@ecotalvora

Las elecciones presidenciales en Colombia deberán ocurrir el 27MAY18 y el tema de los acuerdos con la guerrilla pareciera que nuevamente polarizará las posiciones. Las Farc aseguran que sus comandantes no se postularán lo que daría luz verde a Piedad Córdoba, la operadora internacional del castrochavismo que ya lanzó desde Cuba su candidatura. Pese a la supervisión de la ONU, existe en Colombia quienes sospechan que las Farc no entregaron todas sus armas, violando así lo pactado. Las Farc son en la práctica una organización armada haciendo política. La sospecha ha crecido luego que el precandidato presidencial Juan Carlos Pinzón afirmara el 27JUN17 que “es un error celebrar la entrega de las armas como si fuera la totalidad. Es claro que farc y disidencias tienen armas”. El autor del tuiteo fue viceministro de Defensa cuando el titular de la cartera era el propio Santos. Pinzón fue Secretario de la Presidencia, Ministro de Defensa y Embajador en Washington, cargos ejercidos en el gobierno de Santos. Quizás se trate de un ardid electoral pero Pinzón dio un severo golpe a la confiabilidad de los pactos de su antiguo jefe con las Farc

*****

El 15MAY17 en Huairóu, en las afueras de Pekín, mientras tres decenas de mandatarios aguardaban la llegada de Vladimir Putin al foro "Una Franja y una Ruta para la Cooperación Internacional" convocado por el gobierno chino, el presidente de Argentina Mauricio Macri sostenía una conversación informal con sus colegas de Chile y España, la socialista Michele Bachelet y el popular Mariano Rajoy. Según la versión que un miembro de la delegación argentina filtrara al diario Clarín, el tema de la conversación entre la chilena, el argentino y el español habría sido Venezuela. ¿Qué hacer con Venezuela?, “Venezuela está convertida en un desastre”, ¿cómo ayudar para que la crisis se resuelva?. La respuesta de los tres habría sido el propiciar elecciones presidenciales en Venezuela, donde para esos días ya se cumplía el segundo mes de protestas populares. Para ese entonces aún existía expectativa de alcanzar un acuerdo en el seno de la OEA que creara un marco de acción multilateral e institucional sobre Venezuela. La reunión de la OEA del 19JUN17 en Cancún, sin embargo, desinfló esa opción. El régimen chavista se muestra inamovible rechazando cualquier gestión internacional que involucre negociar cambios políticos en el país. La aplicación de sanciones unilaterales se sopesa en varias capitales ante la alternativa de crear un “grupo de amigos” que promueva la negociación en Venezuela. Las preguntas que Bachelet, Macri y Rajoy se hacían en China a mediados de mayo sobre Venezuela aún parecieran permanecer sin respuesta.

*****

El 28JUN17, dos meses después de aquella conversación de pasillo entre tres mandatarios en China, la vicepresidenta española Soraya Sáenz de Santamaría visitó el Vaticano representando a su gobierno en el consistorio donde el papa Francisco creó un nuevo cardenal español. La segunda del gobierno de España sostuvo un encuentro con el Secretario de Estado vaticano, el cardenal Pietro Parolín, con quien trató el delicado asunto del secesionismo catalán, pero igualmente intercambiaron información y puntos de vista sobre un tema no español que ocupa alta atención en el Vaticano: Venezuela. Dos días antes de la visita de Sáenz al Vaticano, el papa Francisco y el cardenal Parolín habían recibido a su nuncio en Caracas, monseñor Aldo Giordano, quien fue llamado para informar y recibir instrucciones directas sobre su actividad en Venezuela. El gobierno Rajoy, que durante el último año dio apoyo logístico y político a las gestiones de José Rodriguez Zapatero en Venezuela, se muestra pesimista ante las señales que llegan desde Caracas y así lo comentó la vicepresidente Sáenz a su interlocutor vaticano. Al otro lado del Atlántico, casi a la misma hora, la exgobernadora de Carolina del Sur y ahora activa representante de EEUU en la ONU, Nikki Haley, comparecía ante el comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes de su país. Haley afirmó “tenemos que mantener la presión sobre Maduro, hay señales de que ahora va a empezar a usar su poder militar y armas, y lo que vemos en la televisión es en realidad peor”.

*****

Al día siguiente, el jueves 29JUN17, el Ministro de Asuntos Exteriores de España, Alfonso Dastis Quecedo, fue recibido en Washington por el secretario de Estado Rex Tillerson. Según fuentes de ambos gobiernos el “tema Venezuela” fue objeto de atención en la cita. El español, al conversar con la prensa tras su reunión con Tillerson, dijo que “hay que seguir aumentando la presión para que Venezuela vuelva a ser una democracia, se libere a los presos políticos y haya elecciones de verdad, libres, universales y secretas”.

Las palabras de la embajadora estadounidense Haley y del ministro español Dastis revelaban un sensible cambio en la percepción internacional sobre la situación en Venezuela: ya no se trata de un país donde dos fuerzas políticas se enfrentan y requieren de apoyo externo para dialogar y alcanzar acuerdos de coexistencia. Venezuela dejó de ser una democracia y se dirige hacia una dictadura militarista: esa es la evaluación que gana cuerpo en los más variados escenarios diplomáticos mundiales. De hecho, el subsecretario adjunto de EEUU para el Hemisferio Occidental, Michael Fitzpatrick, en una entrevista telefónica colectiva desde México el 19JUN17, afirmó que la numerosa presencia militar en el gobierno venezolano evocaba las “juntas militares” que han dirigido dictaduras en Latinoamérica. “En otros momentos y en otras partes de las Américas, todos sabemos cómo se llama este tipo de régimen. Se llama una junta, una junta militar”, afirmó Fitzpatrick.

*****

“La violación sistemática del principio de la independencia de los poderes es una de las pruebas más ostensibles de la situación autoritaria que vive Venezuela”, dijo un comunicado oficial de Brasil. “México hace un firme llamado (…) a restablecer la vigencia de las instituciones democráticas”, se leía en un comunicado del gobierno mexicano. “La situación prevaleciente en Venezuela sigue deteriorándose”, afirmó el vocero de la cancillería de Francia. “El proceso de convocatoria de la Asamblea Constituyente en este momento no contribuye a la cohesión social de Venezuela”, afirmó un comunicado del gobierno de Colombia. Todos estos pronunciamientos fueron emitidos el 28JUN17, el mismo día cuando en Venezuela se registraron cinco homicidios de manifestantes, llevando el número a un centenar de víctimas en tres meses.

En su comunicado, la cancillería colombiana fue particularmente específica al rechazar “las agresiones verbales y físicas cometidas por la Guardia Nacional contra diputados y periodistas que se encontraban en el recinto de la Asamblea Nacional”. Desde el Palacio de San Carlos, sede de la cancillería colombiana, salía una abierta condena a la acción militar contra el parlamento venezolano registrada el día anterior, cuando tropa cuyo propósito es custodiar la sede de la Asamblea Nacional, enfrentó violentamente a un grupo de diputados en el interior del propio Palacio Federal mientras desde las afueras grupos de oficialistas lanzaba objetos explosivos hacia el interior del histórico edificio. La guinda del día la colocó el jefe del regimiento de custodia, un coronel de la Guardia Nacional, que gritó y empujó de forma humillantemente al Presidente de la Asamblea Nacional. Las indignantes imágenes fueron grabadas por el propio cuerpo militar y ampliamente divulgadas en los medios del Estado, todos ellos bajo control del chavismo. La violencia del militar contra el Presidente del parlamento venezolano fue festejada y recompensada por el gobierno. En la noche del 29JUN17, Nicolás Maduro le impuso la condecoración “Cruz de la Guardia de Honor” al coronel Vladimir Lugo en un acto en el auditorio del Ministerio de la Defensa, siguiendo la tradición iniciada por Hugo Chávez de premiar a las figuras castrenses que ganan notoriedad en tareas de represión de protestas. Lugo también recibió de sus colegas de armas la “Cruz de la Guardia Nacional Bolivariana”. Incluso Maduro condecoró el estandarte del regimiento acantonado dentro del edificio de la Asamblea Nacional, que pocas horas antes había protagonizado el violento altercado contra los diputados opositores.

*****

El chavismo no fue nunca un movimiento democrático que buscara ganar elecciones y convivir en un modelo político pluralista. El chavismo nació como un proyecto con intensiones hegemónicas. El ascenso de Hugo Chávez en 1999 mediante elecciones estuvo precedido por agrios debates en el interior de su movimiento sobre las vía para la toma del poder. Hoy en día se sabe que los militantes chavistas civiles que procedían de organizaciones de la ultraizquierda, como es el caso de Nicolás Maduro, sostenían la tesis de la vía armada mientras Chávez progresivamente fue ganándose para ir a elecciones. El 28JUN17, Maduro retomó la usual amenaza chavista de apelar a las armas en caso de que la “revolución bolivariana” sea desalojada del poder. Pero en esta ocasión agregó una coletilla: “lo que no se pudo con los votos lo haríamos con las armas”. La declaración televisada de quien detenta el cargo de Comandante en Jefe de las fuerzas armadas fue hecha en un contexto de brutal represión que registra decenas de muertos, centenas de presos muchos de ellos procesados en tribunales militares y, miles de heridos a lo largo del país, con las garantías constitucionales suspendidas desde enero del 2016 y con Maduro legislando mediante decretos amparándose en el apoyo de la jerarquía castrense y el control del Tribunal Supremo y del Consejo Electoral. Maduro con sus amenazas daba fundamento a las peores hipótesis que en cancillerías extranjeras y en centros de análisis político internacionales se manejan sobre el futuro inmediato venezolano.

Aparecen en esta nota:

 

Deja tu comentario