La Habana.-Alexander Alazo es extremadamente noble, de fe cristiana, una persona con valores”, así describen desde La Habana, al hombre señalado de haber abierto fuego contra la embajada cubana en Washington, la madrugada del jueves 30 de abril.

Según un testigo entrevistado por un medio local en Washington, alrededor de las 2.00 de la madrugada del jueves, un auto color rojo con matrícula de Texas, dejó una estela de disparos de casi tres docenas de balas con las que impactó la fachada del edificio de esa sede diplomática en el noreste de la capital estadounidense.

Te puede interesar

“Escuché múltiples disparos en las afueras de la embajada de Cuba. Sonaron, diez, veinte, treinta disparos grandes, ruidosos, probablemente de una semiautomática”, describía un testigo.

Otro vecino cuenta que el atacante se bajó del auto y disparó de manera intermitente con su fusil ruso AK-47. Los oficiales de la Policía y el Servicio Secreto estadounidense indican que al llegar a la embajada Alexander Alazo ya había descargado su rifle y que no opuso resistencia al arresto.

Otros despachos de prensa han reportado que el presunto atacante tenía en su poder ocho cartuchos listos para ser usados. La policía notificó que a Alazo en el automóvil le habían descubierto una pequeña bolsa con polvo blanco que en los documentos policiales identificaron como cocaína, según el reporte de la agencia AP, emitido el viernes 1ro de mayo.

Alazo, un cubanoamericano, residente en Texas, casado y padre de cuatro hijos, ha sido acusado formalmente por agresión después de lo sucedido.

Con la exclusiva de DIARIO LAS AMÉRICAS que develara en primicia el rostro del atacante, los detalles de los padecimientos psiquiátricos que padece Alazo también fueron sacados a la luz, gracias al testimonio de un pastor evangélico que lo conoce hace muchos años, desde antes de salir de Cuba.

Alexander Alazo.jpg y familia.jpg
Alexander Alazo junto a su familia

Alexander Alazo junto a su familia

Alazo residió en La Habana en la barriada del Vedado, en el municipio capitalino Plaza de la Revolución.

La descripción hecha sobre él por el pastor evangélico del sur de la Florida, coincide con el testimonio de un antiguo amigo que le conoció como familia en La Habana a donde DIARIO LAS AMÉRICAS llegó en busca de conocer más acerca de este hombre a quien sus allegados describen como una persona aquejada de trastornos mentales, pero un gran historial de bondad y fe cristiana.

El amigo que optó por preservar el anonimato, dijo estar sumamente “sorprendido de los hechos y de las declaraciones” presuntamente hechas por Alazo durante los interrogatorios policiales, teniendo en cuenta que se trata de “una persona diagnosticada con trastornos mentales, que padece esquizofrenia”.

La opinión expresada por el amigo contrasta diametralmente con la información que publica la prensa oficial cubana, donde acusan a Alazo de terrorismo, también de algunos medios fuera de Cuba, que a su entender, han hecho sus interpretaciones de los hechos.

Este amigo residente en La Habana, llamémosle Saúl, profesor de música, describe a Alexander Alazo como “un tipo tranquilo. Fue alumno mio de percusión en un curso que ofrecí en la iglesia hace unos años atrás. A cualquiera de sus muchos amigos que usted le pregunte le dirá lo mismo. Siempre estaba sonriendo, afable, de muy buen carácter”.

Saúl considera que la demencia de Alazo pudiera ser un rasgo hereditario. “Se comenta que un hermano suyo también tuvo desajustes mentales. Creo que cuando él se marchó para México ya padecía algunos trastornos de esquizofrenia, recordó. Cuando el sale de México para EEUU me parece que salió afectado, se había casado, sufrió un divorcio de su primer matrimonio con dos hijas. A partir de ese momento el pudo tener un shock emocional o algo así. No obstante en el 2015 nos volvimos a encontrar, en uno de sus viajes a Cuba, y se veía completamente normal. Fuimos a la iglesia de un amigo en común, cuando terminó el servicio religioso, me llevó a mi casa en su automóvil rentado. Ya después no lo volví a ver más”, recuerda Saúl y añade:

“Todas los que conocemos a Alexander sabemos que es una persona que se caracteriza por su fe cristiana, de valores y además un tipo honrado, trabajador, alegre, muy alegre y muy ecuánime. Me sorprende todo esto que ha pasado y se ha publicado. Ese acto que él hizo, si fue bajo el efecto de una enfermedad mental, yo creo que lo invalida. Pues es en su sano juicio no hubiera cometido esa locura”.

Saúl cree recordar que Alazo trabajó en Cuba en un astillero. De momento, después de los sucesos por los que se le señala en Washington, el régimen cubano lo acusa de terrorismo, sin embargo, la prensa oficialista cubana no se ha dedicado a investigar para publicar una nota que permita conocer de Alexander Alazo durante los años que vivió en la Isla, antes de convertirse en un emigrado.

“Es evidente que no tienen información tóxica que aportar [los medios de propaganda del régimen] -expresa Carlos, sociólogo- si Alazo hubiera sido disidente en Cuba, abusador de mujeres o delincuente ya habrían publicado decenas de editoriales criminalizándolo. Es evidente que su caso es simplemente el de una persona perturbada. Pero el gobierno prefiere explotar la historia desde otra óptica. Sin embargo, ante los hechos, quedan en evidencia. La policía norteamericana lo detuvo justo después de la agresión y el Gobierno de EEUU ha protestado públicamente por ese ataque. Muy diferente a lo sucedido con los supuestos ataques sónicos en 2016 donde se vieron afectados de la salud 27 funcionarios de la embajada de Estados Unidos en La Habana. Han pasado cuatro años y el régimen aun no ha podido, o no ha querido, revelar qué fue lo que sucedió”.

Iván García
Especial
@DesdeLaHabana

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Es una buena opción para enlazar Miami con Miami Beach 28.04%
Es una decisión apresurada con varios puntos pendientes 21.89%
Será bien recibido como un medio de transporte sostenible y accesible para residentes y visitantes 31.26%
No debería acometerse. Sería malgastar fondos sin resolver el problema 18.82%
1334 votos

Las Más Leídas