MIAMI.- Lionel Messi y Cristiano Ronaldo son glorificados con frecuencia. Ambos son, según quien los mire, “el mejor del mundo”. Sin embargo, esa etiqueta les desaparece en los Mundiales.

En octavos se despidieron de Rusia 2018, el que quizás fue el último mundial para ambos. Se fueron sin gloria, pero con muchas penas.

Ronaldo se marcha con 33 años de edad y llegaría a Qatar con 37, mientras que Messi, que suma 31 primaveras, de ir al evento en 2022 sería un veteranos de 35.

Pero hay otras estrellas que mirar. La más atractiva es Neymar, el delantero de Brasil que fue duda para participar en este mundial por la operación a la que tuvo que ser sometido a una intervención quirúrgica en el tercer metatarsiano del pie derecho.

El 10 de la Canarinha intensificó su entrenamiento, se sacrificó y hasta preocupó antes de llegar al evento, pero al final superó las vicisitudes y logró un gol y una asistencia en la fase de grupos.

Neymar deberá demostrar ahora, el lunes ante México, que está entre los más grandes. Tiene la responsabilidad de llevar a Brasil al hexacampeonato y asentar que es el mejor. En tanto Messi y Cristiano ya tienen que volver a pensar en el Barcelona y Real Madrid, respectivamente.

Tanto el argentino como el portugués han demostrado, con sus clubes, que son jugadores de otro nivel. Sin embargo, cuando se ponen las casacas de su país la historia es otra.

Messi fue aniquilado por los rivales. Apenas pudo anotar un tanto en fase de grupo y dar par de asistencias en octavos de final. El 10 de la albiceleste volvió a quedar en deuda con su selección.

Ronaldo marcó cuatro tantos en la primera fase del torneo, pero tras fallar un penal en el último juego de esa ronda, fue un jugador totalmente distinto. CR7, además, fue tan bien marcado por Uruguay como Messi por Francia.

Más allá de que ninguno de los dos alzará la Copa del Mundo, ambos dejaron mucho que desear. Una vez más, cuando su selección más los necesitó no aparecieron.

Ni Messi, ni Cristiano han logrado marcar en los mundiales más allá de la fase de grupos, algo que tampoco ha hecho Neymar y tiene, por ahora, 90 minutos para alcanzarlo y seguir en competencia para alzar la Copa del Mundo.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario