MIAMI.-Con la pasión por la música latinoamericana a flor de piel y la convicción de sentirse libre, Miguel Poveda subirá el telón del Flamenco Festival Miami el sábado 21 de marzo, en el Knight Concert Hall, del Arsht Center.

El cantaor, cuyas influencias artísticas se nutren de diferentes géneros musicales y la fusión de sonidos, asegura que esa mezcla a la que ha estado expuesto desde la infancia continúa presente hasta hoy, no solo en su música, sino también en la persona en la que se ha convertido.

Te puede interesar

Y en el Festival de Flamenco de Miami, cita a la que ha asistido en tres ocasiones, encuentra precisamente la diversidad que tanto defiende.

“La diversidad me hace identificarme con la ciudad y con el festival, porque esa es mi bandera. He crecido en un ambiente muy diverso: no soy andaluz, pero hago flamenco. Y he crecido con los discos de los Beatles de mi padre, pero también con los de flamenco, que eran de mi madre. Crecí en Barcelona, rodeado de músicos del jazz de todas las disciplinas posibles. Soy un alma libre, entonces, todos esos elementos hacen que me sienta un poco como en casa”, manifestó Miguel Poveda a DIARIO LAS AMÉRICAS.

“(Esa mezcla) ha contribuido en el aspecto de hacerme un ser libre y amante de todo lo que emociona, de la belleza, sin sentir que sea menos auténtico por alejarme del mundo del flamenco o acercarme a otras músicas. Yo considero que el crecer de esa manera me ha hecho un alma libre y me ha dado la capacidad de disfrutar más allá de lo que es mi tronco musical: el flamenco. Y eso gracias a mi madre, que además de escuchar flamenco, ponía los discos de Carlos Gardel, de Lucho Gatica, porque le gustaba mucho el bolero. Y eso hace que me sienta un poco más globalizado, eso se lo debo a mis padres”, añadió.

A Poveda, quien cuando pequeño se enternecía con los artistas que veía en la televisión, le sedujo el modo de expresión que encuentra en las composiciones flamencas.

“Las letras, sobre todo, algunas que están hechas con una poesía popular, muy sencilla pero cargada de emoción y verdad como en la ranchera, el tango, el bolero, con esa verdad que expresa la música popular con la que se le canta al pueblo”, expresó.

“Yo siempre me quedaba embobado cada vez que ponían un programa de música en la televisión. Ahora cada vez hay menos, es más complicado ver un programa de música, por lo menos en España. Pero cuando los había y yo veía a los artistas en el escenario, yo conectaba con algo muy especial, soñaba con conocer a uno de ellos y me quedaba en mi mundo imaginario soñando que sería artista, que saldría en televisión y me vestiría elegante. Ese sueño siempre lo tuve desde que tengo uso de razón, afortunadamente, lo pude cumplir”, recordó.

Nuevos rumbos

Ahora, ya un artista consagrado del flamenco, anhela conquistar nuevos horizontes.

“Mi sueño es venir mucho más seguido a América. De hecho, mi proyecto es sobre la influencia que tengo de América, del tango de Buenos Aires, de la ranchera, del son cubano y el guaguancó. Todos esos géneros con los que también he crecido los incluyo en mi música flamenca”, contó.

“Y mi sueño es que estoy empezando de nuevo, que no me conoce nadie y voy a la conquista- en el mejor sentido de la palabra- de nuevos públicos (risas) Mi sueño está en América”, agregó.

Poveda ya trabaja en función de materializar esas aspiraciones. En el escenario de la décimo tercera edición del Festival de Flamenco de Miami dará un adelanto de lo que viene junto a otros artistas.

“Estoy trabajando en ideas, en proyectos, en encuentros con otros artistas. En Miami, el 21 de marzo he invitado a Chabuco, que es uno de mis artistas latinos favoritos, que viene de la música tradicional colombiana, del vallenato, pero es un gran bolerista, un gran músico y cantante, muy camaleónico y tiene una aurea muy bella y especial. Es un disfrute cantar con él”, dijo.

Un amor inexplicable

Aunque no sabe explicar esa fascinación que le nace por los sonidos latinoamericanos, reconoce la importancia de ahondar en las raíces de la música que desde otras épocas se ha conjugado con la versatilidad del flamenco.

“Al flamenco ya lo fusionaron con otros géneros en los años 20 cantaores como Pepe Marchena, que incluyó la guajira, los cantes de ida y vuelta, que tienen mucha reminiscencia latinoamericana. Los cantaores de aquella época ya cantaban muchas canciones que venían de Latinoamérica. De hecho, yo conocí muchas rancheras a través de cantaores flamencos, no de los cantantes de rancheras. Luego me di cuenta de que esas canciones no eran flamencas, que venían de Latinoamérica”, expuso.

“Desde pequeño me han llamado la atención (los sonidos latinoamericanos) Y con los años se van acrecentando las ganas. Para construir algo, uno tiene que ir a los cimientos, a lo verdadero, a lo auténtico, a lo que conecta con la tierra, con lo puro. Yo siempre he estado rodeado de gente mayor; me encanta darles presencia a los maestros, a los creadores de la música tradicional, los que conservan la raíz y la van inculcando en las nuevas generaciones. Desde pequeño he tenido esa inquietud por la música popular. La razón no la sé, pero quizás es una cuestión de sensibilidad”, añadió.

Sobre la posibilidad de hacer un disco de música latinoamericana, comentó:

“Sí, más que hacer fusiones, serían encuentros con músicos y artistas, que a pesar de que nos separan miles de kilómetros, nos une un sentir muy parecido. Creo que la música tiende puentes, que a veces los políticos y el ser humano, en general, no son capaces de lograr. Por muchas reuniones que tengan, a veces no se ponen de acuerdo. Y la música sí se pone de acuerdo, sí tiende puentes y hace convivir a las personas en un mundo donde la convivencia es tan necesaria”.

En cuanto a sus preferencias en materia de música, la lista de dónde escoger es amplia y variada.

“A mí me gusta mucho la música cubana. Hay un grupo venezolano que se llama Waco, que me encanta. Me gusta la música salsera, pero luego también me encanta Michael Bublé o me gusta mucho la brasileña Elis Regina, o de repente la canción francesa. En fin, me gusta la música en general, sobre todo, los sonidos latinos de la música tradicional y popular. Me encanta la música de raíz, de esa escucho todo lo que puedo”, detalló.

Intenso en el escenario y sosegado en la privacidad de su hogar, el artista español dijo apreciar hoy más la vida en familia.

“Soy un hombre que ya con los años valora mucho el silencio, la calma, mi hogar, mi familia; una persona muy espiritual. Tengo defectos como todos, pero creo que soy buen ser humano y bastante espiritual”, reveló.

“Pero cuando subo al escenario me transformo. Puedo ser muchas cosas, mientras sea lícito: superficial, profundo, alegre, trágico, todo lo que la música flamenca me permite, porque es una música tan intensa. Soy intenso al máximo, pero cuando llego a casa pierdo la intensidad y busco la calma, la lectura, mi hijo, mi pareja”.

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas