MIAMI.- José Bravo, el cubanoamericano afincado en Miami, que fue agredido por un grupo de vendedores ambulantes en el centro de Barcelona, reclama al Departamento de Estado emitir una advertencia de viaje, ante el peligro que supone “el ambiente agresivo” que denota la ciudad europea.

“Hay que llamar la atención. Que la gente sepa lo que está sucediendo allí. Yo tuve suerte y sobreviví el ataque, pero otra persona podría pasarla peor. Podrían matarla”, argumentó Bravo a DIARIO LAS AMÉRICAS.

De hecho, el agredido ha contactado a los congresistas Ileana Ros-Lehtinen y Mario Díaz Balart, así como al senador Marco Rubio, con la intención de transmitirles sus preocupaciones y lograr de ellos los apoyos necesarios para convencer a Washington sobre “el peligro que corren los ciudadanos estadounidenses en Barcelona”.

De 40 años, Bravo estaba en la ciudad de vacaciones con su familia, cuando unos vendedores ambulantes lo agredieron al interceder para que dejaran de atacar a una mujer que los había recriminado.

Embed

“Primero me atacaron con patadas y golpes, y después con cintos y algún arma punzante de metal con la que me dieron en la cabeza”, recordó Bravo, quien abandonó el lugar, en la céntrica Plaza de Cataluña, para evitar males peores, pero fue perseguido y nuevamente golpeado, hasta que le hicieron sangrar en la sien.

“Me quisieron matar”, insistió Bravo.

Los vendedores ambulantes, que proliferan en el centro de las ciudades, conocidos en España como ‘manteros’, son mayormente inmigrantes africanos que se dedican a vender productos falsificados de marcas conocidas, que exponen sobre mantas que colocan en el suelo.

Es una práctica ilegal que las autoridades toleran, por ser realizada por inmigrantes, y que despierta el descontento de comerciantes que pagan sus impuestos y otros servicios.

La Policía municipal abrió una investigación y logró identificar al menos uno de los "manteros" que agredieron a Bravo y le causaron una herida en la cabeza, por la que fue atendido en un hospital.

Hace apenas un año, en circunstancias muy diferentes, 13 personas fueron asesinadas decenas heridas en el popular paseo La Rambla, cuando una camioneta arremetió contra los transeúntes.

Horas después, Estado Islámico reivindicó el atentado mediante la agencia de noticias Amaq.

Bravo insiste en que las autoridades barcelonesas “no hacen suficiente para mejorar la seguridad en las calles” y que los “turistas estadounidenses deben conocer los peligros”.

“Quisiera que Washington emitiera una advertencia de viaje porque yo tuve suerte. Pude haber muerto en Barcelona, y otras personas pueden que terminen peor”, resumió.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que Estados Unidos es un lugar más seguro luego del 11 de septiembre de 2001?

No
No lo sé
ver resultados

Las Más Leídas