lmorales@diariolasamericas.com

Cecilia tenía apenas 19 años cuando salió de Tamaulipas con la ayuda de una persona que le prometió trabajo en Estados Unidos. Los ahorros de sus padres se entregaron a un contacto que supuestamente la insertaría en la sociedad estadounidense.

Te puede interesar

Con mucha suerte y días de ingerir solo un sándwich y agua o un refresco, pudo llegar a Brownsville, Texas. Aparentemente todo iba bien, hasta que la alojaron en una propiedad junto a otras muchachas. En menos de dos días a todas les informaron cuál era el trabajo que harían y cuánto tendrían que pagar al dueño del negocio cada semana, además de cubrir sus gastos de alojamiento y comida. Fue entonces cuando Cecilia supo a lo que se dedicaría: la prostitución. Durante meses vivió un calvario, mientras les decía a sus padres que limpiaba oficinas y les enviaba casi todo el dinero que obtenía con sus "clientes".

Pero Cecilia, como pocas, decidió escapar y a pesar de que puso en riesgo su vida, los consejos de sus padres y su entorno familiar la convirtieron en una joven más fuerte de lo que ella misma pensaba. Así resistió durante meses, lloró mucho y clamó piedad a Dios. Finalmente ese día llegó. Había contactado a una amiga de una prima que la acogió en su hogar y le indicó los pasos para acudir al programa federal de testigos en Estados Unidos. Describió los detalles de los terribles meses que vivió, reveló nombres y recibió protección. Los responsables de su agonía permanecen hoy tras las rejas.

Ella es solo un caso de millones en todo el mundo y Estados Unidos es un lugar predilecto para las bandas criminales dedicadas al tráfico y la trata de personas. Entre los blancos de los criminales, jóvenes que intentan salir de la pobreza y ayudar a su familia. Desafortunadamente y a pesar de la guerra frontal de organizaciones internacionales, la Interpol, el FBI y acuerdos regionales, este delito se expande por años. El mismo enfrentamiento de las autoridades judiciales obliga a estos grupos de delincuentes a cambiar constantemente sus escenarios de operaciones, por lo que los tentáculos de este flagelo llegan a zonas insospechadas.

El negocio del Horror

Cifras conservadoras indican que más de 40 millones de personas en el mundo son víctimas de la explotación sexual y laboral.

La caída del campo socialista abrió muchas puertas a grupos y organizaciones criminales que vieron una fuente inagotable de personas con extremas necesidades, tras décadas bajo regímenes comunistas. América Latina, Asia, Europa del Este y África son cruciales para estos grupos que crean compañías y empresas para el blanqueo de dinero, y que culmina con los servicios bancarios. Estas regiones han sido penetradas por estas organizaciones mediante millonarios sobornos que compran a policías, jueces, instituciones del gobierno y sobre todo utilizan el sistema financiero para limpiar sus transacciones y legitimar inversiones.

La constante guerra internacional contra los llamados paraísos fiscales ha fragmentado en buena parte estas organizaciones delincuenciales, que al pasar los años se reagrupan nuevamente y comienzan su labor desde zonas menos conocidas.

El tráfico y la trata de personas genera cada año más de 150.000 millones de dólares, según el informe de Flujo Financiero del Tráfico de Personas, publicado recientemente por el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI) y el Grupo Regional de Asia/Pacífico sobre el Lavado de Dinero. Solo la cifra incentiva el sostenimiento de este repulsivo negocio, pero al final genera suculentos dividendos a una velocidad impresionante, todo a costa del sufrimiento y la barbarie contra millones de seres humanos.

La Asociación de Banqueros Internacionales de la Florida (FIBA, por sus siglas en inglés), desde hace años, trabaja en el entrenamiento sobre el lavado de activos en la industria financiera. Mediante conferencias, diálogos con autoridades gubernamentales y reguladores; y la capacitación de profesionales de la banca, FIBA contribuye a la detección temprana de ésta práctica.

Para que estos dólares sean legitimados, tendrán que ser "lavados" e insertados en la economía a través de algún tipo de institución financiera. Por eso el importante rol de este sector y su compromiso con la Justicia en frenar y tratar de exterminar lo que se ha convertido en la "industria del horror". No todas las víctimas de esta práctica criminal soportan las vejaciones a que son sometidas; miles de casos terminan con el suicidio. Otros, engrosan listas de desaparecidos y causan el sufrimiento perenne de millones de familias.

