MIAMI.- Desde hace alrededor de cinco años, la organización sin fines de lucro Solidaridad Sin Fronteras (SSF) promueve una campaña que permitiría a centenares de médicos con títulos obtenidos en el extranjero tramitar sus licencias para trabajar en Florida, en menos tiempo y por un valor más bajo, con el fin de atender un “creciente déficit de doctores” en este estado.

Te puede interesar

Sin embargo, en vista de que la iniciativa no ha logrado ser aprobaba por vía legislativa en Tallahassee, a pesar de que –según sus promotores– tiene un “gran respaldo” entre senadores y representantes tanto republicanos como demócratas, la institución decidió llevarla por un camino más rápido, pero al mismo tiempo más costoso: el despacho del gobernador.

Iutzi Orostegui, voluntaria de SFF, dijo a DIARIO LAS AMÉRICAS que el hecho de impulsar la propuesta a través de la oficina del gobernador, implica unos costos que podrían superar los 150.000 dólares, por lo que surgió la necesidad de recaudar recursos entre los propios miembros de la organización y también entre instituciones del sector de la salud y la comunidad en general.

Orostegui, una médica colombiana que no puede ejercer su profesión a pesar de tener más de 10 años de experiencia explicó que hasta el momento solo tienen un promedio de 25.000 dólares. “La idea es que vayamos a Tallahassee los 1.300 médicos que hacemos parte de una lista que tenemos desde que empezó el proyecto, para que así esto tengo mucha más fuerza”, subrayó.

De acuerdo con su testimonio, “lo que queremos es despertar conciencia entre personas de buena voluntad que quieran ayudar a esta causa que traerá muchos beneficios para todos, y especialmente a las instituciones de la salud que, si nos respaldan, más tarde tendrán muchos médicos a su disposición”.

Agregó que la “vía ejecutiva” dio “excelentes resultados” en campañas similares realizadas en los años 1994 y 2002. “Estamos replicando ese modelo porque hemos visto que por la vía legislativa el proyecto ha encontrado escollos al margen de nuestra voluntad y por situaciones que parecen increíbles”, anotó.

Malas experiencias

Recordó que en 2016 la iniciativa había sido aprobada por los tres comités reglamentarios en la Cámara de Representantes de Florida, pero no pudo ser introducida al Senado estatal.

“El proyecto tenía el respaldo de Daphne Campbell, y gracias a ella pudo avanzar muchísimo, pero cuando llegó el momento de presentarlo al Senado, no se pudo porque ese día no fue el senador que lo iba a presentar en plenaria", dilucidó.

Un año después la iniciativa tampoco logró ser presentada porque el “patrocinador en la Cámara de Representantes, que tenía la misión de introducirla, por problemas netamente personales no lo pudo hacer".

En 2018 el proyecto tuvo el respaldo del legislador Manny Díaz, quien alcanzó que fuera aprobado por todos los miembros del subcomité de Políticas de Salud en la Cámara de Representantes.

No obstante, según Orostegui, “no continuó debido a los hechos violentos ocurridos en una escuela en Parkland porque el gobernador Rick Scott [hoy senador federal] ordenó designar todos los esfuerzos al control de armas”.

Las expectativas

El propósito de SSF es conseguir lo que Orostegui califica de una “especie de amnistía para permitir que un grupo de médicos pueda hacer el proceso de reválida más corto y menos costoso”. Es decir, “en vez de cuatro exámenes, presentar solo uno y trabajar dos años bajo la supervisión de un médico licenciado en la Florida”.

Así, de acuerdo con la voluntaria de SSF, “el médico que hoy está limpiando casas o lavando carros, o algunos trabajando en hoteles, podrá obtener una licencia restringida por cinco años, con la cual se puede solventar la carencia de médicos”.

De hecho, documentos del Departamento de Salud de Florida indican que en el estado existe un déficit aproximado de 7.000 médicos especialistas para el 2025 y cerca de 5.000 médicos de familia para el 2030, ubicándose entre “los estados con mayor necesidad de profesionales de la medicina en los Estados Unidos”.

Además, hay más de 1.000 localidades registradas como ACN (Áreas de Necesidades Críticas), que incluyen zonas rurales y urbanas en todos los condados de la Florida, en donde se cuenta con “suficientes fondos económicos para mantener gastos que podrían ser destinados para honorarios médicos de tipo voluntariado”, de acuerdo con los mismos reportes.

"Es algo necesario"

Incluso –anotó Orostegui– “el Departamento de Salud nos sugirió acortar de dos años a solo uno el tiempo de práctica con los médicos licenciados porque necesitan que salgamos rápido debido a la carencia de médicos que ya es muy preocupante en Florida”.

“No estamos pidiendo que nos den la licencia regalada, sino que nos hagan un examen de conocimiento general, que ya está validado para los médicos que han perdido la licencia por alguna razón específica, es decir, un examen que ya está estandarizado”, acotó.

Las pruebas a las que hoy debe someterse un médico con título otorgado en el exterior para poder ejercer su profesión en Florida, según Orostegui, “son muy complicadas y costosas, y toman en promedio cinco años para pasarlas, con un curso y exámenes que pueden costar alrededor de 60.000 dólares”.

Resaltó finalmente que la vicegobernadora Jeanette Núñez cuando estuvo como representante a la Cámara en Florida, “la primera vez que llevamos el proyecto en 2016”, se mostró interesada en impulsar y aprobar la iniciativa de SSF. “Ahora, ella nos quiere ayudar con el gobernador Ron De Santis”, aseguró.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas