El sentir de este joven que viajó desde su país para seguir a la selección que, 36 años después regresa a una cita mundialista resume bien lo que los jugadores trasmiten cuando comparecen ante los medios de comunicación.
"Estoy muy entusiasmado, ya queremos que empiece el Mundial, va a ser muy importante para todos", dijo el jugador Pedro Aquino, que reconoció que el entusiasmo de la afición traspasa los muros del hotel Sheraton en el que descansan y trabajan cada jornada.
"Vamos a sentirnos locales en todos los partidos. No te podría decir la gente que va a haber, pero como jugadores vamos a ser locales todos los partidos", señaló el futbolista de Club León mexicano.
La convivencia es buena y eso se nota en los entrenamientos, donde el trabajo a las órdenes de Ricardo Gareca se efectúa solo 15 minutos a ojos de la prensa, que se fijan sobre todo en Paulo Guerrero, la estrella consagrada, y Christian Cueva, el futuro en ciernes.
"En la concentración se vive un ambiente bonito. Echas de menos a la familia, pero ahora mi familia son mis compañeros. Cuando no se trabaja, el ambiente es muy lindo. No es fácil estar concentrado", dijo Aquino a tres días del debut contra Dinamarca.
A esa ilusión, los jugadores añaden cierto orgullo en sus propias fuerzas, surgido de la racha de quince partidos sin conocer la derrota que, reconocen, ha cambiado la mirada que sobre ellos tienen sus rivales.
"No nos miran por el encima del hombro, sino como una selección muy complicada. Eso no lo ganamos nosotros. Venimos haciendo las cosas bien y vamos a seguir así", aseguró Aquino.
Dinamarca será la primera piedra de toque para comprobar esa mejoría, el debut de Perú en un Mundial, su primer partido desde el de España en 1982.
La táctica no será diferente de la del último amistoso contra Suecia, porque en la concentración de Perú están convencidos de que las dos selecciones se parecen.
Y el juego de Perú tampoco será distinto, porque el carácter impuesto por Gareca que dio tan buenos resultados.
"Hemos llegado hasta aquí defendiendo con la pelota, moviendo a los rivales y no viene al caso cambiar esa mentalidad. Venimos varios partidos jugando muy bien y creo que vamos a seguir así", dijo Aquino.
Similar pensamiento al del portero Pedro Gallese, convencido de que sabrán parar el poderío en el juego aéreo de los gigantones daneses y de su estrella, el jugador del Tottenham Christian Eriksen.
"El partido contra Dinamarca será parecido al de Suecia, duro, intenso, nos queda mentalizarnos y prepararnos para poder ganarles. Estamos enfocados en ese objetivo", afirmó el jugador de Tiburones Rojos de Veracruz en rueda de prensa en la concentración de Perú en Moscú.
Gallese señaló que "el físico es importante" cuando juegas con una selección con jugadores tan altos como Dinamarca, pero indicó que están trabajando para contrarrestarlo.
"Ya afrontamos selecciones con el físico superior al nuestro. Sabemos la importancia y sabemos como salir a jugar este partido. Dinamarca va a querer imponer su estatura, pero venimos enfrentándonos a equipos con ese físico y tenemos que defendernos con la pelota, ser inteligentes para no hacer faltas", analizó.
"Trataremos de ver dónde atacar más, contra un rival complicado, por algo están en el Mundial. Va a ser un partido difícil", indicó.
Gallese aseguró que Perú no se fija por el momento más objetivo que superar la fase de grupos y, para eso, "será clave pensar en cada partido, empezando por el primero contra Dinamarca".
Luis Miguel Pascual
FUENTE: Agencia EFE
 

Deja tu comentario