@puzkas

Las perspectivas para la economía venezolana durante el segundo semestre del año 2019 son poco alentadoras. La caída en el flujo de caja en divisas que dispone el régimen de Nicolás Maduro hace prever severos recortes en la importación de alimentos (vía cajas y bolsas CLAP) y aditivos para refinar combustible.

Te puede interesar

El pronóstico en el que coinciden la mayoría de los economistas sugiere que la crisis social y de combustible (con su impacto en el transporte y en la cotidianidad) será aún más aguda que la experimentada durante los primeros meses del año.

Incluso a la agudización de la crisis se le une el vaticinio de la precarización de los servicios públicos (agua, energía eléctrica, telefonía, acceso a internet, recolección de servicios) en todo el territorio nacional como consecuencia de daños estructurales.

El director del Centro de Investigaciones Económicas de la Universidad Católica Andrés Bello Luis Zambrano sostiene que la economía seguirá cayendo en los próximos meses. Aunque precisa que esta caída puede ser a una tasa menor a la experimentada en el último semestre porque después de la contracción gigantesca de los últimos meses es complejo que la caída continúe a un ritmo similar.

En declaraciones públicas, Zambrano ha explicado que el descenso de la producción petrolera, la caída de las importaciones, el impacto de las sanciones de Estados Unidos el declive del crédito, y la inestabilidad política sugieren que “la recesión no se va a detener”.

Por otra parte en el informe Consensus Forecast de LatinFocus se asegura que Barclays Capital proyecta que la economía venezolana retrocederá este año 21%. En el informe también se citan la proyección de Goldman Sachs que calcula la caída en 25% y el cálculo de JP Morgan que pronostica un retroceso de 10%.

crisis gasolina 06112019 efe.jpg
La reventa de la gasolina en Venezuela es una práctica común desde hace más de un año en las zonas fronterizas del país petrolero.
La reventa de la gasolina en Venezuela es una práctica común desde hace más de un año en las zonas fronterizas del país petrolero.

Menos industrias

Juan Pablo Olalquiaga, presidente de Conindustria, sostiene que se está llegando “al final de la capacidad de sobrevivencia de las empresas”.

Según Olalquiaga de las 2500 empresas que sobreviven en Venezuela (en 1998 se calculaban que existían 12800 empresas) un tercio de ellas, aproximadamente 832, funcionan a 10% o menos de su capacidad”.

En el reporte trimestral de Conindustria se indica que 14% de las empresas no produjeron durante el último trimestre y serían las próximas que pueden cerrar. La cámara de industriales teme que para el cuarto trimestre del año la cifra de empresas se reduzca a 2000 o 1.500 empresas operando (a su mínima capacidad).

Dos países

Durante los próximos meses se acentuará la dinámica económica que ha comenzado a dividir a los venezolanos entre los que poseen acceso a moneda extranjera y aquellos que no tienen esta posibilidad.

Según el socio-director de la firma Ecoanalítica Asdrúbal Oliveros en este momento existen dos clases de país que “conviven y chocan”.

Según Oliveros hasta 80% de los ciudadanos se encuentran en condiciones muy adversas con ingresos en bolívares principalmente y el resto que tiene alguna capacidad para sortear la tragedia.

El aumento del costo de vida en dólares es significativo. Oliveros estima que mientras en diciembre de 2017 una familia de cuatro miembros necesitaba 110 dólares para cubrir sus gastos básicos, actualmente necesita 720 dólares.

Según la última encuesta Omnibus de Datanálisis apenas 7,7% de los ciudadanos reciben su compensación laboral en moneda extranjera, mientras 7,3% recibe su salario en bolívares, pero calculado a la tasa del dólar.

Este estudio sugiere que apenas 30% de los ciudadanos tienen acceso a recibir remesas o disponer de ahorros en moneda extranjera.

Un dólar por 120 mil bolívares

Durante el foro de perspectiva económicas de Ecoanalítica Oliveros explicó que en 2019 se debe observar una desaceleración del índice de precios en comparación a 2018. Para este año, Oliveros calcula una tasa que puede llegar a 158.769%, mientras en 2018 sus registros indican que la tasa fue de 2.106.533%.

Esta desaceleración no implica que Venezuela esté saliendo del ciclo hiperinflacionario en el que entró desde noviembre de 2017.

Según el socio-director de Ecoanalítica se requiere de al menos 12 meses continuos de una tasa menor al 50%.

En relación con el mercado cambiario Oliveros explica que la aparente estabilidad de los últimos meses no se mantendrá indefinidamente.

En este sentido cree que es posible que el precio del dólar llegue hasta 120.890 bolívares.

En relación con la emisión de tres nuevos billetes con denominaciones de Bs. 10 mil, Bs. 20 mil y Bs. 50 mil Oliveros explicó a través de su cuenta en twitter que momentáneamente puede resolver el problema de efectivo que existe en el país.

Sin embargo, sostiene que es probable que el BCV esté tratando de ahorrar costos en la emisión de estos billetes, lo que explicaría el salto entre las denominaciones pasando de un billete de Bs. 500 a uno de Bs. 10 mil.

Este salto provocará, entre otros problemas, dificultades para operaciones pequeñas lo que puede implicar un proceso desordenado de redondeo hacia arriba que terminará por presionar momentáneamente la inflación.

Menos producción petrolera

Aunque los reportes del régimen de Nicolás Maduro indican que se ha logrado aumentar la producción petrolera durante los meses de abril y mayo para llegar a 1 millón 500 mil barriles diarios, las fuentes secundarias de la OPEP indican que se ha registrado una caída de 35.000 barriles, llevando la producción de crudo en Venezuela a solo 741.000 barriles por día.

Según el economista Alejandro Grisanti (integrante de la junta directiva de Citgo designada por el presidente de la Asamblea Nacional Juan Guaidó) desde el 2014 la producción petrolera ha caído 66% o 1.750.000 barriles diarios. “A precios actuales, el país está dejando de recibir USD 38.325 millones”.

Para los economistas venezolanos en los próximos meses continuará la política de ensayo y error de Maduro, con medidas que no controlarán la hiperinflación, en medio de un panorama en donde continúa descendiendo la producción petrolera y el PIB experimenta un nuevo declive.

La profundización del colapso económico puede explicar el dato más reciente del estudio Perfil 21 de Consultores 21: 47% de los venezolanos sostienen que quiere emigrar.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas