"Creo que el VAR llega para sumar. Tuve experiencia con el VAR en el campeonato italiano y creo que en el Mundial será una buena ayuda", declaró el guardameta de 25 años y 1,93 metros de estatura.
No obstante, admitió que el parón para analizar ciertas jugadas polémicas incomoda a los jugadores mientras el árbitro y sus asistentes consultan el vídeo.
"Pero al aumentar el porcentaje de acierto de las decisiones en los partidos, resultan ser más justos, sin errores. Por eso el sistema llega para ayudar", insistió el jugador nacido en la sureña ciudad de Novo Hamburgo.
En su primer entrenamiento en la ciudad rusa de Sochi, con playas en el Mar Negro y próxima a las montañas del Cáucaso, la selección brasileña abrió sus puertas al público.
Alrededor de 4.500 aficionados, muchos de ellos niños, contagiaron con su euforia pero desataron tensión en las autoridades que ocuparon los graderíos del estadio Slava Metreveli.
FUENTE: Agencia EFE
 

Deja tu comentario