Especial

@luisfsanchez6

Te puede interesar

En las escalinatas de la AmericanAirlines Arena de Miami, el periodista y escritor Daniel Frescó revivió algunos de los momentos más trascendentales en la carrera de Enmanuel "Manu" Ginóbili.

Frescó acaba de publicar "Manu, el cielo con las manos", la biografía actualizada de uno de los mayores deportistas latinos de la historia, y en apenas un par de meses se agotaron las dos primeras ediciones impresas en Buenos Aires por la prestigiosa editorial Aguilar, del grupo estadounidense Penguin Random House.

Rumbo a San Antonio para asistir a la ceremonia del 28 de marzo próximo, en la que los Spurs retiraran la camiseta #20 que identificó a Ginóbili durante sus 16 temporadas memorables en las que destiló clase, talento y bravura en la NBA, Frescó hizo una escala en Miami y se emocionó al pisar de nuevo la AAA.

"Yo estuve en Miami como enviado especial en la cobertura de esos dos cruciales momentos en la vida de Ginóbili, en las finales contra el Heat de LeBron James, Chris Bosh y Dwyane Wade, el 2013 y el 2014", recordó Frescó, nacido en 1960. "En la primera final, los Spurs estaban a punto de cerrar la serie en Miami, pero en el último instante el legendario triple de Ray Allen cambió la historia, y el Heat no solo ganó ese partido sino también el séptimo juego. Al año siguiente, San Antonio se cobró la revancha y se llevó el título con un contundente 4-1".

-¿Cuál fue el impacto que causaron esos resultados en Ginóbili?

-Recuerdo como si fuera ahora que algunos reporteros esperábamos la salida de los Spurs rumbo al ómnibus, luego de ese sexto juego de las finales del 2013, y de pronto apareció "Manu" cabizbajo, estaba destruido. El golpe había sido demoledor. Creo que ahí Ginóbili aprendió que iba llegando la hora del retiro, y lo más importante aprendió que hay que saber asimilar las derrotas. Al año siguiente ratificó que era un jugador que no temía al fracaso y salió a jugar sin esa enorme presión que pesa sobre las espaldas cuando uno considera que no está permitido perder.

-¿Cómo nació la idea de escribir un libro sobre la vida de Ginóbili?

-En los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, Argentina consiguió la medalla de oro. Era apenas el tercer equipo en la historia, después de la Unión Soviética y Yugoslavia, y el primero y único de Occidente, que en 19 ediciones olímpicas dejaba en el camino a Estados Unidos y se coronaba. Ginóbili había llegado al lugar justo en el momento justo porque la albiceleste tenía una generación dorada con Luis Scola, Pepe Sánchez, Andrés Nocioni y Carlos Delfino, entre otros, Y su historia merecía ser contada.

-¿Y por qué decidió hacer una actualización del libro?

-Porque luego se sucedieron muchos logros notables: es el extranjero más ganador en la historia de la NBA con cuatro anillos; es apenas uno de los dos hombres en la historia del básquetbol en haber ganado los títulos de la Euroliga, NBA y Olímpico (el otro es Bill Bradley); reivindicó la posición de sexto hombre en la Liga de las Estrellas, es el líder absoluto como reserva en los playoffs en puntos (2,014), asistencias (576), rebotes (635), robos (205), tiros de campo (630), triples (226) y tiros libres (528).

-¿Qué descubrió durante la escritura del libro?

-Que Ginóbili derrotó a la frustración. Siempre tuvo difíciles las cosas, pero nunca tanto como para renunciar. Sobre la base de perseverancia enfrentó los desafíos y salió adelante. He escrito una historia sobre la superación personal de alguien que ha convertido las frustraciones en energía para crecer.

-¿Aporta el libro algo nuevo, pues de Ginóbili se ha escrito casi todo?

-El 80 por ciento de las 382 páginas del libro contiene información de Ginóbili que no se conoce. Hablé con todos los testigos de su trayectoria: padres, tíos, maestros, compañeros de la escuela primaria, con sus entrenadores desde Bahía Blanca, una ciudad que se conoce como la capital del básquetbol en Argentina, hasta con su coach en Italia, Ettore Messina, quien ahora es el asistente de Gregg Popovich con los Spurs.

-De toda esa investigación, ¿cuál es el principal legado?

-Ginóbili era un niño frágil, que creció en un entorno en el que su padre Jorge y sus hermanos mayores Leandro y Sebastián jugaban básquetbol, y "Manú" lo que más quería era jugar también. Tenía pegado en una de las paredes de su habitación un póster de tamaño natural de Michael Jordan. A los 15 años medía 1.78 metros y pesaba 50 kilos y su médico le había dicho que de acuerdo con las proyecciones solo crecería hasta los 1.83. Fue un golpe terrible para él. Todo el día saltaba para crecer, hasta que a los 17 años pegó el estirón, llegó al 1.90 metros y luego hasta los 1.98 y ahí se aclaró su futuro.

Ginóbili figura entre los mayores deportistas argentinos de todos los tiempos al lado de Juan Manuel Fangio, Diego Maradona, Carlos Monzón, Alfredo Di Stéfano y Lionel Messi. Su perfil bajo y su generosidad para poner al equipo primero sobre las aspiraciones individuales lo ubican de seguro en el podio. Sus logros y comportamiento dentro y fuera de las canchas, hacen que trascienda el deporte. La suya es la historia de alguien que a fuerza de voluntad y entrega termina siendo un jugador que ingresará al Salón de la Fama. Es decir, a la inmortalidad.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cuestiona Ud. la actuación policial tras el robo a una joyería en Coral Gables y donde murió un chofer de UPS, rehén de los dos atracadores?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas