El estudiante de medicina Nikita Degtyarev, de Krasnoyarsk (Siberia), practica parte de su trabajo como futuro cirujano con tomates, bayas, cerezas, huevos y uvas.

Este tipo de alimentos frescos permiten al estudiante ruso de 19 años practicar la costura, la sutura y le ayudan a mejorar su precisión.

Te puede interesar

"Normalmente el entrenamiento se realiza en simuladores especiales, que yo también utilizo. Pero a veces no son suficientes para entrenar las habilidades de microcirugía", explicó el joven médico a Caters.

Embed

Este método de trabajo cuenta con una gran ventaja y es la tranquilidad de saber que, si algo falla durante la intervención, el "paciente" no sufrirá las posibles consecuencias. Además, es una buena forma de ensayar e ir puliendo todos los movimientos, cortes y suturas para, después, poner en práctica en la vida real.

En todo este tiempo, Nikita ha estado practicando con todo tipo de alimentos, desde huevos a uvas. Cuanto más pequeño es el alimento, mayor es la precisión y la concentración requerida.

FUENTE: EUROPA PRESS

Aparecen en esta nota:

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿La emigración interna en EEUU ha impulsado el aumento de precios? 30.92%
¿Los gobiernos locales deben ofrecer alternativas asequibles ante el alza de precios de alquileres? 35.7%
¿Las personas jubiladas deben recibir algún tipo de asistencia para poder enfrentar esos precios? 33.39%
23076 votos

Las Más Leídas