ESPECIAL
@FloresJudith7

MIAMI.- Para el exdiputado opositor, Santiago Aburto, hay aspectos esenciales que debe tener claro la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia que negocia con el régimen de Ortega para una salida a la crisis en Nicaragua: la libertad de los presos políticos sin condiciones; la salida de Daniel Ortega del poder y el adelanto de elecciones libres y transparentes.

Te puede interesar

Desde el 18 de abril de 2018, los nicaragüenses se lanzaron a las calles en protesta por las reformas a la seguridad social. La brutal respuesta del régimen ha dejado más de 300 muertos, y más de 600 presos políticos, miles de heridos y desaparecidos, y más de 30.000 exiliados, por lo que ha sido catalogada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como crímenes de lesa humanidad.

Para Aburto, la libertad de los presos políticos, no debe ser a través de concesiones como lo ha hecho hasta ahora el régimen de Ortega.

El sandinismo se comprometió con liberar a los presos políticos en un plazo de 90 días, y que será con la coordinación de la Cruz Roja, pero las fechas de liberación serán definidas hasta que el Comité Internacional de la Cruz Roja complete su protocolo de participación.

La Alianza Cívica reportó que existen 647 personas presas por participar en las protestas y 162 tienen casa por cárcel. Por su parte, el régimen de Ortega ha reconocido solamente 347 detenidos.

“Que se vaya Daniel Ortega y las elecciones adelantadas, son temas irrenunciables, que no se deben estar posponiendo y es un tema que debe estar claro en la agenda de la Alianza Cívica”, sostuvo Aburto.

Pero el régimen se niega a anticipar elecciones, alegando que la propuesta de la oposición es inconstitucional, así lo confirmó el canciller Denis Moncada Colindres, a canal 10, en Nicaragua.

“Adelanto de elecciones no es un tema que esté sobre la mesa de negociación. La Constitución vigente en nuestro país establece períodos presidenciales claramente definidos. Y dos porque, imagínese usted, qué va a pasar si nosotros utilizamos como método, como precedente estarle adelantando las elecciones a cada presidente que pueda irse produciendo en el transcurso del tiempo, sería muy difícil así fortalecer la democracia”, manifestó el canciller sandinista.

Para el opositor, nadie en Nicaragua fuera del diálogo sabe a ciencias cierta lo que esta sucediendo en la mesa de negociación debido al secretismo impuesto. “Se especula por los destellos de información que da la mesa de negociación, el vocero de la Alianza Cívica, Josee Pallais”, aseveró Aburto.

Las sanciones

Ortega decidió sentarse a negociar con la Alianza Cívica presionado por las sanciones de Estados Unidos, y el anuncio de la Unión Europea en ese mismo sentido, sumado a ello la crisis económica que atraviesa el país producto de la crisis.

Seis altos funcionarios del régimen sandinista han sido sancionados por Estados Unidos, entre ellos, la esposa de Daniel Ortega, la vicepresidente Rosario Murillo.

“Sabemos que no se sentó ahí por la Alianza Cívica porque no respeta a nadie, mucho menos decir que le tiene miedo. Esta ahí presionado por Estados Unidos principalmente por las (nuevas) sanciones que le pudieran venir porque ya esta aprobada la Ley Nica Act. Definitivamente, Daniel Ortega en su mente lo que quiere es seguir en Nicaragua con cierto poder político para seguir dañando al país, como lo hizo cuando ganó doña Violeta Barrios, que dijo que gobernaría desde abajo, y así fue. La gente sabe que Daniel Ortega quiere inmunidad, quiere perdón y olvido, quiere reeditar la amnistía del 90, y quedarse con la plata (obtenida al amparo del cargo y de la ayuda venezolana), y que nadie de su entorno caiga preso”, afirmó Aburto.

No se puede obviar la justicia

Y es que todos los informes de organismos de derechos humanos internacionales y nacionales determinan que hay responsabilidad directa del régimen de Daniel Ortega, que establece que en Nicaragua se han cometido crímenes de lesa humanidad.

“Como podes obviar el tema de justicia si hay casos que rosan con delitos de lesa humanidad, que no prescriben y que no pueden estar cubiertos por ninguna amnistía. Se logrará ese perdón y olvido y no enjuiciar a Daniel Ortega en crímenes de lesa humanidad con la aprobación de la OEA, ¿la Alianza Cívica y con el visto bueno de Estados Unidos?”, cuestionó el opositor.

La comunidad internacional se ha pronunciado a favor de una solución negociada. En ese sentido, Aburto dijo que la pregunta que debería hacerse la comunidad internacional es qué quiere ¿qué las muertes queden impunes, o qué los responsables intelectuales o materiales paguen por estos crímenes?

En la mesa de negociación participan el representante del vaticano y dos delegados de la secretaria general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Josee Angel Rosadilla y Luis Porto.

Rosadilla fue trasladado del hotel donde se hospeda por el vicealcalde sandinista en Managua Enrique Armas, hacia el carnaval que realizó el gobierno.

“Nos preocupa el rol que pueda llevar el señor Rosadilla.

Lo llegó a recoger (al hotel) Enrique Armas, que es el vicealcalde sandinista. Si vas a empezar así siendo parcial, estar jugando y coqueteando con el gobierno, creo que no es un buen mensaje porque él debe ser imparcial tratándose de que es garante de esas negociaciones”, señaló el exlegislador.

Para Aburto es necesario que en Nicaragua haya una justicia verdadera para la reconstrucción de la democracia.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas