Embed

MIAMI.-Sin poses de diva, de contagiosa alegría y con la dulzura a flor de piel, así recuerda la India a Celia Cruz, su gran amiga y madrina de bautizo, quien además respaldara su carrera en la música desde que sus vidas se cruzaron a finales de la década del 80.

Desde ese entonces, la intérprete de Mi mayor venganza siente un profundo cariño por La Reina de la Salsa y le está eternamente agradecida por los lazos de amistad que las unió y el apoyo profesional que recibió de su parte.

Te puede interesar

Por tanto, sobran los motivos para que la India le cante a La Guarachera del Mundo a 16 años de su partida, el sábado 28 de septiembre, en el Arsht Center, en un concierto como parte de la serie Cuba Beat, bajo la producción de Nelson Albareda para Loud and Live.

“Lo único que quiero es que su púbico recuerde a una artista incomparable, única. Y que puedan llevarse ese recuerdo gozando y bailando conmigo, La Princesa de la Salsa, su ahijada. Y lo hago con gran orgullo y respeto. Será un show con tremendos músicos, cubanos y venezolanos de Miami”, adelantó la India a DIARIO LAS AMÉRICAS.

“Es muy lindo recordarla como esa persona alegre que era, que trabajó 50 años entregando su alma y corazón en el escenario. Sigue mi preferida, mi ídolo y maestra, porque era muy humilde. Ella nos enseñó a nosotros, los artistas, que hay que sacrificarse, ser profesional y hacer las cosas bien, porque uno recibe todo lo que da. Y que un toque de dulzura y alegría no viene mal. Siempre decía que con vinagre no se llega a ningún lado, pero con dulzura sí. Así que no hay que ser cantante para aprender algo muy válido de Celia Cruz”, agregó.

Lazos de amistad

Para la cantante puertorriqueña, Celia significó algo más que una inspiración en la música, también fue su amiga y consejera a quien llegó a querer como a alguien de su propia sangre.

“Era muy dulce conmigo, entonces se ganó mi cariño. Yo la admiraba tanto, y la quise como una hermana o una madre, porque era muy maternal. Creo que nos unió una espiritualidad, ella creía mucho en Dios, igual que yo. Además, ambas nacimos para hacer esto, que es cantar”, expresó.

“Fue toda una institución musical, ya que nunca se olvidó de sus raíces, de sus inicios en su tierra natal. Nunca dejó de ser cubana, y eso fue tan poderoso, que cada vez que uno la veía, a uno se le erizaban los pelos. Aunque no fuera cubano, uno sentía esa fuerza que ella proyectaba”, añadió.

Su madrina no solo le ponía sabor a sus canciones, también cocinaba con buen sazón, algo que ella sabía aprovechar.

“La negrita cocinaba muy sabroso, me hacía sopita de pollo, le gustaba hacerme arroz y frijoles negros con picadillo al estilo cubano. A mí me gustaba comer su comidita, entonces me servía más, porque yo me comía todo lo que me servía. Ella le decía a Pedro: ‘Perucho, la negrita tiene buen diente, no se pierde ni un plato’”, recordó, entre risas.

“Era muy detallista. Le gustaba tener su casa de blanco, para entrar había que quitarse los zapatos, porque no quería que se levantara la alfombra, y era estricta con eso. Pero lo pedía con tanta dulzura que uno mismo se los quitaba”, añadió.

Sus enseñanzas

Celia le inculcaba el valor de la disciplina en el trabajo, el respeto por el público, y que cada quien recoge lo que siembra.

“Fueron unos años muy bonitos llenos de amor. Estoy muy agradecida por todo lo que me enseñó: a valorarme, respetarme y respetar el arte. Me siento orgullosa de ella, porque está más viva que muerta. Su música vivirá por siempre, dondequiera que voy, todos recuerdan la música de la negrita. Y eso es lo más bonito, ver que esa semilla que ella plantó sigue creciendo. Ahora no solamente es la Reina de la salsa, sino que es la maestra de quienes quieren grabar música antillana”, dijo.

“Me aconsejaba ser responsable, no llegar tarde, que agradeciera el amor de los fans, y que me dedicara a mi carrera y cumpliera con mis compromisos. Sus consejos siempre fueron muy importantes para mí, porque yo era muy jovencita, y estaba empezando en esta música. Yo he admirado a muchos artistas, pero de todos, Celia y Tito Puente fueron grandes en mi vida”, contó.

Son muchos los recuerdos que guarda de La Reina de la Salsa, pero el día de su bautizo en la fe católica y cómo conoció a quien sería su madrina, fueron, sin dudas vivencias inolvidables.

“El día de mi bautizo fue muy especial, porque ella no solamente hizo la cita, también quiso ir a comprarme ropa para que luciera elegante, y sacó su tiempo para ir a bautizarme con su Cabecita de Algodón. Yo los quería mucho, y los sigo recordando. Para mí siempre serán mi familia, porque me trataron con mucho amor y me apoyaron hasta el fin, eran fanáticos de mi canto y se sentían orgullosos de mí”, manifestó.

“Tengo muchas anécdotas de ella, pero la que más me gusta es con Jean Paul, su querido sobrino, que era fanático de mi música en inglés. Él me decía que era su sobrino y yo no le creía (risas). Un día, yo tenía una hora antes de cantar en el Palladium, y me puso a Celia al teléfono, la saludé a ella y también a Pedro. Esa fue la primera vez que hablamos, no lo podía creer”, agregó.

Pero no solo la bautizó en la iglesia, también lo hizo frente a miles de admiradores en el Madison Square Garden, en Nueva York, donde la nombró su sucesora en el género.

“Ella, su esposo y yo nos convertimos en familia. Desde el año 91 hasta el 97 logramos hacer tanto, que ella me bautizó como La Princesa de la Salsa. Ya después de eso éramos inseparables, porque fue mucho sentimiento que nos unió a través de Jean Paul. Cuando ella regresaba cansada de las giras, yo siempre preparaba un jarabe y le deba masajitos en las piernas antes de los shows”, recordó.

Recién llegada de una gira por Londres e Ibiza, la India visitará próximamente Perú. Entre otros proyectos, grabará una canción de un compositor boricua en homenaje a su isla.

“Voy a grabar un tema con Ángel “Cuco” Peña, de Puerto Rico, que le quiero dedicar a mi tierra por todo lo que hemos atravesado en los últimos meses. Y vienen otras sorpresas”.

Sobre la posibilidad de hacer un disco tributo a Celia como el que le hizo al Divo de Juárez, Intensamente con canciones de Juan Gabriel (2015), y que le valió el Latin Grammy al mejor álbum de salsa, comentó:

“Me encantaría hacer algo así para Celia, pero lo quiero hacer bien, con un productor que se involucre en todo, de principio a fin, porque otras artistas le han hecho homenaje, y ha sido un fracaso total. No todo el mundo puede grabar la música de mi madrina”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la salida de las tropas de EEUU del norte se Siria?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas