MIAMI.- “El secreto mejor guardado del Caribe” no es el eslogan promocional de una isla, sino la política que durante años aplicó Cuba a todo lo referente con Fidel Castro, especialmente en lo concerniente a su salud, y que hoy se aplica a la causa de su muerte.

El secretismo, común en los aspectos políticos de la vida cubana, se hizo más férreo desde 2006, cuando el líder de la revolución tuvo que ser operado de emergencia, luego de un derrame intestinal que lo puso al borde de la muerte.

El dictador cubano dejó al frente del Gobierno a su hermano Raúl Castro y a partir de allí se acrecentaron los rumores respecto de la salud de Fidel.

Más de una vez “Granma” en mano, Fidel Castro desmentía su muerte.

Diverticulitis, cáncer de colon, derrame cerebral, parkinson y otras enfermedades fueron atribuídas a Castro. La Isla nunca confirmó o negó ninguna de estas versiones.

El mismo Castro algunas veces bromeó al respecto, pero sin aclarar las razones de sus frecuentes entradas y salidas del hospital.

Muere Fidel Castro, Instanews especial

Lo que cuenta la prensa

En todos los años que Castro que estuvo convaleciente la prensa cubana no hacía mención a sus enfermedades, debido a que el mismo dictador se encargó de declarar su salud como un secreto de estado. Solo la prensa extranjera se ocupaba del tema.

El País de España en su edición del 8 de noviembre de 2009 señalaba que para Castro “todo empezó a cambiar después de la crisis de diverticulitis que sufrió. Se sabe que debido a errores médicos iniciales y a complicaciones diversas Castro estuvo meses entre la vida y la muerte”, reveló una fuente al diario.

"Tuvo que someterse a múltiples intervenciones quirúrgicas, y su proceso de recuperación fue traumático y muy lento", cuenta un médico cubano al diario El País.

Diversas fuentes aseguran que Castro pasó alrededor de dos años hospitalizado, la mayor parte del tiempo en dependencias del Centro de Investigaciones Médico Quirúrgicas (CIMEQ), un moderno y bien equipado hospital que queda muy cerca de Punto Cero (casa familiar del dictador).

Durante meses Castro recibió en el CIMEQ a presidentes y dignatarios extranjeros, a amigos y colaboradores, con quienes pasaba horas conversando. Entre los dignatarios que recibió durante su estadía en el hospital, estuvieron los latinoamericanos Hugo Chávez, Evo Morales, Cristina Fernández, Rafael Correa, entre otros.

Las señales de longevidad

La Nación de Costa Rica recuerda que la primera vez que los cubanos vieron una señal de que Fidel envejecía y que su salud ya no era la de antes, fue el 23 de junio de 2001, cuando en un día bajo un intenso sol, se desmayó cuando pronunciaba un discurso.

Tres años después, en 2004, volvió a caerse en público y esta vez, tuvo fractura de rodilla y brazo.

En 2006 fue sometido a varias operaciones de las que muy poco se supo.

Años después, ya recuperado, se refirió a su enfermedad como un “calvario” y dijo que llegó a sentirse “muerto”. Esa es la explicación más amplia que se dio acerca de su enfermedad.

El líder pasó cuatro años alejado de la vida pública y sorpresivamente reapareció en 2010. Posterior a eso, las enfermedades o períodos de hospitalización de Fidel Castro oficialmente nunca se conocieron.

Pero los rumores, en la isla, sobre el deterioro de su salud eran frecuente y cada cierto tiempo reaparecía el corrillo hablando acerca de su supuesta muerte.

Ya no es su convalecencia o agravamiento lo que es un misterio, hoy la causa de muerte no ha sido develada.

Aparecen en esta nota:

Deja tu comentario

Se está leyendo

Lo último

Encuesta

¿Cree que luego del exhorto de El Vaticano y del retiro de la oposición de la mesa de diálogo, el Gobierno venezolano cumplirá con los acuerdos?

Las Más Leídas