MIAMI.- Tras casi tres meses de receso más 355.000 alumnos regresan a las escuelas públicas de Miami-Dade, en lo que parece ser un verdadero revuelo que pone a prueba a padres, profesores, personal administrativo y autoridades del orden también.

“Preparamos todo con tiempo”, comentó una señora que llevaba a su pequeño de la mano camino a la escuela. “Las vacunas hace más de una semana, el uniforme también, libretas y lápices. Ayer fue cuestión de revisar que todo estuviera en orden”, añadió.

Te puede interesar

Embed

Al otro lado de la calle la imagen era muy similar: Madres y padres llevaban a sus hijos más pequeños con marcado paso de labor cumplida, mientras otros se valían por sí mismo con sus años de adolescencia a cuestas.

“Se acabaron las vacaciones”, admitió una joven de 14 años, sin quitar la vista de su teléfono celular.

“Los días pasaron muy rápido pero pude disfrutarlos mucho”, reconoció.

Entretanto, la presencia de un carro patrullero advertía a los conductores disminuir la velocidad. “¡Es zona escolar y tiene que conducir a 15 millas por hora”!, repetía una y dos veces.

Su presencia también advertía de los tiempos que vivimos. “Confío en la vigilancia, en todo lo que hacen para prevenir otra locura, como la ocurrió en Broward hace un año”, la matanza de 14 estudiantes y tres profesores, señaló un padre que acababa de dejar en la escuela a su pequeño de cinco años.

“Pero no me gusta la idea de armar a los maestros. No sé lo que hay detrás de todo eso pero me parece una idea loca”, recalcó.

De hecho, la nueva ley de la Florida permite a los maestros portar armas en las aulas, previo entrenamiento, si el distrito escolar en el que ejercen lo autoriza.

En el caso de Miami-Dade y la gran mayoría de los condados la respuesta es no permitirlo.

“Tanto yo como la Junta Escolar (de Miami-Dade) nos oponemos a armar a los maestros”, declaró el superintendente escolar Alberto Carvalho.

“Las armas son para el uso del personal de seguridad y el cuerpo policíaco. No podemos llevar armas adonde no deben estar”, recalcó.

Hace apenas una semana la autoridad escolar de Miami-Dade puso en funcionamiento un nuevo centro de mando de seguridad, desde donde la policía escolar supervisará la seguridad en las escuelas para “identificar, evaluar y responder a cualquier amenaza”.

Y al respecto Carvalho dijo: “Es una bendición tener recursos, tecnología, capacidad y fuerza laboral de tener los ojos en los lugares en tiempo real, con más de 18.000 cámaras de alta definición en 476 escuelas que están conectadas a nuestro centro de mando, que también son monitoreadas por la Policía de Miami-Dade”.

“Más allá de estos recursos, el factor más importante para prevenir una catástrofe es la comunicación”, señaló el educador, reportar cualquier incidente por muy sencillo que parezca.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que EEUU debe aceptar la migración de Bahamas que busca refugio luego del desastre ocasionado por el huracán Dorian?

Las Más Leídas