MIAMI.- Al menos tres personas murieron y varias más resultaron heridas tras un ataque con cuchillo ocurrido a las puertas de una iglesia en la localidad de Niza, en Francia, hecho que hace pensar a las autoridades que se trata de un atentado terrorista.

Francia ha elevado a "urgencia atentado" el nivel de alerta en todo el país.

Te puede interesar

Informaciones preliminares dan cuenta de que el ataque se produjo a las 9.00 horas locales en un área contigua a la iglesia de Notre Dame, según imágenes difundidas por algunas estaciones de televisión, lugar que hace 4 años fue blanco de un ataque yihadista que dejó 86 víctimas.

El alcalde de Niza, Christian Estrosi, afirmó en declaraciones a la prensa que “todo hace suponer” que se trata de un atentado terrorista, al tiempo que el ministro del Interior francés, Gérald Darmanin, ha convocado una reunión de urgencia e instó a la ciudadanía alejarse de la zona.

El atacante, que resultó herido durante la intervención de la policía, fue transportado al hospital, señaló una fuente policial.

Todo parece indicar que se trata de un ataque yihadista dado que el presunto atacante gritaba “Alá es grande” mientras los servicios de seguridad lo intentaban neutralizar, dijeron portavoces oficiales. Un gran número de policías y socorristas estaban presentes cerca de la iglesia, indicó un corresponsal de la AFP. "La situación está bajo control", indicó un agente. Toda la zona estaba acordonada.

A lo largo de la mañana, el ministro del Interior se desplazará hasta el lugar de los hechos, junto al presidente Emmanuel Macron, según ha confirmado el diputado de Les Républicains y consejero departamental de los Alpes Marítimos, Eric Ciotti.

La fiscalía antiterrorista francesa abrió una investigación tras el ataque por "asesinato e intento de asesinato vinculado a una empresa terrorista" y "conspiración criminal terrorista".

Dos de las víctimas son un hombre y una mujer que fueron asesinados dentro de la basílica. La tercera víctima, gravemente herido, logró huir a un bar vecino, pero murió poco después, indicaron a la AFP fuentes policiales.

Este ataque se produce menos de dos semanas después del asesinato por decapitación del profesor Samuel Paty en Conflans-Sainte-Honorine, una pequeña localidad de 35.000 habitantes ubicada a 50 km de París, por haber mostrado en clase caricaturas del profeta Mahoma.

La Conferencia de Obispos de Francia (CEF) describió como "incalificable" el ataque y dijo que "los cristianos no deben convertirse en un símbolo a destruir".

"Sólo puedo condenar enérgicamente la cobardía de este acto contra personas inocentes", dijo Abdallah Zekri, delegado general del Consejo Francés de la Fe Musulmana (CFCM), a la AFP en una declaración transmitida después del ataque.

Los diputados franceses, que debatían el nuevo confinamiento nacional decidido la víspera y que entrará en vigor este jueves a medianoche, observaron un minuto de silencio tras enterarse de lo sucedido.

El primer ministro, Jean Castex, que estaba presente en la Asamblea Nacional, abandonó el hemiciclo inmediatamente después.

Niza fue blanco el 14 de julio de 2016 de un ataque que dejó 86 muertos en el que un hombre arremetió deliberadamente un camión hacia una multitud que estaba celebrando el Día de la Bastilla, la Fiesta Nacional francesa.

Francia es blanco de atentados terroristas de alto impacto desde 2015, cuando un ataque yihadista el 7 de enero contra el semanario satírico Charlie Hebdo dejó 12 muertos.

El jefe del gobierno italiano, Giuseppe Conte, condenó este jueves "el vil ataque" con cuchillo que dejó tres muertos en Francia.

"El vil atentado ocurrido en Niza no quiebra el frente común en defensa de los valores de la libertad y la paz", reaccionó Conte en Twitter. "Nuestras certezas son más fuertes que el fanatismo, el odio y el terror", agregó.

Conte manifestó su solidaridad a las familias de las víctimas y a todos "nuestros hermanos franceses".

El jefe de la diplomacia italiana Luigi Di Maio también expresó "su más sentido pésame por el bárbaro ataque en Niza".

"Italia rechaza todas las formas de extremismo y está con Francia en la lucha contra el terrorismo y cualquier tipo de radicalismo violento", afirmó Di Maio en su cuenta de Twitter.

Alerta máxima

El gobierno francés elevó el nivel de seguridad en todo el país a "urgencia atentado", que corresponde a un estado de vigilancia máxima, y aumentó de 3.000 a 7.000 los efectivos militares que patrullan en las calles, para proteger en particular los lugares de culto en vísperas de la fiesta católica de Todos los Santos el domingo.

