Recientemente lidere una carta bipartidista y bicameral al Presidente, junto a mis colegas los representantes Mario Díaz-Balart (R-FL), Carlos Curbelo (R-FL), Eliot Engel (D-NY), Paul Cook (R-CA), Albio Sires (D-NJ), Debbie Wasserman Schultz (D-FL), Ann Wagner (R-MO), Robin Kelly (D-IL) y los senadores Marco Rubio (R-FL) y Bill Nelson (D-FL), instando a la Administración en Washington a usar la autoridad otorgada bajo la Ley Global Magnitsky de Responsabilidad de Derechos Humanos, para responsabilizar a personas en Nicaragua involucradas en abusos a los derechos humanos y actos de corrupción.

En la carta, hacemos un llamado al Departamento de Estado y al Departamento del Tesoro para que tomen medidas inmediatas para determinar si Sonia Castro, Laureano Ortega Murillo, Juan Carlos Ortega Murillo y Gustavo Porras merecen, de acuerdo con los criterios de la ley, ser sancionados.

A medida que muchos nicaragüenses tratan de ejercer sus derechos de libertad de expresión y asociación, la violencia en Nicaragua continúa en pie con más de 400 personas muertas a manos del régimen de Ortega. La Administración en Washington ha tomado las medidas necesarias para responsabilizar a funcionarios clave del régimen de Ortega por estos atroces actos de violaciones de derechos humanos e insolentes actos de corrupción. Sin embargo, mientras Ortega y sus compinches continúan intensificando su represión contra el pueblo nicaragüense, hostigando, golpeando y deteniendo arbitrariamente a cualquiera que exija la salida de Ortega del poder, los EEUU puede y debe hacer más.

Una manera de poder hacer más es designando y sancionando a más individuos bajo la Ley Global Magnitsky. Ninguna persona, independientemente de la posición que ocupe, tiene derecho a abusar de las libertades de los demás. Es por eso que mis colegas y yo estamos instando a la Administración a investigar las acciones infames de cuatro individuos, incluyendo a dos hijos de Ortega, Laureano Ortega Murillo y Juan Carlos Ortega Murillo. Al utilizar esta herramienta vital de política exterior de Estados Unidos, podemos poner fin a la impunidad y enviar un fuerte mensaje al régimen de Ortega.

Nuestra comunidad del sur de la Florida se une a los nicaragüenses que luchan por recuperar su democracia y libertad. Nuestro país defiende nuestros valores de democracia, libertad y derechos humanos y no debemos permitir que las acciones de Ortega queden impunes.

Las opiniones emitidas en esta sección no tienen que reflejar la postura editorial de este diario y son de exclusiva responsabilidad de los autores.

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas