ROMA.- Franca Valeri, una actriz elegante, irónica y versátil que fue pionera en los papeles cómicos femeninos en los años de la posguerra en Italia y ayudó a la nación a reírse de sus debilidades, murió a los 100 años.

El periódico Corriere della Sera citó a su hija, Stefania Bonfadelli, una cantante de ópera, al indicar que Valeri murió mientras dormía en su casa en Roma este domingo, nueve días después de cumplir 100 años.

Te puede interesar

Milanesa de nacimiento, pero romana de adopción, Valeri será honrada con un velatorio este lunes en un teatro de la capital italiana, anunció el Ayuntamiento de Roma.

Amada por los italianos, especialmente por sus papeles en las décadas de 1950 y 1970, primero en la radio, luego en la televisión y en el cine, la actriz fue brindada recientemente por muchas celebridades y en entrevistas cuando se acercaba su cumpleaños número 100.

El presidente Sergio Mattarella envió un mensaje de condolencia, elogiando a Valeri como una "actriz versátil y popular que permanecerá en el corazón de los italianos por su gran talento y su extraordinaria simpatía".

Valeri era una intérprete cómica inteligente y sofisticada de la sociedad italiana de la posguerra y, a menudo, escribía los guiones o los monólogos de sus actuaciones, especialmente en el escenario.

Los papeles característicos de la actriz incluían escenas cómicas en las que aparecía sola, sosteniendo un teléfono, real o imaginario, incluso como "Signorina Snob", un papel para el que se basó en sus raíces burguesas milanesas. En otro personaje cómico popular que creó se burló de las vulgaridades de la clase media romana.

Después de décadas en las que los papeles cómicos en Italia eran prácticamente competencia exclusiva de los hombres, Valeri se mantuvo firme frente a los mejores actores cómicos masculinos, protagonizando junto a Toto y Alberto Sordi. De las seis películas que hizo con Sordi, posiblemente su papel más popular llegó en “Il Vedovo” (El viudo), un éxito de 1959 dirigido por Dino Risi, un maestro de las películas de comedia italiana.

A menudo auto-irónica, Valeri una vez escribió un guión de película en el que propuso interpretar papeles de hermana con Sophia Loren y envió la propuesta a Carlo Ponti, el productor que era el esposo de Loren.

La televisión estatal italiana señaló que Ponti respondió que la delgada y baja Valeri no podía ser emparejada como hermana con la escultural y voluptuosa Loren, pero adoraba el guión y propuso que las dos mujeres interpretaran como primas, lo que finalmente hicieron.

En la película “Il Segno di Venere” (El signo de Venus), Loren era la prima napolitana y Valeri la prima milanés. "Juntas eran Italia", escribió el Corriere della Sera acerca de la película.

Valeri trabajó con muchos de los principales directores de Italia, incluidos Federico Fellini y Mario Monicelli.

"Nacida el 31 de julio de 1920 en Milán como Alma Franca Maria Norsa, más tarde adoptó un nombre artístico", dijo la televisión estatal italiana, en parte porque su padre desaprobó que se convirtiera en una actriz cómica.

Valeri era una adolescente cuando se promulgaron las leyes antijudías de Benito Mussolini en 1938.

Su padre, un judío, huyó con su hermano a Suiza para escapar de lo que más tarde sería, bajo la ocupación alemana en Italia, la deportación a los campos de exterminio de muchos miembros de origen judío.

Su madre consiguió un documento falso que declaraba falsamente que Valeri era la hija ilegítima de un italiano que no era judío, según la agencia de noticias italiana ANSA. “Papá era judío. Cuando leyó en el periódico las noticias sobre las leyes raciales, lloró″, citó el Corriere della Sera a Valeri en una entrevista. "Fue el momento más feo de mi vida, especialmente porque a Valeri no se le permitió bajo la represión fascista antijudía seguir asistiendo a la escuela o ir al teatro, su pasión", dijo el periódico.

Cuando se le preguntó en una entrevista reciente acerca del secreto de su éxito a largo plazo, Valeri respondió: "Traté de mantener la clase".

FUENTE: AP

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Las Más Leídas