FOXBOROUGH.- Antonio Brown sugirió que se retira de la NFL. El receptor, dado de baja esta semana por los Patriots de Nueva Inglaterra, recurrió a Twitter el domingo por la mañana para manifestar su descontento.

“No estaré jugando más en la NFL”, sentenció Brown mientras los Patriots se preparaban para jugar el domingo, como el equipo más reciente con el que se ha cortado de manera abrupta la relación con el receptor.

Te puede interesar

Brown la emprendió después contra algunas figuras del fútbol americano que han sido acusadas de conductas sexuales cuestionables.

Entre ellas está el dueño de los Patriots, Robert Kraft, arrestado luego de que supuestamente acudió a una sala de masajes en Florida, vinculada con una organización dedicada a la prostitución y al tráfico de personas con fines de explotación sexual. Kraft no ha recibido castigo alguno por ese caso.

“Diferentes reacciones para diferentes personas, claramente”, escribió Brown.

Otro blanco de las críticas de Brown fue Ben Roethlisberger, su excompañero en los Steelers de Pittsburgh. El quarterback fue suspendido cuatro partidos tras ser acusado de agresión sexual en dos ocasiones.

“Cuatro partidos para el ‘Big Ben’. Es una locura este mundo con el que yo he terminado”, tuiteó Brown encima de una imagen de un artículo periodístico sobre la investigación a Roethlisberger.

Brown, quien durante una década se mantuvo como uno de los receptores más productivos de la NFL, fue cedido en canje por Pittsburgh, tras una serie de fricciones con Roethlisberger. Llegó a los Raiders de Oakland, que también lo dieron de baja tras sus desplantes.

Los Patriots lo contrataron en cuanto cortó su relación con los Raiders. Días después, una mujer presentó en Florida una demanda civil en que acusó a Brown de violarla.

El receptor jugó un partido y fue dado de baja después de que los Patriots se enteraron de que trató de intimidar a una segunda mujer que lo acusó de una conducta sexual indebida.

En su primer tuit dominical, Brown pareció sugerir que una disputa sobre un bono de nueve millones de dólares por firmar su contrato sería motivo de un recurso formal presentado por el sindicato.

El primer pago del bono debió realizarse el lunes y los Patriots no lo han hecho. El equipo trata de declarar nulo el contrato y retener el dinero, pese a que Brown disputó un partido después de que los Patriots estaban enterados de dos acusaciones distintas de conducta sexual indebida, una de las cuales mencionaba una violación.

Asimismo, Brown tenía 29 millones de dólares garantizados en el contrato con los Raiders.

“Estos dueños pueden cancelar acuerdos y hacer lo que quieran en cualquier momento. Veremos si la @NFLPA (el sindicato) hace que rindan cuentas. Es triste que ellos simplemente puedan declarar nulas las garantías en cualquier momento... ¡Veremos si pagan!”.

Embed

Brown pareció hacer apología de las amenazas enviadas contra el reportero de Sports Illustrated, cuyo artículo incluyó las acusaciones que llevaron a que los Patriots dieran de baja al receptor.

“El sistema funciona de manera efectiva”, escribió Brown en referencia a un artículo en que se mencionan las amenazas hechas por algunos fanáticos de los Pats.

Cuatro veces elegido All-Pro, Brown atrapó 837 pases a lo largo de nueve temporadas con los Steelers. Pero colmó la paciencia de los dirigentes de ese equipo tras ausentarse dos días, antes del último partido de la temporada regular de 2018.

Pittsburgh lo cedió en canje a Oakland. Los Raiders firmaron con él un convenio que le habría pagado 50 millones de dólares durante las próximas tres temporadas.

Pero nunca jugó un partido con los Raiders. Se enfrascó en disputas con el entrenador y el gerente general hasta que el club cortó la relación laboral.

Apenas horas después, Nueva Inglaterra lo contrató por un año.

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario