"Es un loco del Athletic", dijo el seleccionador Julen Lopetegui al hablar del lugar de concentración elegido por la Federación Española (RFEF) hace unos días.
Cuerpo técnico y jugadores han encontrado todo lo deseado en uno de los 67 centros de alto rendimiento que ofreció la FIFA. Hubo cinco finalistas y la ciudad deportiva del FC Krasnodar reunía todos los requisitos. La RFEF se adelantó a selecciones como Brasil que también optaron por el calor del sur del país para entrenarse a diario.
Inspirado en Lezama, la ciudad deportiva responde a la pasión de Sergey Galitsky por la cantera y su objetivo de crear estrellas. De los cachorros del Athletic Club a los toritos del Krasnodar, como se conocen a los jóvenes que inician su carrera en un club que se ha convertido en el dueño de la ciudad deportiva pese a su creación en 2008.
El imponente Krasnodar Stadium que recrea el coliseo romano desde fuera y es una exhibición tecnológica en su interior, reina en la ciudad deportiva y se ve desde cualquiera de sus puntos. Las residencias de los jugadores de cantera, que ahora ocupan los internacionales españoles, tienen como vista de fondo el estadio donde desean hacer realidad su sueño.
Las habitaciones son austeras, se han personalizado para los internacionales españoles con una foto jugando con la selección y cada uno ha añadido imágenes con sus seres queridos que durante más de un mes sienten lejos.
Suelo de parqué, una cama que han tenido que encargar para los jugadores más altos porque no entraban en la de los canteranos, dos mesillas y un escritorio junto a un televisor para no perderse ningún partido del Mundial. Los 23 jugadores se reparten en dos edificios en habitaciones individuales.
Andando van a los campos de entrenamiento. De momento usan el principal, con gradas, pero tienen hasta seis más a su disposición y dos de pequeñas dimensiones si quisieran realizar ejercicios de técnica con balón en espacios reducidos.
Los lemas acompañan el camino de los jugadores a cada paso: "Tenéis que hacer que ocurra" mientras sudan con cada sesión de campo; "Ninguno de nosotros es tan bueno como todos nosotros juntos", de camino de la residencia al vestuario.
El escudo de la selección española y el del FC Krasnodar se unen en el acceso al edificio principal. Una foto de equipo, con los 23 elegidos para el Mundial de Rusia en la entrada. "Pasión" en un mural enorme junto a la puerta de entrada de un vestuario personalizado con cada foto de jugador en su taquilla. A la salida el horario de los actos del día en un televisor, en la entrada todas las botas de los jugadores limpias y perfectamente ancladas.
Enfrente "audacia y convicción" en la sala de charlas del cuerpo técnico. Austera, con lo justo para dibujar en la pizarra los secretos del rival y un proyector para ver todos los análisis que traen preparados los técnicos.
El espacio interior se completa con una piscina donde recuperarse y un gimnasio con todo lo necesario, más una sala con cuatro camillas para el tratamiento fisioterapéutico con una cubeta de hielo para las piernas.
El lugar donde todos los internacionales se juntan en cada desayuno, comida, merienda y cena es el comedor. Separados en dos mesas, con todos los alimentos que requiere un deportistas de elite y dos televisores para que los partidos del Mundial estén siempre emitiéndose. España respira fútbol en un lugar perfecto para volver a soñar.
FUENTE: Agencia EFE
 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Qué decisión debe tomar el Gobierno de EEUU con las familias de inmigrantes indocumentados en la frontera?

Mantener a las familias unidas bajo detención
Mantener a las familias unidas bajo supervisión
Detener a los padres y mantener a los menores bajo supervisión
ver resultados

Las Más Leídas