Detección del delito

Miami, sede reciente del mega evento del Super Bowl, se preparó al acatar el reglamento de capacitación anual sobre el tráfico de personas a empleados de hoteles en las áreas de servicio de limpieza y recepción, como lo establece el Estado de la Florida.

Se espera que hoy las entidades financieras puedan identificar actividades sospechosas y lavado de dinero en las transacciones potenciales, como gastos continuos y excesivos de alojamiento y transporte, billetes de avión, boletos de tren y habitaciones para la víctima, ya que tienden a ser trasladadas a nivel nacional o internacional.

Otros indicadores clave incluyen la falta de gastos fijos de manutención, números de celulares o direcciones de habitación repetidas en varios perfiles de cuentas, referencias de empleo que se utilizan para abrir múltiples cuentas, y grandes depósitos de dinero que se retiran casi de forma inmediata, entre otros. El personal de caja de los bancos también juega un papel crucial, ya que pueden detectar patrones comunes de una víctima escoltada por un controlador que le indica cambios de cuentas y retiros de grandes sumas en efectivo.

Según un nuevo informe de Grand View Research, Inc., se estima que el tamaño del mercado mundial contra el lavado de dinero alcance los 1.990 millones de dólares para el 2025.

Las mejores prácticas indican que los bancos deben considerar cuatro medidas: obtener antecedentes, intercambio de información entre instituciones y reguladores, proceso exhaustivo de debida diligencia o aplicación de la política Conozca a su Cliente (KYC, por sus siglas en inglés) y reportar cualquier actividad sospechosa a las autoridades.

Banqueros de la Florida

David Schwartz, presidente y CEO de la Asociación de Banqueros Internacionales de la Florida, afirma que los bancos deben mantenerse a la vanguardia: "Necesitamos compartir nuestros conocimientos e información a través de alianzas entre el sector público, el sector privado, la sociedad civil y las organizaciones sin fines de lucro".

David Schwartz (1).jpg
David Schwartz, presidente y CEO de la Asociación Internacional de Banqueros de la Florida (FIBA, por sus siglas en inglés).

David Schwartz, presidente y CEO de la Asociación Internacional de Banqueros de la Florida (FIBA, por sus siglas en inglés).

Estos temas serán prioridad en la Conferencia anual sobre Cumplimiento y Anti Lavado de Dinero del 2020, organizada por la FIBA entre el 16 al 18 de marzo en Miami. Un simposio que reúne a líderes de la industria y reguladores de FinCEN, el Departamento de Seguridad Nacional, la Oficina del Fiscal Especial de Estupefacientes, el FBI y la Reserva Federal, entre otros, para un diálogo abierto con el fin de coordinar y ejecutar acciones concretas.

Schwartz anunció además que Rani Hong será una de las conferencistas principales. Rani es una sobreviviente de la trata de niños y es hoy una activista y Asesora Especial de Naciones Unidas.

"Es necesario aumentar el intercambio de información entre las partes interesadas con el fin de mejorar la eficacia de los esfuerzos para combatir la trata de personas, mediante el lavado de dinero relacionado con este delito", comentó Schwartz.

La función que desempeña la banca en frenar y combatir la trata de personas, así como otras actividades ilegales, es fundamental contra este tipo de crímenes; y organizaciones sin fines de lucro de la industria como la FIBA han hecho que esto sea una prioridad en sus proyecciones.

Aparecen en esta nota:

DLA Clasificados

 

Diario Las Américas no se hace responsable de las opiniones emitidas por los lectores; sin embargo, exhorta a evitar el lenguaje vulgar u ofensivo contra terceros. Nuestra empresa se acoge al derecho de eliminar cualquier comentario que viole estas normas.

Diario Las Américas is not responsible for the opinions issued by the readers; however, it urges to avoid vulgar or offensive language against third parties. Our company is entitled to remove any comments that violate these rules.

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Sabe a dónde ir y a quién acudir en Miami si sospecha que se ha contagiado con el nuevo coronavirus COVID-19?

Sí, tengo todos los teléfonos de emergencia que necesito
Sí, pero quisiera tener más información sobre eso
Iría directo a un servicio de emergencia
Consultaría con mi médico primario
No tengo toda la información. Llamaría al 911
No sabría qué hacer. Necesitaría ayuda
ver resultados

Las Más Leídas