MIAMI.- Crear un sistema de salud universal o Medicare para todos, otorgar educación universitaria gratuita durante los cuatros primeros años en instituciones públicas así como la temática racial fueron algunos de los tópicos abordados en el segundo día de debate entre aspirantes demócratas a la presidencia para el 2020 y que permitieron apreciar la diferencia de matices entre los candidatos Bernie Sanders, Joe Biden, Kamala Harris y Pete Buttigieg.

Uno de los momentos más intensos de este encuentro que sesionó nuevamente en el Adrienne Arsht Center de Miami, fue cuando la senadora Kamala Harris y el exvicepresidente Joe Biden se enfrentaron por el tema de la segregación racial.

Te puede interesar

Harris aclaró que no creía que Biden fuera racista pero lo críticó por hablar de la reputación de gente que “hizo carrera en la segregación”.

Harris se refirió a que durante toda su vida en la escuela fue víctima de la segregación.

Y se refirió, como “algo personal”, cuando en los años '60 se opuso a que el departamento de Educación integrara el servicio de buses escolares. “Esa decisión lastimó a una pequeña niña que era yo”, enfatizó Harris.

Biden se defendió y respondió que la exfiscal de California estaba malinterpretando su posición, y aseguró que siempre ha sido un defensor de los derechos civiles.

Salud para todos

Solo Harris y Sanders estuvieron de acuerdo con acabar con las empresas aseguradoras privadas en el sector de la salud. Según expusieron, la idea que prometen es ofrecer Medicare para todos.

Para el Senador por Vermont no es posible que Estados Unidos sea el único país desarrollado que no tenga un plan universal de salud.

Aclaró que su propuesta podría significar un incremento en los impuestos para la clase media pero al final, opina, significaría la reducción en los costos de salud para las familias.

Biden, por su parte, planteó que se debía construir sobre el llamado Obamacare e instó a que los demócratas se opusieran a los intentos del presidente Donald Trump de acabar con ese plan que consideran parte del legado del expresidente Barack Obama.

simpatizantes-biden-miami-elecciones-2020-06272019-efe.jpg
Simpatizantes de los candidatos se manifiestan fuera del Adrienne Arsht Center, en Miami, sede de la segunda noche del primer debate demócrata de cara a las elecciones de noviembre de 2020.
Simpatizantes de los candidatos se manifiestan fuera del Adrienne Arsht Center, en Miami, sede de la segunda noche del primer debate demócrata de cara a las elecciones de noviembre de 2020.

El senador Michael Bennet argumentó de plano no estar de acuerdo con la fórmula de Medicare para todos. “Las familias deben tener opciones”, señaló.

En un aspecto en el que todos los candidatos coincidieron fue en ofrecer cobertura de salud para los indocumentados.

La edad

Otro punto de la discusión que significó un golpe directo al exvicepresidente Biden fue en el tema de la edad.

El representente Eric Swalwell recordó que cuando tenía seis años fue a una manifestación en la que Joe Biden dijo que había que pasarle la antorcha a una nueva generación.

“Es el momento de pasar la antorcha a una nueva generación en control de armas, en salud, en educación”, enfatizó Swalwell.

Biden reaccionó diciendo que él mantenía la antorcha en temas sociales, en educación, en salud.

En un momento dado todos los candidatos hablaron a la vez, de manera desordenada, atacándose los unos a los otros, y Harris se destacó porque dijo que la gente esperaba de ellos no ese tipo de discusiones entre demócratas sino que fueran capaces de llevar comida a la mesa.

Inmigración

De igual manera todos los candidatos se mostraron a favor de no criminalizar a los inmigrantes indocumentados.

Harris planteó que ampliaría el alivio migratorio para jóvenes indocumentados (DACA), prometió que expediría una orden ejecutiva para que no deportaran a los padres de dichos jóvenes, dijo que pondría más jueces de asilo, y señaló como algo que en su opinión no representa los valores de Estados Unidos el hecho de “encerrar a los niños inmigrantes” o decirle a la madre que le paga al coyote para atravesar Mexico que “'regresen de donde vinieron'. Eso no es Estados Unidos”, apuntó.

El alcalde Pete Buttigieg dijo estar de acuerdo con la legalización de 11 millones de indocumentados y con un camino a la ciudadanía para ellos. Opinó que la criminalización de los inmigrantes era la base para la separación de las familias.

Marianne Williamson calificó la detención de menores en los refugios para menores que llegan solos a la frontera como “un secuestro” y señaló al Gobierno federal de estar cometiendo lo que califica de “abuso infantil”.

Otro punto crítico del debate fue cuando confrontaron el alcalde de South Bend, de Indiana, por la muerte de un afroamericano a manos de la policía. “No quiero tomar posiciones antes de tener el resultado de las investigaciones. Nada de lo que diga le devolverá el hijo a la madre. En este momento hay un muro de desconfianza”, indicó Buttigieg.

Entre algunos de los periodistas que presenciaron y reportaron este segundo debate hubo consenso en que el de este jueves fue mejor que el primero de los dos encuentros entre aspirantes demócratas a las presidenciales del 2020, ocurrido el miércoles 26. También predominó la impresión de que Harris tuvo un desempeño más notable.

La segunda jornada del primer debate público entre los aspirantes a la candidatura demócrata comenzó con la expectativa enfocada en los dos principales favoritos, según los sondeos de intención de voto: Joe Biden y Bernie Sanders.

El exvicepresidente de Barack Obama (2009-2017), primero en las encuestas de cara a las primarias demócratas, tiene una ventaja respecto a Sanders de 15 puntos porcentuales, según un promedio de las encuestas recientes realizado por Real Clear Politics.

El Comité Nacional Demócrata aprobó la realización de 12 debates de cara a las primarias de este partido, que comenzarán en Iowa el 3 de febrero de 2020, y el siguiente será en Detroit (Michigan) los próximos 30 y 31 de julio.

DLA Clasificados

 

Deja tu comentario