MIAMI.-Orlando Fundichely vive su gran sueño de ser productor en Miami. Aunque el actor cubano, afincado en Perú en los últimos años, había incursionado en esa faceta en ese país, la Capital del Sol ahora le abre las puertas para realizarse más allá de los tantos personajes que ha encarnado en la pantalla chica, desde que saltara a la fama en su natal isla en la década de los 90.

Por estos días ocupa su tiempo en dos proyectos, que lleva a la par y de la mano de grandes amigos y colegas de escena. Junto a su coterráneo Albertico Pujol, produce una serie de cortos titulada Mi primo en Miami, que se trasmite a través de la página de Facebook y el canal de YouTube de Cubita NOW, escrita y dirigida por Rolando Tarajano.

Te puede interesar

“Es una comedia de contenido social. Hoy en día en las redes sociales hay mucha gente haciendo humor, incluso, muy bueno. Pero nosotros decidimos hacer un humor que cuente historias reales, temas que reflejen el día a día del cubano y también de otras nacionalidades”, expuso a DIARIO LAS AMÉRICAS Fundichely, quien también se puso delante de las cámaras en este proyecto.

Se trata de situaciones cotidianas con las cuales es fácil identificarse, desde la llegada de un familiar del exterior que se convierte en una carga financiera o el que escucha consejo de quien no debe. Y a un mes de su estreno, la serie de los divertidos episodios cuenta con gran audiencia virtual.

“Había conversado hace mucho tiempo con Rolando Tarajano, un gran amigo que es dramaturgo, actor y director de escena, sobre unos contenidos que él tenía. Me puse a hurgar en ese archivo y le dije que teníamos una serie de contenido social de comedia. Empezamos a adaptarlos y lo presentamos, y gracias a Dios surgió este nuevo proyecto”, recordó.

La aventura

“Somos un equipo que tiene mucho oficio, nos conocemos desde hace años. Con Albertico trabajé desde Cuba, en Día y Noche, nos entendemos de mirarnos y todo fluye muy bien. Uno llega con un libreto, pero en escena cada quien trae su propia idea. Y eso aporta mucho”, agregó.

Pero también encontró por estos lares otra “aventura”. Se trata de una serie policiaca ambientada en Miami, del escritor que concibiera Día y Noche: Su propia guerra, serie que estrenara en la televisión cubana en 1991 y catapultara la carrera de Fundichely en el papel de Suchel.

El actor arranca las grabaciones de Miami Task Force el lunes 27 de mayo, junto a su paisano Jorge Luis Pila y la actriz Sonya Smith.

“Es amigo mío desde hace mucho tiempo, hemos trabajamos en tres telenovelas, así que le comenté la idea y decidimos lanzarnos. Fui a buscar un escritor en el que creo infinitamente. Es el escritor original de Día y Noche: Su propia guerra y armó un proyecto espectacular. Queremos que trascienda”, contó sobre la serie, que se estrenará a través de la nueva plataforma UniVista TV.

“No tiene nada que ver con Día y Noche, aunque tal vez tenga el mismo tono narrativo. Es una historia completamente diferente. Estoy insistiendo porque quiero que Albertico Pujol también esté en esta serie. Es un gran actor y creo que le aportaría muchísimo”, añadió.

Nuevas rutas

Tras salir de la isla en pleno auge de su fama, el actor ha explorado otros horizontes laborales, que lo han llevado a Perú, Colombia, Venezuela y Bolivia, y este año pudiera pasar por México.

“Miami es mi casa desde hace mucho tiempo. Soy ciudadano americano, llegué a EEUU en 1995, y desde entonces me he mantenido trabajando en otros países, yendo y viniendo, con proyectos acá y dondequiera que me toque. Esta carrera es difícil en ese sentido”, dijo.

Echó raíces en Perú, donde viven sus dos hijas, y había visitado la ciudad en recientes ocasiones en busca de trabajo en la televisión.

“En Miami siempre hemos encontrado buenas oportunidades, al menos yo he tenido mucha suerte. He trabajado con Venevision, Fonovideo, Telemundo, pero en este momento hay muy poca producción aquí. Todo se ha movido a México y ese es el camino casi obligado de nosotros, los actores: irnos a México”.

Por ese motivo no descarta la posibilidad de continuar rumbo al país azteca.

“Nunca dejo de explorar mercados, he trabajado en seis países. Como negarme a México que siempre ha sido una plaza tan importante para los actores. Allá tengo un mánager, que está esperando un huequito para que me pueda mover. Y lo más probable es que tenga que ir, en dependencia de cómo nos vaya acá con los proyectos. Porque si la cosa sigue funcionando aquí en Miami, esa salida va a tardar un poco”, indicó.

Aunque producir era “era algo que hace mucho tiempo quería hacer y no se daba la oportunidad, no ha contemplado dejar de actuar.

“El actor no se puede divorciar de su profesión. La experiencia nos lleva a querer dirigir la orquesta en algún momento, pero es imposible separarse de la profesión que uno ama. Soy actor desde que tengo uso de razón. Nací en un estudio de televisión, así que no me puedo alejar de eso”, expresó.

Su gran rol

Recordado entre los cubanos como Suchel en Su propia guerra, filosofó sobre el éxito de ese papel.

“Lo quiero tanto porque es un personaje que salía en un solo capitulo. Tuvo tanta acogida del público que se quedó y fue colega del Tavo (Albertico Pujol) hasta el final. En un país donde hace falta tanta esperanza, ese personaje trasmitía eso y pienso que por ahí se creó el vínculo con el público”, manifestó.

“Cada personaje tiene su encanto. Cualquiera es interesante mientras se haga con verdad. Eso es lo primero que tiene que tener un personaje, y eso se lo aporta el actor. Esa es la única manera en la que se puede conectar con el espectador”, añadió.

Para encarnar a los 20 años a Suchel, tuvo que pernoctar en una cárcel, una experiencia que dijo haberlo marcado.

“Nunca había pisado una prisión. Estuve dos días ahí dentro. Las cosas que vi allí me marcaron. Tengo anécdotas de ese momento en Cuba. Pero cuando me soltaron en la escena, yo era un presidiario más, tenía el argot popular de ellos”, comentó.

Si hoy concibiera un personaje que lo retratara, simplemente se “reescribiría” a sí mismo.

“Creo que contaría la historia de mi vida, que ha sido una aventura tremenda, muy trágica y cómica a la vez. Me ha tocado mucho de lo bueno, pero también de lo malo. De cierta forma, la historia del inmigrante se podría representar en mi persona. Todos me decían que estaba loco, porque me fui de mi país siendo un actor conocido. Pero yo tenía que atreverme, era un joven con sueños”, afirmó

“Enfrenté un dilema muy grande que era dejar a mi mamá en Cuba. Soy hijo único y me pasó la peor de las pesadillas, que fue perderla y no poder estar ahí para decirle adiós. Eso fue lo más terrible que me ha sucedido en la vida. Pero creo que la vida es una balanza y lo bueno compensa lo malo. Al final entendí que ella no se fue, que siempre ha estado ahí como toda mamá en algún sitio escondida”, recordó.

El hijo de la reconocida actriz cubana Doris García reconoció que ve mucho de su madre en sí mismo, incluso a ella debe su espíritu soñador.

“Aprendí todo de ella, soy el reflejo de mi madre. Me considero una buena persona, porque me educó una gran señora, muy buena madre y profesional, que me enseñó a ser responsable, que en la vida no se logra nada sin sacrificio. Y que uno tiene que perseguir sus sueños. Soy muy sensible y eso lo heredé de ella. Es mi maestra, le debo todo: mi vida y mi profesión”.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas