El 2016 llegó a su fin y es buen momento para reflexionar sobre el año terminó. Me alegra que el 2016 fue un año de muchos logros bipartidistas. El 21st Century Cures Act, haber enfrentado la amenaza de Zika y el NICA Act son ejemplos de cómo el Congreso pudo ayudar al sur de la Florida y nuestra nación. Estoy orgullosa de haber trabajado con mis colegas para promover los intereses de nuestra comunidad y nuestra nación.

Con mi apoyo, el 21st Century Cures Act fue aprobado por el Congreso y firmado por el Presidente. Esta importante ley bipartidista ayudará a acelerar el desarrollo de tratamientos, reducirá las barreras burocráticas en la entrega de curas y permitirá una mayor cooperación entre los investigadores, para poder mejorar la vida de los pacientes. En el sur de la Florida, el 21st Century Cures Act beneficiará directamente a los pacientes de cáncer, asegurando que los hospitales oncólogos como el Sylvester Comprehensive Cancer Center estén protegidos contra los recortes del Medicare. Este proyecto de ley también incluye el Anna Westin Act, una medida que ayudará a hombres y mujeres con trastornos de alimentación, lo cual marca la primera vez que el Gobierno federal dirige atención directamente a los trastornos alimenticios y daños que los mismos ocasionan.

Este año, nuestra comunidad se enfrentó al virus del Zika, el cual fue una grave amenaza para nuestras familias, empresas, economía y turismo. La labor del personal de primeros auxilios , combinado con los esfuerzos de residentes informados, limitaron con éxito la propagación y el impacto de esta epidemia. De hecho, justo antes de la temporada festiva, el gobernador Scott suspendió la advertencia de viaje en South Beach, poniendo fin a la última zona activa de transmisión local de la enfermedad transmitida por mosquitos en el condado Miami-Dade.

A nivel nacional, estuve orgullosa de liderar nuestra delegación del Congreso del Sur de la Florida en una larga e implacable campaña para lograr ayuda federal y asegurar que nuestra comunidad tuviera todos los recursos necesarios para combatir esta amenaza. Continuaré trabajando con mis colegas en el Congreso para asegurar que el Sur de la Florida reciba el apoyo federal que requiere para reembolsar a los gobiernos locales por sus costos combatiendo el zika, apoyar a las pequeñas empresas locales impactadas por las advertencias de viajes y aumentar los recursos de detección y atención dezZika en nuestra comunidad.

Durante el 2016 también logramos un importante adelanto en la lucha por el avance de los derechos humanos y la democracia en todo el mundo. Este año, la Cámara de Representantes aprobó por unanimidad el NICA Act, un proyecto de ley que responsabilizará a Ortega y su régimen por violar los derechos humanos y manipular el proceso electoral para su propio beneficio político. Al aprobar este proyecto de ley, la Cámara ha tomado medidas para impedir que Ortega acceda a fondos internacionales hasta que se implementen reformas que promuevan la democracia, fortalezcan el estado de derecho y respeten los derechos humanos en Nicaragua. Hemos demostrado que seguiremos apoyando al pueblo de Nicaragua y ayudando a la sociedad civil en los programas de democracia y gobierno, y no permitiremos que Ortega continúe por este peligroso camino sin graves repercusiones. También trabajé para asegurar la extensión del Venezuela Defense of Human Rights and Civil Society Act. Esta ley ayuda al pueblo de Venezuela y lucha contra la falta de derechos humanos y democracia en el país, penalizando a los violadores de derechos humanos, al mismo tiempo demostrando que Estados Unidos seguirá firme en solidaridad con quienes buscan la libertad y la justicia.

El 2016 terminó con la infame vida de Fidel Castro, cuyo más de medio siglo de sangriento gobierno destruyó la vida y las esperanzas de generaciones de cubanos. Aunque la isla sigue siendo prisionera de los Castro, el mensaje para el tirano es ahora más claro que nunca: ningún régimen, independientemente de su líder, tendrá legitimidad si no ha sido libre y democráticamente elegido por el pueblo de Cuba. Ahora más que nunca, me comprometo a apoyar y servir como una voz para aquellos que anhelan la libertad hasta que los gulags sean cerrados, se celebren elecciones, se liberen los presos políticos y se restablezca la libertad en Cuba.

A pesar de los muchos desafíos, en el 2016, los republicanos y demócratas nos unimos para encontrar soluciones necesarias a muchos problemas apremiantes. Hemos sido capaces de reformar la forma en que desarrollamos y realizamos tratamientos y curas a estadounidenses, mientras que también ayudamos a los pacientes de cáncer en el sur de la Florida y ayudamos las necesidades de los que sufren de trastornos de alimentación. Pudimos combatir el virus del Zika y defender la libertad y la democracia alrededor del mundo. El próximo año, continuare trabajando arduamente en el Congreso y con la nueva administración para ayudar a las familias del Sur de la Florida y mejorar nuestra economía. El año 2016 fue un testamento de que cuando personas de buena voluntad se unen, aunque tengan diferencias políticas, pueden trabajar para el bien de todos los estadounidenses.

¡Mi familia y yo les deseamos un nuevo año lleno de felicidad junto a sus seres queridos!

 

Deja tu comentario