Embed
SOCHI.- La selección española abrirá este viernes su participación en el Mundial de Rusia 2018 frente a Portugal, en un duelo con cinco puntos de atención:

1. El banquillo de España.
Nadie podía imaginar que la selección española, tras su inmaculada fase de clasificación y llegando al Mundial como la única selección sin encajar una sola derrota, acabaría siendo la única que estrene seleccionador en un hecho inédito en una Copa del Mundo. Fernando Hierro encara su primer partido como solución de urgencia tras el día más negro para el fútbol español. El anuncio de fichaje del Real Madrid de Julen Lopetegui sin informar ninguna de las partes a la Federación española, provocó tal enfado de su presidente, Luis Rubiales, que el seleccionador que iba camino de superar todos los récords fue fulminado. Con un estilo intocable, el libreto de Hierro a examen ante la campeona de Europa.

2. Peligro Cristiano.
El gran referente de la selección portuguesa busca trasladar su influencia a un Mundial, lo único que le falta a una carrera repleta de éxitos. Llega enchufado y será un duro examen a la defensa española. Probablemente huirá de la zona del 9, donde se reencontró con su cara más goleadora este curso en el Real Madrid, por evitar el duelo de raza con su amigo Sergio Ramos y la potencia ofensiva de Gerard Piqué. En la banda izquierda estará el principal punto a reforzar por Fernando Hierro sin el titular Dani Carvajal. La velocidad de Álvaro Odriozola anularía la del astro portugués, mientras que se ganaría en seguridad defensiva en el marcaje si el elegido es Nacho Fernández.

3. El 9, la gran duda por despejar.
Son tres candidatos para ocupar la zona del 9 de la selección española y al final será Fernando Hierro el que tenga que decidir el perfil que más conviene ante Portugal. Un punta de referencia como Diego Costa, la versatilidad de Iago Aspas o una mezcla de ambos como Rodrigo Moreno. La intención del nuevo seleccionador es tocar poco el dibujo que llevó a España a recuperar su identidad ganadora, por lo que iniciar con dos delanteros centros está descartado.

4. La capacidad de aislarse de la crisis.
La tranquilidad de Krasnodar se dinamitó desde el flanco que menos se esperaba. El jefe de todo, Julen Lopetegui, decidió abandonar el barco a la conclusión del Mundial para dirigir al Real Madrid. Nunca pensó que su decisión y el anuncio oficial provocaría tal terremoto. Lo deportivo quedó de lado en dos días en los que en la mente de los jugadores solo debía existir Portugal. Fueron espectadores de los acontecimientos más inesperados. Su intento de mantener a Julen fue en vano y aceptaron la figura más cercana, Hierro. Ahora están en el complejo momento de demostrar que toda la tensión que se respiraba en la concentración no afecta en el terreno de juego en un estreno de Mundial.

5. De Gea y la portería
Aquella "dulce transición" como definió Vicente del Bosque el traspaso de guantes entre Iker Casillas y David de Gea, llega al Mundial. Solo un portero, Antonio Ramallets, fue capaz de dejar a cero su portería en un estreno de España en Mundial. Lo intentará David, indiscutible para Lopetegui y también para Hierro. Tuvo un fallo ante Suiza que costó el gol y el triunfo en uno de los dos últimos partidos de preparación que rebajaron la euforia en torno a la Roja. "Mejor fallar en un amistoso que un partido del Mundial", deseó dispuesto a ser una figura clave desde su puesto para el éxito español. Roberto Morales
FUENTE: EFE

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que el reconteo de votos en Florida despejará las dudas sobre el ganador en el senado y la gobernación?

Las Más Leídas