MIAMI.- ¿Ha notado cómo el aire está más ligero? Si vive cerca de un lago o canal ¿está más transparente? o ¿de dónde salió la gran capa de polvo que tiene su auto? Todo esto tiene una explicación y es que el tiempo de cuarentena le ha dado al planeta Tierra una pausa que le debíamos desde hace tiempo.

Las primeras semanas que Italia vivió el encierro por coronavirus llegaron las primeras imágenes desde Venecia, donde las aguas de los canales eran tan transparentes, era posible divisar el fondo, ver las algas y los peces que regularmente no se verían a simple vista.

Te puede interesar

En China la gran masa de polución ha descendido a niveles mucho más bajos a los que los habitantes del gigante asiático habían registrado desde los juegos Olímpicos de Beijin en 2008, cuando el régimen de ese país prohibió el uso de automóviles de mientras durara el encuentro deportivo.

Entretanto, en la costa noreste de Estados Unidos, prácticamente Nueva York, Washington y Boston respiran aires frescos de campo, bueno no tanto, pero sí los niveles han descendido a niveles inimaginables.

Miami, nuestra ciudad, no ha escapado a esos cambios. Si bien la Ciudad del Sol cuenta con una calidad del aire de regular a buena esto se debe a que no contamos con grandes industrias de alto impacto ecológico y que nuestro aire se limpia gracias a las corrientes de aire que fluyen desde la Bahía de Biscayne por el Este y del Golfo de México por el Oeste, pero aún seguimos contaminado de muchas otras formas.

En una conversación con DIARIO LAS AMÉRICAS la directora de medioambiente y sustentabilidad de Miami Beach, Elizabeth Wheaton, nos contó cómo el ambiente ha comenzado a sanearse así mismo, aunque también la ciudad ha puesto un gran empeño en limpiar a profundidad la arena de las playas Wheaton no desestima el poder de la madre tierra: “Somos muy afortunados porque de por sí la Bahía de Biscayne es bastante limpia pero ahora tenemos una situación excelente debido a que las playas están cerradas”.

Luego continuó: “Durante la limpieza profunda que hemos realizado en estos días básicamente hemos sacados de la arena plásticos pequeños, tapas de botellas, bolsas, latas y objetos que las personas dejan en la arena cuando van a la playa. Solo que esta vez también hemos podido excavar un poco más y sacar otro tipo de basura que no se recoge a diario y que quedan enterradas un poco más profundo en la arena”.

miami beach foto jjblancoh 1.jpg
Durante el confinamiento social decretado por la pandemia de COVID-19, Miami Beach "rejuvenece" su paisaje.

Durante el confinamiento social decretado por la pandemia de COVID-19, Miami Beach "rejuvenece" su paisaje.

Fauna curiosa

Como ha ocurrido en otras ciudades del mundo, la poca presencia humana ha permitido a los animales a aventurarse en la ciudad. En varios lugares del mundo se han visto zorros, ciervos, jabalíes, monos y otras especies se pasean en las calles sin sentirse amenazados. Los cisnes que se han visto en Internet deambulando por Venecia son pura imaginación hecha en Photoshop, son falsos.

Nuestras costas no han sido la excepción: “Acá en Miami Beach hemos visto manatíes, delfines incluso tiburones” asegura Wheaton “eso es signo de un ecosistema saludable, también hemos avistado una gran cantidad de pájaros de distintas clases, sabemos que estas especies siempre han estado aquí pero ahora se ha vuelto mucho más fácil verlos. Creo que quienes viven en Miami Beach o nos visitan, cuando regresen, deben tomarse el tiempo de admirar nuestra bahía y disfrutar el mar del Océano Atlántico. Tenemos que ser más conscientes y disfrutar de esta ciudad única en el mundo” asegura.

Festín científico

En una entrevista para la revista The Atlantic la ecologista marina Michelle Fournet, quien se especializa en el estudio de ambientes acústicos, contaba como planea ubicar micrófonos marinos en las costas de Alaska y Florida donde ha estudiado a las ballenas jorobadas y otras especies marinas.

Esto sería con el propósito de conocer cómo las aguas han cambiado por la ausencia de las grandes cantidades de ruido que los cruceros y barcos, que operan en esas zonas, y que son causas de estrés para especies sensibles como las ballenas, manatíes y delfines.

“Poner esos barcos fuera del tránsito por esas agua ha reducido la cantidad de ruido y casi que de forma instantánea estamos experimentando una pausa sin precedente como no lo habíamos hecho en décadas” comentó.

“Yo he estado presente en las noches durante la inspección de las tortugas marinas” aseguró Wheaton, “y no podía creer lo limpio que está todo, nunca había visto las playas en un estado tan hermoso, una de las cosas a las que estamos haciendo es el seguimiento a la temporada de desove de las tortugas marinas que ocurre cada año y que comenzó el pasado primero de abril, va a ser interesante ver como esta situación va a impactar esos números”.

Marrón alga

El año pasado las costas de Florida, principalmente en la costa Oeste, sufrieron cuantiosos daños debido a la llamada marea roja con el desborde del lago Okeechobee hacia ambos litorales y el descomunal exceso del zargazo (algas muertas de color marrón que se depositan a las orillas del mar).

Wheaton no es muy optimista en que este año la situación sea diferente. “Desafortunadamente las mareas rojas y el zargazo son partes de un fenómeno global” explicó.

“Lo que ha pasado en el sur de la Florida es la repercusión de la agricultura que se lleva a cabo al norte del estado y las emisiones de los gases invernadero, son factores que hacen que tengamos océanos más cálidos y por su puesto aire mucho más caliente y eso ayuda enormemente a la proliferación del zargazo, estos son procesos que tendrían que cambiar en un período de tiempo muy largo en orden de ver resultados reales, ya el condado de Miami-Dade contrató una compañía que se va a encargar de remover estas algas en los puntos de acceso más populares de las bahía, esto esta pautado que ocurra a principios de Mayo”, apuntó.

Al regreso

Después de que pase el huracán de la pandemia vendrá la calma, y de huracanes tenemos bastante experiencia en Florida, y sabemos que en algún punto del año nos encontraremos nuevamente disfrutando del Sol y la arena pero Wheaton cree firmemente que todos debemos cambiar como sociedad a la hora del tan ansiado regreso.

“La naturaleza se está dando la oportunidad de respirar un poco y recobrarse. Cuando la vida regrese a la normalidad tenemos que pensar un poco más en la madre tierra, tener más conciencia de lo que tenemos y eso comienza por no dejar basura tirada en la playa tampoco arrojar químicos al agua porque estos tienen un gran impacto en ella”, reflexionó.

Luego argumentó: “Espero que como sociedad trabajemos juntos y prestemos más atención a las actividades que hacemos día a día, como ir en auto o caminar hasta el supermercado, decidir si comprar contenedores reusables para evitar usar bolsas de plástico y otros materiales para envolver las cosas, traer bolsas y botellas reusables a la playa es muy conveniente también al igual que disponer de alguna bolsa para los desechos que generemos durante nuestra visita al mar”.

Aparecen en esta nota:

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Debería el gobernador DeSantis emitir medidas sanitarias de carácter obligatorio para todo el estado? 41.44%
¿Las medidas deberían ser potestad de los gobiernos locales según se requieran? 30.95%
¿Las medidas sanitarias deben ser decisión individual de cada persona? 27.61%
26967 votos

Las Más Leídas