MIAMI.- Las elecciones en noviembre podrían traer más de una sorpresa y los demócratas lo saben: el exvicepresidente Joe Biden, que se mantiene muy activo en el quehacer político del país, ha dado su apoyo a la campaña Debbie Mucarsel-Powell, la demócrata que podría discutirle al republicano Carlos Curbelo su escaño en el Congreso por el distrito 26.

“Sé que Debbie continuará la batalla por los valores progresistas que compartimos”, dijo Biden a través de un comunicado, en el que manifiesta su apoyo por quien parece que será la escogida por los demócratas, en las elecciones primarias el 28 de agosto.

“Necesitamos congresistas en Washington como Debbie, que luchen porque cada residente del distrito 26 tenga el cuidado médico de calidad y asequible que merece, además de estudios gratis de college y el entrenamiento necesario para competir en el siglo XXI”, señaló Biden.

Debbie, que llegó a los Estados Unidos muy joven, procedente de Ecuador, tiene por aval el activismo comunitario en asuntos tan importantes como el control de las armas, la salud pública, el acoso sexual y la inmigración.

De hecho, Debbie plantea que los votos de Curbelo a favor de revocar Obamacare y postura “intermedia” sobre inmigración, combinado con “la pérdida de ciertos escaños republicanos últimamente”, podría causar un giro de votos hacia su candidatura.

No obstante, Debbie perdió su primera apuesta por un cargo público en 2016, cuando optó por ocupar el escaño senatorial en la Florida de la republicana Anitere Flores por el distrito 39 estatal.

De cualquier manera, los demócratas saben que el distrito 26, que fue creado en 2013 y hoy cubre una amplia zona al sur de la carretera Tamiami Trail y el oeste del Florida Turnpike, incluyendo Los Cayos del sur de la Florida, estuvo primero en manos de un demócrata y votó precisamente por presidentes demócratas en las últimas dos elecciones.

Sin embargo, Curbelo logró arrebatarle el escaño a Joe Sánchez en 2014, que fue un buen año para los republicanos.

Más tarde, dos años después, Curbelo fue reelegido para mantener el puesto, precisamente frente a Sánchez, que regresó a la palestra pero perdió, aun cuando el electorado del distrito optó por Hillary Clinton por 16,1 puntos de ventaja sobre Donald Trump.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario