Especial
@DesdeLaHabana

LA HABANA.- Desde la cinco y media de la mañana comienzan las preocupaciones para Alexis, dueño de una cafetería que vende sándwiches, jugos y comida criolla en la barriada de La Víbora, en el sur de La Habana.

Te puede interesar

Como la mayoría de los negocios gastronómicos privados, la cafetería radica en el domicilio familiar. El trasiego constante de personas y el uso del único baño sanitario por parte de los empleados afectan la privacidad de su esposa e hijos.

Cuando en 2011 abrió el negocio, el propósito inicial era comprar una vivienda con las ganancias, en la azotea construir un apartamento y utilizar la actual vivienda exclusivamente para la cafetería. “Pero no fue posible. Mucha gente en Cuba cree que los negocios privados ganan muchísimo dinero y sus dueños se dan la gran vida. Nada más alejado de la realidad. Debido al desabastecimiento en los mercados y las regulaciones de precios implementadas por el Estado, unos cuantos negocios se han visto obligados a cerrar. Se magnifica a los emprendimientos que triunfan, por lo regular ubicados en Centro Habana, Habana Vieja, Vedado y Miramar. Se relega al resto, que es la inmensa mayoría y que gana lo justo para vivir en las difíciles condiciones que vive el país”, señala Alexis.

Varios dueños de hostales, bares, restaurantes y cafeterías alejados de las zonas turísticas de La Habana, comentaron a DIARIO LAS AMÉRICAS que por cada negocio exitoso, al estilo de paladares como La Guarida o San Cristóbal, bares como Shangrilá, heladerías como El Gelato o impresionantes mansiones dedicadas al hospedaje en Miramar, hay veinte pequeños negocios ahogados por la escasez de alimentos, las prohibiciones y la afilada cuchilla arancelaria.

AP Negocios privados en Cuba.jpg1.jpg
El barbero Yacel Shang, quien fue deportado de México cuando intentaba llegar a Estados Unidos, corta el cabello a un cliente en su barbería instalada en su casa en La Habana, Cuba, el sábado 11 de enero de 2020.

El barbero Yacel Shang, quien fue deportado de México cuando intentaba llegar a Estados Unidos, corta el cabello a un cliente en su barbería instalada en su casa en La Habana, Cuba, el sábado 11 de enero de 2020.

“Tu lees en la prensa extranjera del éxito de negocios privados de gastronomía y hospedaje en Cuba y se piensa que a todos nos va viento en popa. Pero La Habana no es solo el Vedado, Miramar, Atabey o Habana Vieja, donde se mueven turistas, residen diplomáticos y muchos habaneros suelen ir de compras o de paseo. Los periodistas tienen que hablar con dueños de negocios en [los vecindarios] Párraga, San Miguel de Padrón, Calabazar o Santiago de las Vegas, lugares donde hay que ser muy creativos y tener buenos contactos en el mercado negro para ganar dinero. Y no hablemos de los negocios fuera de la capital: excepto Viñales en Pinar del Río y Varadero en Matanzas, localidades turísticas con una fuerte presencia de emprendimientos privados, en las restantes provincias están ‘jamando soga’ [pasándola muy mal]”, explica Alexis.

Lidia, dueña de una casa de citas destinada a parejas, en Río Verde, Boyeros, confiesa que tiene que lidiar con inspectores corruptos, altos impuestos y desabastecimiento en tiendas por divisas y mercados estatales. "A 'mulas' tengo que comprarles sábanas, toallas y hasta condones. Hace cinco años, una caja de cerveza Cristal costaba 24 cuc y 20 o 21 cuc en el mercado subterráneo, ahora no baja de 28 o 30 cuc. A eso súmale el gasto de combustible y la pérdida de tiempo, recorriendo la ciudad en busca de alimentos e insumos. Antes podía ofrecer cuatro o cinco platos a base de carne de res, cerdo, pollo, carnero o pescado. Ahora solo se puede conseguir puerco y pollo. En el caso del pollo, la venta está limitada a diez libras por persona. Al gobierno dictar medidas para topar los precios de la cerveza y otros productos, le ha abierto la puerta a las ilegalidades, doble contabilidad y trampas financieras".

AP Negocios privados en Cuba.jpg
Amarilis Placensia tiende una cama en una casa alquilada a turistas en La Habana, Cuba, el sábado 11 de enero de 2020.

Amarilis Placensia tiende una cama en una casa alquilada a turistas en La Habana, Cuba, el sábado 11 de enero de 2020.

Joel, dueño de una pizzería, dice que "el Estado te exige como si vivieras en Suecia, pero no acaba de abrir un mercado mayorista, y a estas alturas del juego, cuando ni siquiera tienen comida para ofrecer al pueblo, no lo abrirán. También te exige tener una cuenta de banco con el 65% del dinero declarado y a un trabajador contratado, pagarle como mínimo 60 pesos diarios, cuando el Estado le paga 20 pesos. Nos ponen un montón de controles y regulaciones sanitarias y que a los establecimientos estatales no les ponen. Encima, tienes que ir a las tiendas por divisas o al mercado negro a ‘pugilatear’ [gestionar] el queso, la harina y el aceite, productos que por la escasez les han subido los precios. Sin embargo, los precios de venta están topados por el gobierno. Es una pelea de león a mono, con el mono amarrado”.

Agustín, propietario de la paladar Villa Hermosa, una casona de puntal alto de principios de siglo XX, localizada a un costado del Parque Córdoba, en La Víbora, invirtió en su reparación más de 15.000 dólares. Y más de 10.000 dólares en la adquisición de electrodomésticos y en la construcción de un ranchón con techo de guano para almuerzos y cenas. “Todo el mundo me decía que estaba loco. Abrir un negocio en un barrio periférico es complejo. Incluso moviendo ciertos resortes, como pagarle 5 cuc por cada turista que me trajeran a choferes de ómnibus o taxis de turismo, he tenido pérdidas considerables en los últimos meses. Si me he mantenido, ha sido esperando la llegada de una época de vacas gordas. Pero si sigo teniendo pérdidas, tendré que cerrar. Y ni siquiera he recuperado el dinero invertido”.

Cuando un negocio está en quiebra, se intenta recuperar el dinero invertido o ganar dinero sin tener que trabajarle al Estado, a falta de mecanismos legales, los dueños recurren a una treta: venderlo o rentarlo a otras personas. Un cuentapropista aportó más detalles: “Son tipos que nadie sabe de dónde sacan tanto dinero. Se rumora que son parientes de personajes del gobierno o de empresas militares bien ‘enchufadas’. No lo puedo confirmar. Pero es cierto que cuando estás en aprietos financieros, contactas con alguno de estos personajes, ellos valoran a la baja el dinero a pagar y entonces tienes dos opciones: o se lo vendes y tu pasas a ser su empleado, o se lo alquilas”.

Ya numerosos dueños de cafeterías, bares y paladares ubicados en las afueras de La Habana han recurrido a esa alternativa para frenar las pérdidas. Otros han tenido que entregar la licencia. Su emprendimiento ni siquiera les interesa a los usureros de nuevo cuño que andan a la caza de negocios fallidos.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Sabe a dónde ir y a quién acudir en Miami si sospecha que se ha contagiado con el nuevo coronavirus COVID-19?

Sí, tengo todos los teléfonos de emergencia que necesito
Sí, pero quisiera tener más información sobre eso
Iría directo a un servicio de emergencia
Consultaría con mi médico primario
No tengo toda la información. Llamaría al 911
No sabría qué hacer. Necesitaría ayuda
ver resultados

Las Más Leídas