REDACCIÓN.- Hoy se cumplen 10 años de la muerte de Orlando Zapata Tamayo, un joven cubano, negro y de extracción muy humilde, a quien el régimen cubano dejó morir en prisión, a pesar de que Amnistía Internacional lo declaró prisionero de conciencia.

A lo largo de esta primera década, su legado ha inspirado la acción de otros opositores en Cuba, y aunque ha habido otras muertes y muchas más víctimas de la dictadura, el ejemplo de resistencia que mantuvo Zapata Tamayo hasta su desaparición, lo convirtieron en un símbolo que la dictadura cubana está obligada a soportar y encarar.

Te puede interesar

Este domingo 23 de febrero, a las 3.00 de la tarde, en honor a Zapata Tamayo, en las inmediaciones del Monumento a la Brigada de Asalto 2506, en calle 8 y la avenida 13, en La Pequeña Habana, están convocados los exilios cubano, nicaragüense y venezolano, para que en el aniversario 10 de su muerte, se honren a todos los prisioneros y víctimas de las dictaduras en esos países.

A continuación, reproducimos un artículo de nuestro corresponsal en La Habana, Iván Garcia, publicado en su blog Desde La Habana, dedicado a Orlando Zapata Tamayo.

"Hay muertos que salen muy caros"

No es problema de soberbia o de dejar claro quién lleva la razón. El implacable poder de un Estado, no debe, no puede, aplastar sin miramientos la vida de un ser humano. Sobre todo cuando esa persona estaba purgando una sanción injusta de 36 años tras las rejas.

La fuerza del que tiene el poder radica en saber hacer buen uso del mismo. El gobierno de los hermanos Castro, no se va anotar ningún mérito con sucesos como los de Orlando Tamayo Zapata. Todo lo contrario. De muchas maneras, pudieron y debieron, impedir su muerte.

Ahora este cadáver tiene un simbolismo demasiado grande. Hay muertos que salen muy caros. No se puede hablar con políticos de otras latitudes y sostenerle la mirada, cuando usted sabe que tiene en la cárcel a más de 200 presos de conciencia.

No se puede charlar de ética y humanidad cuando en una cárcel de la Cuba profunda, por una huelga de hambre, fallece un hombre de 42 años, negro y de origen humilde, como Orlando Zapata Tamayo. El punto no es discutir de ideología o desbarrar sobre los grupos y personas que piensan distinto.

Lo que el gobierno de mi país debiera grabarse con tinta imperecedera, es que la necedad y el capricho no son armas útiles a la hora de regir los destinos de una nación.

Ya no está Zapata Tamayo. Dejó de existir el 23 de febrero a la 3 y 15 en el hospital Hermanos Ameijeiras, a donde fue conducido por las autoridades del penal, cuando su defunción era inminente.

Su muerte es un mensaje de ida y vuelta, de lo que no se debe hacer en política de estado. Antes tenían un opositor, sin un arma, que reclamaba cosas que se podían negociar, ahora tienen un mártir.

No es primera vez que en cárceles cubanas, producto de una huelga de hambre, muere un opositor pacífico. Ya el 24 de mayo de 1972 el líder estudiantil Pedro Luis Boitel, excompañero de Fidel Castro, falleció por la misma causa.

Mientras tecleo esta nota en la mañana del 24 de febrero, me vienen a la mente otros muertos. Los 4 pilotos de las avionetas Hermanos al Rescate, derribado en aguas internacionales por aviones de combate de la fuerza aérea revolucionaria, en 1996. Con aquella acción, desde La Habana Fidel Castro le dió el bolígrafo al entonces presidente Bill Clinton, para que firmara la injusta Ley Helms-Burton.

Siento indignación. Ni siquiera conocí a Orlando Zapato Tamayo. Charlando con algunos de sus compañeros en el Movimiento Alternativo Republicano, percibo que estoy lejos de compartir su ideología. Pero a estas alturas de la revolución, se debiera detener la maquinaria de odio y violencia.

Nada resuelve. Sólo incrementa la escalada de resentimientos y polariza los razonamientos políticos. Por parte del gobierno de Raúl Castro -cuyo segundo aniversario de su nombramiento como presidente coincide con este deceso- falta cordura, diálogo y deseos de destrabar la penosa situación económica y política de Cuba, y de la cual él y su hermano son los principales responsables.

Creo que fue el ícono de la lucha por los derechos civiles, Mahatma Gandhi quien dijo que las huelgas de hambre son un arma efectiva cuando logran ablandar el corazón de tu enemigo. A todas luces, la huelga de hambre de Orlando Zapata Tamayo, no pudo ablandar el corazón de los Castro.

Iván García, febrero 24, 2010. La Habana.

FUENTE: REDACCIÓN

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Sabe a dónde ir y a quién acudir en Miami si sospecha que se ha contagiado con el nuevo coronavirus COVID-19?

Sí, tengo todos los teléfonos de emergencia que necesito
Sí, pero quisiera tener más información sobre eso
Iría directo a un servicio de emergencia
Consultaría con mi médico primario
No tengo toda la información. Llamaría al 911
No sabría qué hacer. Necesitaría ayuda
ver resultados

Las Más Leídas