MIAMI.- La creciente preocupación en Cuba por la carencia de artículos de aseo y órdenes gubernamentales que restrinjan el avance del coronavirus en la isla, obliga a empresarios cubanos y dueños de restaurantes a tomar medidas por su cuenta.

En un extenso reportaje publicado por DIARIO DE CUBA, uno de los trabajadores de Hostal Thelvia, en Trinidad, Sancti Spíritus, declaró: "Nos hemos acostumbrado al sonido de las ambulancias entrando y saliendo de la ciudad para recoger casos sospechosos".

Te puede interesar

Este negocio privado ha sido uno de los primeros en notificar su cierre en la ciudad, ante el temor a la expansión del Covid-19 y la inacción del Gobierno a la hora de frenar la entrada de viajeros.

A Trinidad —donde se han detectado algunos de los casos positivos extranjeros conocidos en Cuba— continúa entrando diariamente un gran número de turistas. Según datos oficiales publicados por el semanario Escambray, esta semana estaban rentados allí más de 1.200.

"Nos sentimos comprometidos con la campaña de detener la transmisión al permanecer saludables y socialmente distantes. Por lo tanto, cerramos nuestra casa particular durante al menos un mes. Alentamos a todos los negocios privados en Cuba a seguir esta tendencia", publicó el Hostal Thelvia en Facebook.

"Creemos que es la mejor forma de protegernos nosotros y de así proteger a los demás. No seguimos ninguna campaña, pero sí exhortamos al resto de los trabajos privados a que hagan acciones parecidas", dijo la fuente consultada por DIARIO DE CUBA.

"Trinidad sigue recibiendo muchísimo turismo, no tanto individual como el que viene por agencias, en grandes grupos. Se observa diariamente un flujo bastante grande", concluyó.

Otro hostelero que ha decidido cerrar en la ciudad es Julio Muñoz, dueño del hostal Casa Muñoz.

"Ya yo cerré mi hostal y restaurante comenzando un período de autoaislamiento pues no puedo poner en peligro la salud de mi familia y empleados. Otras personas están siguiendo mi ejemplo. No te podría decir la cantidad exacta, pero a cada momento se suman más. Por ejemplo de cuatro restaurantes que rodean al mío, tres han cerrado", declaró Muñoz a DIARIO DE CUBA.

Uno de los que decidió el cierre, el restaurante Cubita Santander, lo comunicó en su página de Facebook.

"Tomamos la decisión compartida entre todos los trabajadores. Costó mucho, pero creemos que es lo más acertado, por nuestro equipo, nuestros clientes y todas las familias trinitarias", dijo el restaurante.

Otros hosteleros de Trinidad, que hablaron bajo condición de anonimato, expresaron también preocupación.

"Nosotros hemos cerrado en principio hasta el 24 de abril", dijo la dueña de un negocio. "Los dos restaurantes particulares más emblemáticos de Trinidad, el San José y el Adita Café, también han cerrado", señaló.

"Estamos haciendo un llamado a la gente para que no salga de sus casas, pero ya sabes como es la gente de imprudente. En mi casa tuve que poner un cartel pidiendo que evitaran visitarnos", se quejó.

En La Habana algunos negocios de hostelería han tomado también la decisión de cerrar sin esperar por el Gobierno.

A partir del 12 de marzo "movimos a los clientes que ya teníamos en Cuba a una parte de nuestro hostal donde no vive nuestra familia. Aumentamos la limpieza con cloro y alcohol, y nuestros empleados empezaron a mantener cierto distanciamiento con los clientes. Es decir, no dar la mano, no besar, etc.", dijo desde la capital una "cuentapropista".

"En esos días todavía teníamos la esperanza de que el Gobierno cerraría las fronteras como han hecho la mayoría de los países del mundo. Pero esta no parece ser la estrategia aquí", continuó.

"Al seguir escuchando las noticias aterradoras provenientes de Italia y de España y los consejos de médicos y científicos de que hacer una cuarentena estricta y el distanciamiento social eran claves para disminuir el contagio, decidimos cerrar completamente y cancelar todas las reservas", explicó.

"Algunos clientes estaban ya decididos a no venir. A otros tuvimos que convencerlos nosotros diciéndoles que no había eventos culturales y que muchos restaurantes y bares estaban cerrados. Sin embargo, algunos han decidido venir y los reubicamos en otros hostales", añadió.

Según esta hostelera, en su edificio hay varios negocios de arrendamiento a extranjeros y todos han cerrado excepto uno.

"Hemos hablado con otros dueños y todos coincidimos en que es un peligro seguir recibiendo huéspedes internacionales y todavía nos preocupa que hay solo uno de los hostales que no ha cerrado. Todos los vecinos usamos el mismo elevador por lo que estamos preocupados y queremos convencer a este arrendador para que deje de recibir huéspedes hasta que termine la epidemia. Por supuesto, esto dependería de su buena voluntad y de su conciencia, ya que como vecinos y sin una resolución del Gobierno no tenemos ningún mecanismo legal para obligarlos a cerrar", comentó.

La economía del sector privado

Otra preocupación del sector privado es el impacto que esta crisis sanitaria tendrá en su economía.

"La ONAT (Oficina Nacional de Administración Tributaria) no tiene ninguna orientación para nosotros, tampoco la Dirección Municipal de Trabajo", criticó esta hostelera.

"Sería de gran ayuda un alivio de la cuota de impuestos. Nosotros ante una situación así hemos devuelto el monto completo de las reservas, lo que ha afectado grandemente los ingresos de marzo y de abril. Nuestros empleados y sus familias dependen de nuestro negocio y es por eso que les hemos pagado el salario de marzo y la mitad del de abril", agregó.

El Gobierno cubano informó que desde este viernes favorecerá que los turistas que ingresen al país se hospeden en hoteles estatales, para asegurar "la supervisión médica".

También, que todo aquel cubano que vuelva a la Isla deberá restringir sus movimientos durante 14 días. No obstante, la medida principal, que es cerrar las fronteras para evitar la importación de más casos del Covid-19, sigue sin estar sobre la mesa.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

La Ciudad de Miami ha ordenado el uso obligatorio de mascarillas u otro tipo de protección facial en lugares públicos. Hialeah, Coral Gables y North Miami Beach adoptan medidas similares. Para Usted...

Es la única manera de evitar el aumento de los contagios
El uso de la mascarilla no tiene que ser obligatorio
Está bien usarla en mercados o centros de salud, pero no en la calle
Más que usar mascarilla, hay que controlar a los grupos de riesgo
ver resultados

Las Más Leídas