Crisis en el metro de Caracas se suma a las penurias de los habitantes
27 de marzo de 2015 - 23:03

CARACAS.- Como dato curioso los venezolanos que toman esta vía han destacado como positivo que pueden “ver las colas y tratar de ver qué producto básico se consigue en el camino”. Mientras los adeptos al Gobierno buscan firmas entre la ola de gente para “derogar el decreto de Obama contra Venezuela”

CARACAS.- REDACCIÓN DLA 

Los caraqueños tuvieron que caminar largos tramos el jueves hacia sus trabajos por las obras que realizan en el metro de la capital.

Aunque las autoridades anunciaron que a partir de este 26 de marzo y hasta el lunes 6 de abril, en el subterráneo se realizarían labores de modernización tecnológica en el sistema, no tuvieron en cuenta el colapso que esto podría generar en la ciudad.

Los autobuses iban repletos al punto de que las personas colgaban de las puertas, mientras las unidades habilitadas por el Gobierno no fueron suficientes.

Niños, ancianos, mujeres en zapatos altos, estudiantes y hasta gente con compras de mercado se pudieron observar caminando entre Sabana Grande y Chacao, al este de la ciudad.

La molestia es grande, y las quejas se dejaron oír a lo largo del camino debido a que el servicio se debió paralizar durante los días feriados de Semana Santa y no en días laborales.

 

Gobierno pide paciencia y ofrece disculpas 

El ministro del Transporte de Venezuela, Haiman El Troudi, pidió paciencia a los venezolanos y les recordó que se habilitaron autobuses para llenar el vacio que dejan dos estaciones del subterráneo cerradas temporalmente.

“Hemos tenido un arranque difícil sobre todo para nuestros usuarios a quienes extendemos nuestras disculpas, son males necesarios no hay formas de poder intervenir un sistema tan sobredemandando, se desplazan mas de 2,2 millones de personas diariamente sin que se produzca este tipo de afectaciones”.

Para justificar la acción que llevan a cabo explicó que es un trabajo de modernización para dar “velocidad” y “modernización”  al sistema.

El ministro venezolano indicó que es un trabajo complejo que tomará la Semana Santa. “Para garantizar que al retorno del asueto tengamos al metro operando”.

 

"La oportunidad"

Como dato curioso, los venezolanos que toman esta vía han destacado como positivo que pueden “ver las colas y tratar de ver qué producto básico se consigue en el camino”. Mientras, los adeptos al Gobierno buscan firmas entre la ola de gente para “derogar el decreto de Obama contra Venezuela”.

Entre los comentarios de los optimistas se oían “es ejercicio, así estaremos en forma” . Otros un poco más molestos afirmaron que no acudirían a sus trabajos mientras persista la situación. “Entre la falta de comida, las colas y la inseguridad, debemos calarnos esto del metro”, se quejaba una señora mientras caminaba.

Los únicos que ganaron en esta situación fueron los “mototaxistas” que ante el desespero de la población por llegar a sus empleos o lugares de estudio, doblaron sus tarifas a conveniencia.