El gobierno tunecino, tras condenar el atentado, anunció la apertura de una investigación.

Testimonios

"¡Corran, corran (...) hay gente muerta!". Daniel Conilh, un camarero de una cafetería ubicada cerca de la iglesia de la ciudad francesa de Niza donde un hombre mató a tres personas en un ataque con cuchillo, contó a la AFP los minutos justo después del ataque.

"Yo estaba allí, estaba sirviendo. Ocurrió entre las 8H50 y las 9H00", dijo Daniel Conilh, de 32 años, empleado del Grand Café de Lyon, situado a cincuenta metros de la Basílica de Notre-Dame de la Asunción donde tuvo lugar el ataque.

El atacante, herido durante la intervención policial y llevado al hospital, irrumpió en la iglesia armado con un cuchillo y mató a tres personas.

El ataque tuvo lugar en una de las zonas más comerciales del centro de esta ciudad de la Riviera Francesa. Muchos habitantes habían venido a hacer las últimas compras antes del comienzo del confinamiento este jueves a medianoche, dijeron a la AFP.

"Todo el mundo salió corriendo, hubo disparos. Una señora vino directamente de la iglesia y nos dijo 'Corran, corran, hay alguien que atacó (con cuchillo), va a haber disparos, hay gente muerta'", continuó Daniel Conilh.

"Hubo una ola pánico, los clientes se fueron sin pagar, tuvieron miedo, yo me quedé, es mi trabajo administrar el establecimiento. Vi un movimiento de la multitud, dije que por favor mantengan la calma", añadió tranquilo el camarero.

"Ya viví el 14 de julio (2016). Sé lo que es, trabajaba a lado", suspiró Conilh.

Otro ataque

Por otra parte, un hombre saudí apuñaló y causó heridas leves a un guardia en el consulado francés en la ciudad de Yidda el jueves, dijeron las autoridades. Francia pidió a sus ciudadanos en el reino que estén en “alerta máxima”.

La agencia noticiosa Saudi Press no informó de inmediato sobre el motivo del ataque ocurrido en la ciudad portuaria del Mar Rojo. El incidente se produjo sin embargo en un momento de elevada tensión luego de que un agresor decapitó a un maestro de secundaria francés que mostró caricaturas del profeta Mahoma en una clase sobre libertad de expresión. Esos dibujos habían sido publicados por Charlie Hebdo y citados por los pistoleros que balearon a los asistentes a una reunión editorial de la revista satírica en 2015.

Las fuerzas especiales para la seguridad diplomática pudieron arrestar al autor del ataque, un hombre de unos 40 años que “utilizó una herramienta afilada”, dijo Saudi Press citando al vocero de la policía, el major Mohammed al-Ghamdi. El guardia fue trasladado a un hospital para ser atendido de sus lesiones, añadió.

El reporte no ofreció más datos sobre lo ocurrido. Un comunicado publicado por la embajada de Francia en la capital del reino, Riad, repitió los detalles de la información de la agencia, añadiendo que la misión diplomática condenó el “injustificado” ataque.

“Pedimos a nuestros compatriotas en Arabia Saudí que estén en alerta máxima", agregó la nota.

No estuvo claro de inmediato si ese incidente o el de Yidda estaban relacionados con la polémica sobre las viñetas, que ha generado protestas en todo el mundo musulmán, incluyendo llamados a boicotear productos franceses.

En Arabia Saudí, donde están varios de los sitios más sagrados del Islam, las críticas a Francia han sido mucho más calmadas. El Ministerio de Exteriores dijo que el reino “rechaza cualquier intento de vincular islam y terrorismo, y denuncia las caricaturas ofensivas del profeta”.

Los clérigos saudíes también condenaron los dibujos, pero citaron la “misericordia, justicia y tolerancia" del profeta. Otro destacado jeque pidió a los musulmanes que no reaccionen de forma exagerada.

Entre 2003 y 2007, insurgentes vinculados a Al Qaeda perpetraron ataques en suelo saudí con el objetivo de desestabilizar a la monarquía aliada de Occidente, incluyendo letales atentados contra complejos residenciales donde residían extranjeros. El grupo extremista Estado Islámico llevó a cabo acciones similares.

Las legaciones diplomáticas han sido también objeto de ataques en el pasado. En 2004, un asalto armado al consulado de Estados Unidos en Yidda, atribuido a Al Qaeda, se cobró la vida de cinco empleados. En 2016, un suicida se inmoló cerca del mismo consulado hiriendo a dos guardias.

FUENTE: AP/AFP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas