MIAMI.- BEATRIZ E. MENDOZA
bmendoza@diariolasamericas.com
@bemendozac

Aunque nació en Miami, Marline Barberena dice que se siente muy “nica”. Por eso no lo pensó dos veces cuando se le presentó la oportunidad de participar en Miss Nicaragua representado al departamento de Chichigalpa, donde nació su madre. El 15 de marzo fue escogida como la más bella del país y ahora se prepara para concursar en Miss Universo.

“Yo siempre me he sentido orgullosa de que soy nicaragüense. Mi primer idioma fue el español, me crie con mi mamá, mi abuela y mi tía, ellas estaban recién venidas de Nicaragua. Comí la comida nica, me crie con la cultura nica. No puedo decir que me crie americanizada porque mi primer idioma fue el español”, dijo Marline a DIARIO LAS AMÉRICAS durante una reciente visita que hizo a Miami para participar en la gala anual de la fundación ANF.

“Siento que una miss tiene que ser una mujer ejemplar y también esta carrera te da una manera de influenciar a diferentes personas, porque estás en el ojo público”, aseguró añadiendo que también ha trabajado con Make a Wish Foundation.

Aunque dice que desde pequeña quería ser modelo, Marline nunca pensó tener la posibilidad económica para seguir su sueño. Por eso obtuvo un grado asociado en administración de empresas con la idea de algún día montar su propio negocio.

Pero la joven seguía soñando y un día se decidió a participar en Nuestra Belleza Latina donde llegó a ser parte de las 24 finalistas. “Cuando  me pusieron en frente de una cámara yo dije ‘esto me gusta, esto es en realidad lo que yo quiero hacer’. Me gustó el hecho de representar a Nicaragua”, aseguró.

“Yo no vengo de una familia que tiene un montón de dinero, todo lo que he obtenido ha sido a través de trabajo y mucho esfuerzo, y antes de irme a Nicaragua (a concursar) tuve la oportunidad de trabajar y recoger dinero para poder vivir de mis ahorros”, comentó.

Sobre su preparación afirmó que durante el concurso de Miss Nicaragua recibió clases de pasarela y maquillaje y tras ganar ha seguido preparándose tomando clases de etiqueta y modelaje, además de recibir la asesoría de Jorge Esteban, quien entrenó a la actual Miss Usa, para conceder entrevistas.

“Es muchísimo trabajo, gimnasio, la dieta, que es algo súper difícil en Nicaragua especialmente con el arroz, con el queso, con las tortillas, pero uno tiene que ponerse en la mente que está en estoy que tienes que dar tu mejor cara cuando estés en un escenario”, concluyó.  

Mientras espera ansiosa que llegue el 25 de enero para concursar en Miss Universo, Marline participa activamente en las audiciones de Miss Nicaragua 2015 que escogerá a su sucesora.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Lo último

Encuesta

¿Cree que el chavismo es responsable del grave daño ecológico que se ha expandido desde el Arco Minero a gran parte de la región?

Las Más Leídas