jhernandez@diariolasamericas.com
@hesushdez

MIAMI.- De activista comunitario a comisionado municipal y presidente de la Comisión de Miami, Ken Russell apuesta por la reelección para representar el distrito 2, cuando transcurren importantes capítulos de la vida de la ciudad que podrían definir su futuro.

Te puede interesar

Reconocido por su perceptibilidad hacia los asuntos medioambientales, vivienda asequible y calidad de vida, Russell representa lo que muchos consideran la zona más importante de la ciudad, donde radica la imagen urbana por excelencia de Miami con su litoral y altos edificios, la mayor afluencia de habitantes y actividad urbana.

DIARIO LAS AMÉRICAS conversó con el comisionado Russell y supo de primera mano cuáles son sus apreciaciones sobre importantes temas de la actualidad y cuáles son los que propone abordar, si es reelecto en noviembre.

-Usted ha sido un activista del medio ambiente. A usted le ocupa la salud de los espacios verdes, la calidad de vida y la crisis climática. ¿Qué propone para los próximos cuatro años?

Comencé como activista comunitario porque el parque donde mis hijos jugaban estaba contaminado. Y decidí formar parte de la maquinaria municipal que puede solucionar los problemas, en vez de continuar siendo un activista desde afuera. Quiero seguir trabajando para mejorar la calidad de vida, terminar el paseo marítimo, ahora que tenemos los fondos y la asociación necesaria. Creamos un sistema digital de transparencia para las contribuciones de campaña y otra para los grupos de cabildeo. Y ahora, siendo presidente de la Comisión, tengo la posibilidad de ayudar más, de establecer el orden cuando sea necesario y de darle al pueblo más acceso a la administración para que sepan que ellos son los jefes y no nosotros.

-Muchos vecinos de downtown Miami se oponen a la celebración del Ultra Music Fest en Bayfront Park. El ayuntamiento y los comerciantes de la zona afirman que el festival genera muchos ingresos. ¿Podemos hacer algo para resolver las quejas del pueblo y mantener el Ultra y sus beneficios al mismo tiempo?

Sí. No debiéramos perder el festival pero también debemos salvar y mejorar la calidad de vida de los vecinos de Downtown. Voté en contra de llevar el festival de vuelta al Bayfront Park pero considero una victoria en la forma que se hará porque pudimos traer a la negociación una serie de asuntos que mejorarán la situación el próximo año, si los organizadores realmente cumplen sus promesas. Al final, aceptaron, creo que nueve de las 10 demandas presentadas: bajar el volumen, más accesos al lugar de conciertos, menos escenarios, cambiar la dirección del sonido y las luces, y nada de eso reducirá la calidad del espectáculo. Así que los clientes seguirán contentos y los beneficios quedarán aquí.

-Usted apoya la idea del complejo comercial con estadio de fútbol de Beckham en el campo de golf Melreese, donde antes hubo un vertedero de basura, y ahora resulta que el terreno está más contaminado de lo que creíamos. ¿Teme que el valor del terreno podría disminuir y afectar la negociación en favor del Grupo Beckham-Mas?

No me posicionaría como defensor del proyecto. Soy un defensor de la ciudad y los residentes, y tengo que luchar por sus intereses, no solo financieramente sino también por sus espacios verdes. Yo voté a favor de preguntarle al pueblo si quería que negociáramos esta oferta. El pueblo dijo que sí y eso es lo que estamos haciendo. En primer lugar, no podemos perder espacio verde. Y eso es lo que erróneamente mucho piensan. Pero lo cierto es que nos dejarán la mayor parte del terreno para uso público y gratis. Y el espacio que empleen para la construcción, tendrán que reponerlo como espacio verde en otra parte de la ciudad. Eso podría crear más parques en la ciudad. La contaminación ya sabíamos que estaba allí. Sé los diferentes niveles de contaminación y puedo decir que ese parque está muy contaminado. Fue habilitado para jugar golf pero no para sentarse en la hierba. O sea, los niños que jugaron allí podían jugar pero no sentarse en la hierba. Y ellos [el grupo Beckham-Mas] son los responsables de cubrir todo el costo de la limpieza. Eso acordamos, y si no firman eso, se acabó el negocio.

-La oferta de arrendamiento plantea 3.5 millones al año y hay quienes opinan que se podría pedir más. Otros no entienden que la franquicia de fútbol está en manos de Beckham y piden que se convoque una licitación para buscar la firma que ofrezca las mejores condiciones.

Debemos y siempre podemos hacer más. Hay quien piensa que los 3.5 son un regalo, y probablemente consigamos más. También tendremos un porcentaje sobre las ganancias que se generaren allí y una disposición incluida de que los empleados ganarán al menos 15 dólares por hora. Eso nunca antes se ha hecho en un contrato de este tipo. Tenemos que asegurarnos de que esto sea un buen negocio para los residentes y también para la Ciudad. Si no es así, no votaré por ello.

-El precio de la vivienda continúa aumentando en Miami y la ciudad se avoca a una serie crisis de calidad de vida. ¿Estamos haciendo lo necesario para mejorar esa situación?

Siempre podemos más. Si lo dejamos al mercado libre, la vivienda asequible sería olvidada. Cuanto más lejos la gente tenga que irse a vivir y luego tener que viajar para ir a trabajar, más exacerbará el tráfico y reducirá su calidad de vida. Ahora todos, Ciudad y Condado, reconocemos que el mayor problema que tenemos es el coste de la vivienda, más allá de la criminalidad, más allá del tráfico y más allá del medio ambiente. Hemos establecido una nueva norma urbanística que incluye vivienda asequible por cada nuevo proyecto de construcción. En Miami tenemos ahora 100 millones de dólares destinados para esto pero no lo usaremos hasta que logremos sumarle más a través de fondos procedentes del Gobierno federal, estatal y condal.

-Usted se opone al plan del Condado para reconstruir el Coconut Grove Playhouse. El Gobierno condal dice que tiene el dinero para hacer lo que puede y la administración de Miami no tiene el dinero para hacer lo que quiere. ¿Podrían llegar a un punto medio?

Necesitamos encontrar el punto medio pero nuestra ciudad tan solo tiene algo más de 100 años y también tenemos que salvar y restaurar las edificaciones que hablan de nuestra historia. Y el Coconut Grove Playhouse es definitivamente una de ellas. Forma parte del Registro Nacional de Lugares Históricos. Además de salvar la fachada, debemos construir una sala de teatro afín a la existente. Debemos trabajar juntos, el alcalde del Condado y el alcalde de la Ciudad para encontrar los fondos necesarios.

-La Comisión de Miami volvió a aplazar la discusión sobre el fondo de jubilación vitalicia para funcionarios electos de medio tiempo, como los comisionados. Si es finalmente aprobado, usted podría obtener una holgada pensión de 58.000 dólares al año, cuando la media que recibe un jubilado de tiempo completo es de 16.800 dólares al año.

No estoy de acuerdo con una pensión vitalicia para funcionarios electos de medio tiempo. Sí estoy de acuerdo con la pensión de los empleados municipales que trabajan tiempo completo y que han trabajado por tantos años y contribuido. Yo, como funcionario electo, recibo un 401K y cuando termine mis dos mandatos decidiré si aspiro a otra posición o simplemente vuelvo a mi vida privada. Y así es como debe ser.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas