesar

MIAMI.- Corrían los años noventa en Cuba. En pleno “periodo especial” -caos económico devenido tras la desaparición del socialismo en Europa del Este- la escasez y la falta de libertades asfixiaban al pueblo. Imperaba una rutina de la subsistencia. Las bicicletas chinas eran una especie de muleta para un demacrado servicio de transporte, los apagones se hicieron frecuentes y de pronto reventó una bomba de tiempo. Era el 5 de agosto de 1994.

La gente sacó su dolor a las calles de La Habana, en uno de los capítulos más complejos de la historia de la isla, con la crisis de los balseros. Arrancaba el “maleconazo”. Después de los sucesos del Mariel, este fue otro de los multitudinarios éxodos del pueblo cubano.

Todo eso lo vivió el cantautor Carlos Varela, que traducía en canciones una isla surreal que le dolía y al mismo tiempo le regalaba las mejores metáforas; un espacio de creación donde se barajaban sueños rotos. 25 años después, el autor de Como los peces y Habáname, y con una trayectoria de más de 30 años en la música, lanza “El bostezo de la espera”, un profundo tema que recoge el color de aquella etapa.

A partir de este 2 de agosto la canción está disponible en tiendas y plataformas de streaming, como Spotify, iTunes, Deezer y YouTube Music.

Así lo cuenta Varela a DIARIO LAS AMÉRICAS.

¿Cómo nació El bostezo de la espera, en qué zonas de tu biografía o de la historia colectiva del cubano se ubica?

Esta canción la escribí pensando en mi nuevo disco El grito mudo, que es una obra que habla del miedo, la soledad, la desilusión y de las distintas formas de bullying que se vive en estos tiempos.

La historia se ubica en dos momentos fundamentales, en la década del 70 y 1994, y me recuerda valores que tuvimos y que se perdieron con los años.

Cuando éramos niños, justo cuando no teníamos nada y éramos más pobres, éramos también más ingenuos y humildes, por tanto más felices. Pero después todo cambió. Los políticos quisieron vendarnos los ojos.

Todos veíamos cómo aquella foto de familia se iba borrando y llegaron entonces las desilusiones, las separaciones y el abandono. Se respiraba un aire de sospecha entre la gente que condujo al silencio de muchos cubanos que prefirieron callar por miedo.

¿Qué recuerdas de esos años tan complejos de lo que han llamado "periodo especial"?

Yo escribí mi disco “Como los peces” en ese tiempo y a la luz de una vela. Recuerdo mi bicicleta y lo extremadamente delgados que nos pusimos todos. No había nada, ni siquiera esperanza. Estuvimos demasiado tiempo sin corriente eléctrica, sin comida, sin maneras de resistir el calor, sin transporte y además con la incertidumbre de no saber cuánto podría durar y cuándo podría acabar aquella pesadilla. El calor era tan insoportable que la gente lo mismo sacaba sus colchones para la calle que dormían en las azoteas de los edificios. Recuerdo que se hacían hogueras en los barrios para cocinar caldosas.

El “período especial” destruyó la ciudad y apagó los sueños y las almas de la gente. Tocamos tanto el fondo que la mayoría de mis amigos decidieron abandonar el país en cualquier cosa que flotara en el mar.

En medio de toda esa desesperación sucedió el “maleconazo” del 5 de agosto de 1994. Ese día increíblemente yo tenía concierto en el Karl Marx, el teatro más grande de Cuba. Recuerdo que esa tarde decidieron cancelar todos los eventos que había esa noche en La Habana, pero por alguna razón y para mi sorpresa alguien decidió que mi concierto esa noche no se cancelaba. Aunque el teatro estaba vendido 15 días antes, esa noche solo asistió la mitad.

Sin embargo, al día siguiente querían entrar el doble de la capacidad del recinto. Esa noche fue la primera vez que la gente del público comenzó a tirar miles de monedas al escenario y encendían sus mecheros mientras yo cantaba la frase de “Monedas al aire” que dice:

Tal vez, tal vez, un milagro baje hasta aquí.

Fue una catarsis muy fuerte y una manera muy especial de interactuar el público conmigo. Parecía algo mágico y religioso ver a miles de personas lanzando monedas con la luz de sus mecheros en las manos.

Todos éramos cómplices esa noche y se sentía que se podía cortar el aire con una cuchilla. Eso no se olvida nunca.

carlos varela 2 cortesia Olivia Prendes.jpg
"El bostezo de la espera" recuerda a las canciones de los primeros discos de Carlos Varela.
"El bostezo de la espera" recuerda a las canciones de los primeros discos de Carlos Varela.

¿Qué tiene El bostezo de la espera de ese Carlos Varela clásico que los cubanos hemos guardado como parte de nuestra banda sonora de la nostalgia?

Es de esas canciones que nacen de escarbar muy adentro y me sacude los huesos cuando la canto. Como cualquiera de mi generación, perdí a muchos amigos en los 90 y a muchos otros nunca más los volví a ver. Las familias quedaron destrozadas y divididas.

Ningún poder nunca jamás

nos vendrá a pedir perdón

por no volver a vernos nunca más.

Definitivamente el 5 de agosto de 1994 nos contaminó a todos silenciosamente con el bostezo de la espera. La ideología, el poder y la necesidad del dinero nos dividieron a todos , nos cortaron las alas y nos llenaron de dudas, miedos y desconfianza.

Que estés aquí o allá

no te hace menos ni más,

solo el amor es lo único que queda,

el Dios que nos puede salvar.

Creo que solo el amor nos podrá salvar algún día de tantos años de odio y divisiones entre amigos y familias que desde hace mucho habitan a ambos lados de la orilla, pero que hoy sin embargo siguen siendo víctimas y marionetas de los políticos, teniendo que pagar aún el precio de vivir tan cerca y tan lejos al mismo tiempo.

El cantautor se prepara por estos días para el lanzamiento de su disco El grito mudo. El próximo 12 de octubre ofrecerá un concierto en Madrid, a 25 años de que grabara en esa ciudad Como los peces. Para el año que viene planea hacer una gira con su espectáculo El grito mudo por varias ciudades de Estados Unidos.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuestiona Ud. la actuación policial tras el robo a una joyería en Coral Gables y donde murió un chofer de UPS, rehén de los dos atracadores?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas