OAK PARK— Un sondeo reveló que 37% de los estadounidenses desempleados se quedó sin comida el mes pasado y que a un 46% le preocupa que se le acaben los alimentos.

En todo el país, el temor por no tener suficiente dinero para comer se suma a la ansiedad de millones de personas de enfermarse de COVID-19.

Te puede interesar

La directora ejecutiva del organismo Greater Chicago Food Depository, Kate Maehr, dijo que nunca ha visto algo igual: filas que abarcan cuadras de personas, muchas con niños, avanzando muy despacio para recibir bolsas de alimentos con la esperanza de que les alcance hasta el próximo pago de su sueldo o hasta que puedan recibir asistencia alimenticia del gobierno.

“Simplemente es desgarrador”, dijo Maehr. “Se encuentran con una serie de circunstancias en las que no tienen ingresos y tampoco tienen comida, y todo sucedió en un instante”.

El número de personas que piden ayuda a su organización y bancos de alimentos afiliados ha aumentado 60% desde que inició la pandemia de coronavirus, que ha detenido la actividad económica de la nación y ha dejado a decenas de millones de personas sin empleo.

Incluso quienes trabajan con frecuencia batallan por conseguir ingresos. Dos de cada 10 adultos que trabajan dijeron que en los últimos 30 días se quedaron sin comida antes de ganar suficiente dinero para comprar más. Una cuarta parte está preocupada de que eso suceda.

Estos resultados provienen de la segunda fase del Sondeo de Impacto COVID, realizado por NORC y la Universidad de Chicago para la Data Foundation. El sondeo tiene el objetivo de proporcionar una evaluación constante de la salud mental, física y financiera del país durante la pandemia.

No hay comparativo en la historia de Estados Unidos de lo repentino o severo del colapso económico: en los dos meses desde que llegó el virus, se han perdido más de 36 millones de trabajos. La tasa de desempleo a nivel nacional era de 14,7% en abril, la mayor desde la Gran Depresión.

Aunque muchos creen que trabajarán en los próximos meses, los estadounidenses desempleados —aquellos que probablemente informen que se quedaron sin alimentos— no están tan optimistas.

La Encuesta de Impacto COVID encontró que cerca de un tercio de los estadounidenses negros e hispanos dijeron que a menudo o a veces en los últimos 30 días la comida comprada no duraba y que no había suficiente dinero para más, comparado con cerca de 1 de cada 10 estadounidenses blancos que se expresaron así.

Los negros e hispanos también tenían aproximadamente el doble de probabilidades que los blancos de informar que se sentían preocupados por el agotamiento de su reserva de alimentos.

El sondeo a 2.238 adultos se realizó entre el 4 y 10 de mayo con un muestreo tomado del panel basado en probabilidad AmeriSpeak de NORC, diseñado para representar a la población de Estados Unidos. El margen de error es de más/menos 2,9 puntos porcentuales.

FUENTE: AP

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

Varias municipalidades de Miami-Dade comienzan a reabrir locales comerciales no esenciales como restaurantes, cafeterías, barberías, salones de belleza y tiendas minoristas, bajo estrictas medidas de sanidad. Usted, ¿qué piensa?

Es una decisión precipitada. Vamos a sufrir un rebrote de COVID-19.
Hay que abrir ya la economía y aprender a convivir con este virus.
La responsabilidad individual será lo que diga si reabrir está bien o no.
Hay que mejorar nuestro sistema inmunológico, esa es una defensa natural.
ver resultados

Las Más Leídas