Embed

Te puede interesar

MIAMI.- Líderes que representan a la oposición cubana dentro y fuera de la isla se reunirán el próximo 25 de octubre en un foro en Miami, en cuyo contexto será ratificado el “Acuerdo por la Democracia en Cuba”, pactado en Miami, en 1998, una especie de “carta de navegación” que debe conducir a la pérdida del poder que ostenta el régimen castrista desde hace seis décadas.

Al respecto, el secretario nacional del Directorio Democrático Cubano, Orlando Gutiérrez-Boronat, señaló que "acoge y respalda" el llamado hecho por la activista Rosa María Payá, promotora de la iniciativa Cuba Decide, "para lograr la unidad de las organizaciones opositoras bajo el criterio de ratificar un pacto que sigue vigente por la libertad de nuestros hermanos en Cuba”.

El acuerdo suscrito por 120 asociaciones opositoras al régimen cubano, que fue refrendado en Polonia, en 2007, y en otros años y lugares diferentes, plantea la realización de elecciones “a través del ejercicio del sufragio universal directo y secreto para elegir a sus representantes y el derecho a postularse para cargos públicos”.

Otro de sus 10 puntos, establece: “Promulgar de inmediato una amnistía general para la liberación de todos los presos políticos, incluyendo a aquellos condenados por falsos delitos comunes, y cancelar las causas políticas pendientes contra los cubanos exiliados para facilitar su regreso a la patria y su reincorporación a la vida nacional”.

El foro titulado “Pasos del cambio en Cuba” contará con la participación del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, y se realizará en la Torre de la Libertad, lugar emblemático del centro de Miami, al que llegaron los primeros cubanos exiliados tras el asceso de Fidel Castro al poder en 1959.

De igual forma, se espera la asistencia del presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, y del secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, aunque la participación de ambos aún no está confirmada.

El encuentro también servirá de escenario para denunciar la “ilegitimidad” del “nuevo gobierno dictatorial designado en octubre”, según dijo Rosa María Payá a DIARIO LAS AMÉRICAS durante una transmisión en vivo a través de Facebook desde nuestra redacción.

En efecto, desde el pasado 10 de octubre el régimen cubano tiene nuevas figuras en su aparente “nuevo sistema de gobierno”, con cargos de presidente, vicepresidente y primer ministro que, de acuerdo con Paya, “ningún cambio real van a traer para los cubanos, solo más represión”.

Según Gutiérrez-Boronat, “el paso dado por Rosa María Payá es un avance hacia la unidad de la resistencia, el exilio y la oposición interna bajo dos pilares fundamentales: el Acuerdo por la Democracia y trabajar juntos por el aislamiento internacional del régimen ilegítimo que oprime a Cuba”.

Con relación al segundo punto, el activista aseguró que “la nación cubana necesita como motivo de vida, para poder seguir existiendo, sacar del poder a este régimen y para lograrlo es necesario que nos unamos las organizaciones genuinas que luchamos con este fin”.

Por su parte, el presidente del Movimiento Democracia, Ramón Saúl Sánchez, quien también se sumó a la propuesta de unidad de las organizaciones opositoras cubanas, aseveró que “este es un momento muy importante para 'reordenar la casa' y extender nuestro trabajo hacia otros países de América Latina”.

Sánchez, conocido por su ardua lucha por la libertad de la isla, señaló que “el continente vive momentos muy críticos a raíz de unas mafias revestidas de la ideología del llamado socialismo del siglo XXI, que están intentando recobrar el control del poder”.

Otros puntos del acuerdo

Los otros ocho puntos que conforman el denominado Acuerdo por la Democracia en Cuba son los siguientes:

Organizar un poder judicial independiente, imparcial y profesional.

Reconocer y proteger la libertad de expresión, de prensa, de asociación, de reunión, de manifestación pacífica, de profesión y religión.

Amparar a los cubanos contra todo tipo de desalojo arbitrario de sus viviendas, así como contra toda detención, registro, allanamiento, confiscación o agresión arbitraria, y contra la violación de su correspondencia, documentos, y otras comunicaciones y defender el derecho de todos a la intimidad y el honor.

Legalizar de inmediato a todos los partidos políticos y demás organizaciones y actividades de la sociedad civil.

Referirse a la Constitución de 1940, en lo aplicable, durante el período de transición y convocar a elecciones libres con la supervisión de organismos internacionales, en un plazo no mayor de un año, para un Congreso Constituyente que establezca una Constitución y que durante su existencia pueda legislar y fiscalizar al Ejecutivo. Lograda así la legitimidad democrática, convocará a elecciones generales según establezca la Constitución.

Reconocer y proteger la libertad de gestión económica; el derecho a la propiedad privada; la libertad sindical; el derecho al convenio colectivo y a la huelga; el derecho a la participación real del pueblo cubano en el desarrollo económico; y el acceso a la salud y la educación públicas e iniciar el restablecimiento de los valores cívicos en la misma.

Tomar con urgencia medidas para proteger la seguridad medioambiental y proteger y rescatar el patrimonio nacional.

Propiciar y garantizar la profesionalidad, dignidad y neutralidad política de las Fuerzas Armadas y crear cuerpos de orden público cuyas normas de conducta se ajusten a los principios de este Acuerdo.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Está de acuerdo con la visita de Estado de los reyes de España a Cuba?

No
No sé
ver resultados

Las Más Leídas